Internacionales

Un Instituto de la carne en Paraguay sería “la cereza de la torta”

Productores paraguayos necesitan sostenerse en una entidad no gubernamental y sin fines de lucro que pueda nuclear y fiscalizar todo el proceso.

En los últimos años Paraguay se posicionó fuertemente en el pizarrón de la ganadería mundial y, como las las extensiones geográficas del país no le permiten tener volumen, deben trabajar en calidad y a eso apuestan, a la genética.

En opinión del presidente de la Sociedad de Criadores de Braford de Paraguay la creación de un instituto de la carne sería la “cereza de la torta” porque es lo que le falta a la ganadería paraguaya. Miguel Ángel Solís expresó a Rurales El País que necesitan sostenerse en una entidad no gubernamental y sin fines de lucro que pueda nuclear y fiscalizar todo el proceso. “El productor apuesta e invierte en mejorar la calidad pero no vemos que este 100% validado con la industria”, dijo.

La 72º edición de la Expo Mariano Roque Alonso cuenta con 195 animales Braford en pista y 40 en campo. Solís asegura que la raza tuvo un crecimiento “muy importante” en primer lugar debido a que es una herramienta sintética que hoy se está expandiendo en todo el país. Contó que productores de la zona del Chaco, por ejemplo, comenzaron a cambiar de raza debido a que el Braford “le da mejor adaptabilidad al medio, mayor rusticidad y le da una herramienta de productividad”.

Comentó que hoy un toro de campo ronda los US$ 2.800 (15 millones de guaraníes).

En lo que refiere al programa de “carne con marca” Miguel Ángel Solís destacó que hoy en día tienen aproximadamente 50.000 cabezas faenadas dentro del convenio. Además apuntan a extender el programa a más frigoríficos para que el productor pueda tener opciones de faena. Para Solís, carne con marca fue un éxito tanto para el productor como para el mercado interno que empezó a valorar la raza en términos de calidad.

En términos porcentuales el sobreprecio que obtiene el productor se basa en una escala que comienza en un 4% sobre el precio de pizarra y depende de la tipificación.

 

Rurales EL PAIS