Lanas

La intensificación del ovino es una opción para crecer

Alejandro Gambetta Saravia asumió anoche la presidencia del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).

El Ing. Alejandro Gambetta con quienes le acompañarán. Foto: Agustín Martínez.

El Ing. Alejandro Gambetta con quienes le acompañarán. Foto: Agustín Martínez.

Pablo Antúnez.

Exhortando a los productores a revertir la caída del stock ovino, porque todavía se está a tiempo y “la máquina de producción está intacta”, el Ing. Agr. Alejadro Gambetta Saravia asumió anoche la presidencia del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL).

Recibió el Callado del pastor —tradicional bastón de madera con mango curvo— de manos del presidente saliente, Juaquín Martinicorena Giacometti, apostó a una ovinocultura moderna, donde el ovino sume sinergias con la agricultura, la lechería y la forestación, apostando a los mercados de excelencia y dándole valor agregado a la producción.

Más allá de agradecer a la Asociación Rural del Uruguay (ARU), institución a la que representa la confianza por haberlo apoyado a ser presidente del SUL, Gambetta reconoció emocionado el aporte de su padre, por ser quien lo hizo “ser un ovejero”. En ese sentido, aseguró que “más allá de la pasión que uno tiene por la oveja, siempre me mostró con argumento la importancia que tiene el ovino en los sistemas productivos del Uruguay. Por eso tomamos hoy este desafío, porque tomamos las enseñanzas que nos dejó nuestro padre”.

LIMITANTES.

En su oratoria, el flamante presidente del SUL reconoció las limitantes que enfrenta el stock ovino para crecer: abigeato, carencia de mano de obra y predadores.

En ese sentido, Gambetta aseguró que “el abigeato es un problema importante en varias zonas del país y no sólo del ovino sino también del vacuno”.

Aún así, dijo ser  optimista en que “el trabajo de la Comisión Nacional de Seguridad Rural, las Comisiones Departamentales en conjunto con la Brigada de Prevención del Abigeato (Bepra/MI), darán los resultados esperados. Los logros en algunos departamentos nos alientan a seguir por ese camino. El sul seguirá participando con más énfasis”.

Pero más allá de los problemas, siempre miró al futuro. El Secretariado Uruguayo de la Lana apueta cada vez más a la capacitación. “Los acuerdos con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefob) fueron muy importantes. “Este año se van a hacer 85 cursos y se capacitarán a más de 1.400 personas en el medio rural”.

A la vez, les dijo a los productores que hay que ser conscientes de que “existe una forma diferente de trabajar por el ovino y hay que encararla. Perros de trabajo, la moto, cuatricilo,  los bretes portátiles y la capacitación tendrán que ser cada vez más frecuentes en nuestros establecimientos rurales uruguayos”.

 INTENSIFICACIÓN.

Gambetta Saravia pidió a los ovejeros uruguayos que transiten “el camino de la intensificación de la producción ovina en los predios donde el ovino es el único o el rubro principal. Estamos lejos del potencial que nos puede dar la oveja y tenemos una enorme variedad de razas que pueden adaptarse a los distintos sistemas de producción”.

En ese camino de la intensificación instó a apoyarse en los puentes verdes —cuando detrás de un cultivo de granos se hace un forrajero— y recordó que “el ovino tiene la capacidad de ser un muy buen complemento de otros rubros. Estamos convencidos de que en las importantes extensiones de campo la oveja y la vaca tienen que estar juntas. Lo más eficiente es ver a las dos especies pastar juntas. Una oveja por hectárea  no nos modifica la dotación vacuna, pero nos mejora la utilización de las pasturas y nos permite usar mejor la mano de obra y obtener ingresos importantes por el rubro”.

DESPEDIDA.

Tanto Martinicorena como Gambetta destacaron el potencial y la innovación uruguaya al crear el compartimento ovino, con el trabajo conjunto del  INIA, SUL, INAC y MGAP, como una alternativa para abrir el mercado de la Unión Europea y los tres de Norteamérica.

Martinicorena también hizo un repaso de su gestión de cuatro años. “Luego de 21 años el SUL vendió su sede en Montevideo”, la nueva sede en las afueras de la capital estará abierta a mediados de año, pero también con esa venta “se compró la semana pasada un campo  de basalto en el norte (Salto) que será muy importante para el futuro de la producción ovina”.

El presidente saliente también recordó que se hicieron fuertes inversiones en el Campo Experimental “Dr. Alberto Gallinal” (Cerro Colorado), se consiguió el ingreso de nuevos técnicos para brindar mejores servicios (el 20% de la plantilla ingresó en los últimos 4 años en áreas estratégicas). Finalmente, agradeció el apoyo de su familia, de los funcionarios y de sus compañeros de directiva, muchos de los cuales seguirán.

NUEVA JUNTA DIRECTIVA.

 El SUL es la única institución en el mundo creada, manejada y financiada por los productores ovejeros y ya cuenta con 49 años de vida.

En la nueva Junta Directiva que comandará la institución hasta el 2019, respresentarán a la ARU: Alejandro Gambetta, Gonzalo Gambetta, D´jalma Puppo, Alfredo Fros (titulares). Ruben Echeverría, Rodrigo Granja García, Mario Damboriarena y Amaro Nadal (alternos).

Por Federación Rural: Octacilio Echenagusía, Juan Echeverría y César Iriarte (titulares) y Rodrigo Herrero, Martín Sanguinetti y Miguel Castro (alternos).

Por Cooperativas Laneras Federadas: Alejandro Nin, Federico de Brum (titulares), Felipe Sanguinetti y Gonzalo Bastos (alternos).

Faltan designar los delegados del Banco de la República (BROU) y los de los Ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca y de Economía y Finanzas. Falta comunicar las designaciones.

Rurales EL PAIS