investigación

Entregan más carneros Merino con lana ultrafina

Será el próximo viernes, en la sede de INIA Tacuarembó.

El próximo viernes, en INIA Tacuarembó, el Consorcio Regional de Innovación de Lanas Ultrafinas del Uruguay (Crilu), un verdadero ejemplo de integración público-privado, hace su octava entrega de carneros. En este consorcio está el INIA y la Sociedad Criadores de Merino Australiano del Uruguay, la industria lanera textil y 42 empresas del sector privado.

Se vienen entregando 10 carneros cada año y esa genética llega a todos los extractos sociales de productores; son los productores los que multiplican la genética y presentan proyectos ante el Instituto Plan Agropecuario y Central Lanera. Las instituciones los apoyan con tecnología y se hacen responsables de la ejecución de esos proyectos. “Esos 42 consorciados pedían en un momento que cuidáramos más las características de productividad como peso del cuerpo, peso de vellón y largo de mecha, además de ir hacia lanas más finas”, recordó Alfredo Fros, presidente del Crilu.

“Se vivía un proceso de afinamiento muy rápido hasta llegar a 15 micras, se desaceleró un poquito y se comenzó a cuidar mucho esas características productivas pedidas. Hoy se llega con borregos que están en 15 micras promedio, tienen 11 meses de edad y Datos Esperados de Progenie (EPDs) que logran lo que pedían los productores”, afirmó Fros. Los carneros a entregarse bajan una micra en la finura, pero aumentan mucho en largo de cuerpo, peso de vellón, largo de mecha y resistencia a parásitos, que son características productivas de gran peso.

“Los borregos a entregarse tienen un promedio de 72 kilos y en la década del 90, ni siquiera el más optimista lo podía haber pensado. Están excelente, son animales ultra finos y muy modernos, con menos arrugas. Va de la mano con el tipo de animal que nos están pidiendo”, afirmó el presidente del Crilu.

A su vez, el investigador de INIA Ignacio De Barbieri, afirmó que el Crilu, a lo largo de 16 años entregó más de 1.000 reproductores generados en la Unidad Experimental “Glencoe” de INIA y demostró que “es posible en Uruguay producir lanas ultra finas a cielo abierto, dando valor agregado a esa producción”. Aseguró que la majada del consorcio produce lanas de 15,3 micras, las ovejas de cría tienen un peso promedio de 48 kilos y producen más de 4 kilos de vellón por animal. “Uruguay tiene la genética para producir este tipo de fibra y sabe cómo producirla”, destacó.

En el marco del proyecto, se evaluaron 490.000 kilos de lana de 37 productores, con promedio de 18 micras, con una excelente calidad de fibras y la meta es seguir afinando.

Rurales EL PAIS