Internacionales

Preocupa la situación del sector lácteo en la Unión Europea

El Informe sobre las perspectivas para el sector lácteo de la Unión Europea realizado por el Parlamento Europeo (órgano legislativo de la UE) eleva recomendaciones a la Comisión Europea (órgano Ejecutivo) para fortalecer el sector lácteo de la Unión, ante el contexto actual de supresión de cuotas lácteas y alta volatilidad de los precios internacionales.

Se requieren nuevas y complementarias formas de financiamiento. El nuevo fondo del Banco Europeo de Inversiones ofrece oportunidades de financiación para los productores del sector lácteo a través de tasas de interés reducidas para facilitar la inversión en explotaciones, su modernización, y opciones financieras a los productores jóvenes. Pero el Parlamento Europeo solicita a la Comisión Europea reforzar las fuentes de financiamiento para los Estados miembros apuntando a contribuir a la reforma del sector lácteo.

Es importante también fomentar la investigación y la innovación para permitirle a empresas y productores adaptar sus herramientas y técnicas de producción para responder a las expectativas económicas, ambientales y sociales.

Se hace especial hincapié en desarrollar acciones que atiendan a las regiones ultra periféricas creando un mecanismo de transición entre el fin de las cuotas y la liberalización de los mercados que permita proteger a los productores y al sector en estas regiones.

Se considera necesario afianzar los mercados existentes, analizar con carácter prioritario cuáles son los mercados de exportación a futuro y promover las transferencias de conocimientos, la investigación, la innovación, las mejoras en la calidad y la declaración de contenidos (etiquetado), como forma de agregar valor en torno a los productos lecheros de la Unión Europea, incrementando su competitividad tanto en los mercados propios como mundiales.

Se reconoce que las negociaciones comerciales bilaterales pueden representar oportunidades estratégicas para el sector lácteo de la Unión Europea, por lo que se solicita a la Comisión Europea un mayor compromiso con la apertura de nuevos mercados en terceros países y con la eliminación de barreras comerciales, así como a prestar especial atención a los problemas de los productos con denominación de origen protegida (DOP), indicación geográfica protegida (IGP) o clasificados como especialidad tradicional garantizada (ETG) durante las negociaciones comerciales, a condición de que se protejan y valoricen las normas de calidad y de seguridad europeas en la producción y en la oferta a los consumidores.

La volatilidad de precios y las crisis recurrentes son un reto para el sector, instando a la Comisión Europea considerar la posibilidad de realizar acciones para atenuar los riesgos derivados de la exposición al mercado mundial. Para ello se solicita que elabore un plan de acción para ilustrar cómo se van a atenuar dichos riesgos.

El informe fue aprobado el pasado 8 de junio en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo.

www.inale.org

 

Rurales EL PAIS