Lanas

Perspectivas auspiciosas para las lanas finas en mercado mundial

Rubro ovino enfrenta desafío de valorizar producción y elevar el stock

FABRICA TEXTIL, FABRICA DE LANA , LANERIA

Pablo Antúnez

Los negocios con lana se van haciendo y el mercado local muestra mayor dinamismo que en la zafra anterior, afirmó a El País Facundo Ruvira, director de Tops Fray Marcos. El stock ovino cayó mucho en Uruguay y la producción de lana ronda los 25 millones de kilos anuales, pero el total de la industria más los exportadores está en el entorno de 40 millones de kilos en aquellos años donde hay poca exportación y se eleva a 50 millones de kilos en los años con ventas fuertes. La industria busca disminuir su capacidad ociosa apostando a la importación.

El director de Tops Fray Marcos afirmó que “las perspectivas son muy auspiciosas para el desarrollo de varios productos con lana fina, por la promoción y la innovación que se hizo en este tipo de finuras”.

Ruvira recordó que en el mundo, la producción de lanas finas cayó drásticamente, lo que genera “un mercado bastante demandante. Más allá de que el mercado lanero tiene ajustes, la sensación es que hay perspectivas sostenibles para el consumo de lanas finas”. Para lanas más gruesas el escenario es diferente, según comentó el operador.

“Ese mercado está nutrido, en mayor medida, por lanas provenientes de razas carniceras, pero a su vez, hay razas laneras que también intervienen en ese mercado y el desafío es agregarle valor a esas lanas provenientes de razas laneras”, estimó Ruvira al analizar el mercado lanero.

Años atrás el planteo de apostar a un afinamiento de las lanas uruguayas generó una gran polémica a nivel del sector, pero hoy el mercado parece haberles dado la razón a aquellos productores que apostaron al afinamiento de las lanas sin descuidar los estándares raciales. “Si estamos mirando la lana exclusivamente, las señales son claras hacia el mercado de lanas finas, pero también hay que tener en cuenta la producción de carne. Las razas laneras tienen que hacer un trabajo en lo que es señalada, prolificidad, para aprovechar la otra opción que es el negocio de la carne”, estimó Ruvira.

A su vez, el operador, que fue uno de los panelistas del Seminario: “El Negocio Ovino”, organizado la semana pasada por el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), consideró que “consolidar de a poco los trabajos que se vienen haciendo en articular la cadena ovina, tratar que los productores aumenten su productividad de carne y lana y quizás, empezar a recuperar parte del stock ovino perdido, que nunca va llegar a ser como en el pasado, pero puede crecer entre 20% y 30%, son parte de los desafíos que tiene Uruguay por delante”.

Uruguay supo tener, años atrás, más de 20 millones de ovinos pero hoy el stock supera levemente los 6 millones de cabezas. El rubro cambió bastante y los sistemas productivos pasaron a tecnificarse y a volverse más productivos, sin descuidar la mejora en la calidad de la carne y la lana producida.

Para crecer, el sector ovino también deberá avanzar frente a amenazas como el abigeato y principalmente los predadores, que en algunas zonas afectan y mucho las producción. También está el problema de las jaurías de perros con y sin dueño que causan destrozos sobre en establecimientos de todo el país y que en muchos casos parece ser un problema que nunca tiene fin. En este sentido, hay avances importantes a nivel del trabajo de la Comisión de Bienestar Animal y Tenencia Responsable, que preside el MGAP para eliminar restricciones.

Rurales EL PAIS