Internacionales / semillas

Mundo de la semilla está reunido en Punta del Este

Destacan alto respeto de Uruguay por propiedad privada.

Miembros de la organización del congreso ISF 2016. Foto: Cámara Uruguaya de Semillas (CUS)

Miembros de la organización del congreso ISF 2016. Foto: Cámara Uruguaya de Semillas (CUS)

Pablo Antúnez

Con la participación de más de 1.100 representantes de los países líderes en el comercio del rubro, se viene desarrollando en Punta del Este el Congreso Mundial de Semillas 2016, considerado el evento más importante de la Federación Internacional de Semillas (ISF).

La ISF es una organización no gubernamental, sin fines de lucro —fundada en 1924— cuya visión es promover un mundo con mayor accesibilidad a la semilla de calidad, apuntando a una agricultura sustentable que ofrezca seguridad alimentaria.

Álvaro Eyzaguirre, dijo que la Federación Internacional de Semillas (la preside) “es el motor que empuja a la industria” y durante su bienvenida  citó las oportunidades que ofrece el congreso para establecer y reforzar relaciones comerciales  y promover el perfil de la región.  “En este negocio no sólo importan los productores, también son importantes los traders trabajando juntos para ayudar a definir lo que el mundo necesita, cuál es la tendencia y hacia dónde va la demanda” afirmó.

Seguro. Por su parte, en la apertura del encuentro, el subsecretario del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech, destacó que Uruguay es un país “donde existe un gran respeto por la propiedad intelectual”, así como por “el trabajo y la propiedad privada”. Benech mostró a los extranjeros un país con un agro negocio pujante, donde el 76% de las exportaciones provienen de la agroindustria y donde la inversión pasó del 12% al 24% del Producto Bruto Interno en los últimos años.

Benech recordó también que “se modificó por unanimidad en el Parlamento la ley de semillas y se incluyó en la reforma tributaria que el valor de la semilla etiquetada se multiplique por una vez y media, para descontar de la liquidación de la renta” aseguró. De ese modo, los productores apuestan a la semilla con origen certificado  y reconocido por el Inase, a una mayor producción y todos pueden acceder a un mayor uso de la tecnología, porque “lo primero es la semilla”, remarcó.

Entre otras particularidades del Uruguay, el jerarca del Ejecutivo remarcó que “es el único país que tiene una agricultura sujeta a la aplicación de planes de uso y manejo de los suelos”, donde se usa el conocimiento científico para evitar un mayor perjuicio a los suelos, un bien no renovable que está sujeto a una agricultura granelera creciente en las últimas décadas.

“El 10% del área agrícola y el 100% de la agricultura de más de 50 hectáreas está sujeto al uso de los planes”, destacó.

Una especial alusión a los eventos genéticamente modificados también integró el discurso del subsecretario del MGAP. En ese sentido, remarcó que a través de una comisión especializada “se estudian caso a caso los eventos transgénicos presentados por las empresas” y agregó que el respeto por la propiedad intelectual y la seguridad que ofrece Uruguay, le permiten “producir eventos transgénicos para exportar en contra estación a mercados de alto valor”. De este modo se refirió a los negocios por algunos eventos de soja trasngénica no aprobada en Uruguay que son multiplicados por empresas locales y cuya semilla es exportada a Estados Unidos para ser usados en sus zafras agrícolas.

Rurales EL PAIS