Internacionales

Paraguay: para llegar a calidad genética se invirtieron USD 3.400 millones

La inversión del sector ganadero en el país en los últimos diez años de a poco va arrojando sus resultados. No es casualidad que en foros internacionales se esté hablando de una pequeña nación guaraní como modelo en calidad de la genética bovina. Referentes del sector indican que el trabajo ordenado, incluso a pasos de hormiga, y la alianza entre el sector público y privado facilitaron que el despliegue de bovinos se dirijan hacia nuevos horizontes de negocios.

Carlos Pedretti, gerente general de Ganadera Alborada y miembro del Consejo de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), señaló que la inversión ganadera en diez años asciende a USD 3.400 millones.

De este monto, explica Pedretti, USD 1.400 millones constituye a la cartera de créditos concedida por distintas bancas privadas y USD 2.000 millones representan el dinero propio de los productores de ganado.

Destacó que la exportación de carne bovina creció hasta 14 veces en lo que representa a ingresos de divisas al país y 2,1 veces en toneladas.

La inversión en la importación de material genético –ya sea semen y embriones bovinos de Argentina, Canadá, Brasil, Estados Unidos, Francia, Nueva Zelanda, Austria– y las diferentes investigaciones que realizaron los técnicos veterinarios forman una parte fundamental para el desarrollo de razas de ganado que demuestran alta calidad genética.

Por otra parte, es fundamental que se hable de las condiciones naturales que tiene el Paraguay para el ganado, indica Pedretti.

“El suelo fértil, la potente luz solar, temperatura adecuada, las precipitaciones, favorecen altamente al crecimiento del sector pecuario, en los últimos diez años logramos establecer pasturas de calidad, pudimos encontrar las tecnologías adecuadas para desarrollar razas bovinas que hoy día demuestran mucha eficiencia”, explica el directivo de la ARP.

Acotó que se logra genética de buena calidad cuando la nutrición y el manejo de la sanidad están estabilizados, lo que es una realidad en el país.

Inversión anual. José Costa, directivo de la Ganadera Altohondo, por su parte agregó que en cuanto a la inversión para el mejoramiento genético a nivel país, ronda los USD 20.000.000 anuales.

“No tenemos nada que envidiar a los demás países de la región, tenemos un ganado adaptado que es eficiente, fruto de varios años estudios, logramos criar animales híbridos, que te sirven desde Ñeembucú hasta el Alto Chaco”, dijo Costa.

Existen técnicos locales que realizan de forma independiente transferencias embrionarias, extracciones de semen, fecundaciones in vitro (técnica por la cual se realizan fecundaciones fuera del vientre bovino), todo eso en el país, no dependemos de nadie en ese sentido.

El desarrollo de varios centros genéticos, instalados en algunos casos en las propias cabañas ganaderas con tecnología que le permiten producir pajuelas de semen y embriones de todas las razas bovinas, es también otro de los logros que obtuvo el sector en los últimos diez años.

Luis Peña Vargas, director general de laboratorio el Álamo, el primer centro genético habilitado para exportar, acotó que a nivel regional las cuatro razas, Brangus, Braford, Brahman y Nelore, son las mejores. “La tecnología lo que ayudó es a clasificar lo bueno y de esta forma multiplicar la calidad genética bovina a disposición del productor”, dijo.

El bovino de calidad hoy puede ser multiplicado fácilmente por medio de técnicas que ya no son ajenas a nuestro país. “Estamos en las puertas de exportar embriones a Argentina y semen bovino a Brasil, se están haciendo todos los trámites”, destacó.

Otro de los laboratorios habilitados para exportar es Viradolce, propiedad de la reconocida empresaria Maris Llorens. La misma comentó que se exportó más de 80.000 dosis de pajuelas de semen de la raza Brangus en la región.

A nivel internacional, los valores del material genético van desde USD 5 hasta USD 180 la dosis, dependiendo de la categoría del reproductor, explican los expertos en la materia.

Falencias. Costa dijo que en 15 años que el hato ganadero creció en sectores importantes, como la infraestructura vial y comunicaciones, no fue acompañado por el Gobierno. “El sector privado ha realizado las inversiones para el mejoramiento de los campos, incluso, de los caminos, no se nota ayuda alguna del sector público, la ayuda en obras viales es fundamental, sobre todo, en el Chaco Central, zona donde crece el sector pecuario constante”.

www.ultimahora.com

Rurales EL PAIS