Lanas / Ovinos

Rubro ovino tiene varias oportunidades para crecer

Industria alertó por pérdida de competitividad al exportar.

 

Fardo. Se etiquetó simbólicamente como para la exportación.

 

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, afirmó ayer en la inauguración de la zafra lanera 2017, en Florida —desarrollada en el marco de los 50 años de Central Lanera Uruguaya— que las oportunidades para el sector ovino uruguayo “pasan por robustecer la producción cárnica y el desarrollo de lanas finas para exportación”.
La inauguración se desarrolló en la sede de Lanera Piedra Alta —propiedad de Central Lanera Uruguaya— y los discursos estuvieron a cargo del presidente del Instituto Nacional de Carnes (INAC), Federico Stanham; del presidente del INIA, Álvaro Roel y del titular del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Alejandro Gambetta. La comuna de Florida estuvo representada por Gonzalo Urioste.
A su vez, el presidente de Central Lanera Uruguaya, Álvaro Fosatti, en su oratoria alertó al gobierno sobre la pérdida de competitividad, producto del dólar bajo y aseguró estar preocupado por el rompimiento del sano equilibrio entre los volúmenes de exportación de lana sin procesar y lana peinada, a favor del vertiginoso crecimiento de las exportaciones de lana sin ningún agregado de valor o lana sucia. Uruguay es el segundo exportador mundial de lana y el principal exportador de lana lavada, cardada y peinada (tops) a China.
En una segunda parte de la actividad, se presentó a los asistentes el armado de un fardo de lana y su etiquetado para exportación, así como el sellado simbólico del cordero pesado como categoría de carne ovina de calidad.

Oportunidades. Aguerre efirmó que “la producción ovina tiene una excelente oportunidad en el desarrollo de su carne” y elogió el convenio:  “Investigación, transferencia de tecnología e innovación para la mejora de la competitividad internacional de la cadena cárnica ovina del Uruguay”, que  busca conformar una asociación entre las instituciones mencionadas con el objetivo de generar acciones  conjuntas de investigación, innovaciones público–privadas y desarrollar una agenda de trabajo en común asociada a esta actividad del rubro  ovino, tanto en aspectos de producción, comercialización y exportación.
Las acciones para los próximos dos años, serán gestionadas por un Comité de Coordinación con representantes de las tres instituciones. El acuerdo consolida al compartimento ovino de alta bioseguridad, la herramienta diseñada por Uruguay a su medida,  como un instrumento para derribar barreras no arancelarias y exportar carne ovina con hueso a países libres de fiebre aftosa. Un ejemplo claro de su potencial es Estados Unidos, donde ya se cumplió la fase técnica y únicamente hace falta una decisión política para abrir el mercado.
Aguerre recordó el potencial del ovino y su rol social. La producción ovina “es una actividad que socialmente es importante, hoy la practican 15.000 productores, de los cuales 13.500 son pequeños productores, muchas veces asalariados rurales que tienen al ovino como caja de ahorro; esa es la razón fundamental por la cual nos preocupa muchísimo todo el tema del abigeato y jaurías de perros”, destacó. “Estamos intentando ponerle orden a la problemática de los perros con la Comisión de Tenencia y Bienestar Animal (Cotryba)”, dijo Aguerre, al tiempo que el abigeato se buscó resolver con la nueva ley.

Problemas. A su vez, el presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana, Alejandro Gambetta, planteó en su discurso algunos temas sobre las que se trabajó  y continúa el análisis a nivel de todas las instituciones que conforman el  Plan Estratégico del Rubro Ovino. “Consideramos que algunas de las limitantes para el crecimiento del sector, como el abigeato, los ataques de perros sobre las majadas, los predadores y la mosca de la bichera, deben ser encaradas en forma interinstitucional y multidisciplinaria”.
Gambetta reconoció que la nueva Ley da Abigeato “impulsó modificaciones sustanciales del delito” y recordó que se acercaron a los parlamentarios varios trabajos técnicos para que comprendieran la magnitud del problema.
“La nueva legislación de herramientas muy importantes a jueces y fiscales”, afirmó el presidente del SUL y agregó que “se proyecta continuar con el trabajo y sensibilización sobre el problema del abigeato en los próximos meses”.
En cuanto al ataque de perros con y sin dueño a la majada, explicó que a nivel de la Cotryba se elaboraron propuestas para el control y la tenencia responsable de perros. “Todos los productores rurales sabemos las consecuencias de los ataques de perros. Se trabajó sobre tenencia responsable y se pidió una política seria a nivel nacional con identificación de perros y control eficiente de población, comercio y control de perros”.
Según la visión del presidente del SUL, “hay que buscar soluciones que abarquen a toda la sociedad” y consideró que “se avanza lento, pero se avanza hacia la implementación de las soluciones”. A su vez, destacó el apoyo del Ministro Tabaré Aguerre y del subsecretario Enzo Benech para consolidar los avances.
Para disminuir la incidencia de predadores, Gambetta afirmó que se trabaja con el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. “No se obtuvieron los resultados esperados en el control de predadores como zorros y caranchos”, que según dijo “su población tuvo un crecimiento exponencial”.
El presidente del SUL consideró que con las tecnologías que hoy se aplican en el rubro ovino, como drones, burras que conviven con la majada y cuidan las ovejas o incluso las llamas, existen alternativas para disminuir los ataques de predadores, pero insistió en que “hay que ir hacia soluciones de fondo”.
Finalmente pidió al gobierno considerar la necesidad de eliminar la mosca de la bichera, yendo hacia un proyecto de erradicación, basándose en la experiencia piloto que se desarrolló hace unos años en el norte del país.

Rurales EL PAIS