Lanas

Baja demanda por lanas cruzas “hizo que los valores cayeran fuertemente”

Productores a la espera de una segunda mitad de zafra con mejores perspectivas.

Lanas en Uruguay. Foto: archivo El País.

Lanas en Uruguay. Foto: archivo El País.

“La primera etapa del mercado internacional de la lana cierra como comenzó: muy contundente, con una necesidad de mercado por lanas finas y muy pocas en las cruzas (arriba de las 24 micras)”, comentó Martín Villaronga.

El integrante del escritorio Victorica y Asociados dijo, en Valor Agregado en Carve, que la primer mitad de año en lanas cruzas “no tuvo nada de demanda y eso hizo que los valores cayeran muy fuerte”. Por el contrario, las lanas finas tuvieron una gran demanda, sobretodo de los mercados con mayor poder adquisitivo (los europeos) y “una notoria diferencia de precios entre finuras”.

Villaronga explicó que la caída de la demanda se debe a que China, quien se mostró más interesado en las compras de lanas cruzas, y al no operar durante todo el año por problemas internos, “hizo retraer los negocios por este tipo de lanas”.

En el mercado interno, en esta primera mitad de año, se trabajó mucho con lanas finas acondicionadas grifa verde con buenos rendimientos, “ahí fue donde estuvo la puja”. Respecto a las lanas cruzas, el operador indicó que en este último mes “casi no hubo negocios; los pocos que hubieron fueron a principios de zafra”.

En cuanto a precios, las lanas finas Merino superaron los US$ 7, las de buen rendimiento alcanzaron los US$ 7,50 u US$ 8. Las del entorno de las 22 micras cotizaron US$ 6,50, “siempre para lanas acondicionadas y grifadas”, señaló Villaronga.

Para lanas Merino tradicionales los valores se acercan a los US$ 5 o US$ 6, mientras que las Corriedale se ubican entre US$ 2,50 o US$ 3, dependiendo del acondicionamiento. “Las tradicionales están por debajo de los US$ 2,50”, indicó el operador.

Para el integrante de Victorica & Asociados, la primera parte de la zafra cerraría en esos valores. “La presión a la baja fue muy fuerte, por lo que muchos productores han decidido esperar para la segunda mitad del año”.  

Escuche a Martín Villaronga:

Rurales EL PAIS