Lanas

Exportaciones de lana y subproductos caen 17,4%

Alemania desplazó a China en compras de lana peinada

Peinado. En volumen físico, Alemania logró desplazar a China.

Las exportaciones de lanas y productos del textil cayeron 17,4% entre el 30 de junio de 2016 y el 1° de julio de 2017 -siempre comparadas con igual período del año anterior- generando US$ 193,6 millones, según confirmó el operador José Luis Trifoglio en base a datos de la Dirección Nacional de Aduanas.
El operador de la empresa Zambrano & Cía explicó que tomando en cuenta el volumen físico de las exportaciones de lana sucia, lana lavada y lana peinada -en su equivalente base sucia o natural- totalizaron 35,5 millones de kilos, cifra que marca una baja de 18,8% respecto a los 12 meses anteriores. El 56% de esa lana se exportó peinada, el 23% lavada y el 21% en estado natural o sucio.
Trifoglio dijo en su informe que de los tres rubros, el principal destino continuó siendo China, que adquirió el 40,3%, pero registrando una caída del 38,1% respecto a igual período anterior, seguido de Alemania (que creció 25,5%), Italia, Turquía y Bulgaria.
Se destacan entre un total de 34 destinos de esos tres rubros, el crecimiento porcentual que han registrado los siguientes países: Egipto (517%), Taiwán (384%) y Perú (74%).
Analizando las ventas al exterior de la lana peinada, en volumen físico, el operador de Zambrano & Cía dijo observar que después de muchos años, Alemania, desplazó a China del primer lugar como destino, pasando a ser el segundo más importante. El tercer lugar fue ocupado por Turquía y el cuarto por Italia.
A su vez, Alemania y Turquía incrementaron sus compras de lana peinada en Uruguay 24% y 11%, respectivamente. En tanto, China e Italia bajaron sus importaciones 61% y 23%, respectivamente.

MERCADO LOCAL. Analizando el mercado local, Trifoglio recordó que en algunas zonas del país comenzaron a quedar prontos algunos lotes esquila pre-parto de la zafra 2017/18.
Como es habitual, los datos objetivos de algunos de esos lotes están mostrando altos rendimientos, tanto al lavado como al peinado. No obstante, aún no se tienen datos suficientes como saber cuál es el efecto año, si la lana está más gruesa o más fina que la cosecha anterior. Cabe recordar, que el año pasado marcó en general un engrosamiento de la lana respecto a la cosecha del año 2015.
Con relación a la comercialización, la actividad es muy reducida aún a esta altura del año y los negocios que se concretan son puntuales, sin que se llegue a generar una corriente fluida de operaciones.
Mientras tanto, en el mercado australiano, comenzó la actividad comercial correspondiente a la zafra 2017/18.
A partir de estas primeras ventas, Australian Wool Exchange, modificó la ponderación de los diferentes micronajes en el cálculo de los Indicadores de acuerdo con la nueva realidad productiva de esos tipos de lana del país. Por ese motivo, en este informe se calculó el IME del cierre de la zafra pasada con la nueva fórmula pasando de US$ 11,54 a US$ 11,68, explicó el operador.
Los precios en general se debilitaron, ante una oferta de lana muy voluminosa y una moneda local que se depreció. Teniendo en cuenta el nuevo método de cálculo, el Indicador de Mercado del Este (IME), bajó 10 centavos respecto al cierre de la semana pasada (0,9%) y se ubicó en el nivel de US$ 11,58 por kilo base limpia.
Todas las categorías de lana para peinar que se vendieron, registraron bajas entre 0,6% (los vellones de 26 micras) y 2,7% (32 micras).

Rurales EL PAIS