Internacionales

Estudios muestran errores en etiquetado de carne picada y de caza en EEUU

Los investigadores en el Programa de Ciencia de los Alimentos de la Universidad de Chapman han publicado dos estudios sobre etiquetado incorrecto carne en productos cárnicos. El primero de los trabajos se centró en la identificación de especies que se encuentran en los productos de carne picada y el otro en la especie animal que aparece en el etiquetado de la carne de caza. Ambos estudios examinaron los productos que se comercializaban en EE.UU. y en ambos se identificaron especies incorrectas que no aparecían en el etiquetado de las muestras analizadas, según publicó Eurocarnes.

En el primero de los estudios sobre la identificación de las especies dentro de la carne picada se analizaron 48 muestras y 10 resultaron estar mal etiquetadas. De los 10, 9 tenían carne procedente de otra especie y una de ellas estaba mal etiquetada totalmente. Además, la presencia de carne de caballo se detectó en dos de las muestras.

De acuerdo con Rosalle Helllberg, profesora de la Universidad de Chapman y coautora de los dos trabajos, tras el escándalo vivido en la Unión Europea durante 2013 en EE.UU. no se han realizado muchos análisis de este tipo y “hasta donde sabemos, la más reciente encuesta de carne de Estados Unidos fue publicado en 1995”.

Para la realización de las pruebas de utilizó el análisis de ADN y el PCR. Para explicar la presencia de especies dentro de la carne picada que se analizó los investigadores estiman que podría haberse producido por la contaminación cruzada en las industrias procesadoras ante una limpieza inadecuada de los equipos, aseguran los investigadores. También se detectaron muestras en las que se había utilizado especies de menor costo mezcladas con otras para ahorrar costes.

En general, los problemas se detectaron mayoritariamente en la venta de productos a través de internet con una tasa de etiquetado incorrecto del 35%.

El segundo de los trabajos realizados por la Universidad de Chapman se centró en el etiquetado de la carne de caza y para ello analizaron 54 muestras compradas a través de internet en EE.UU. En estas 54 muestras se encontraron 22 tipos diferentes de carne de caza según lo explicado en el etiquetado.

Se analizaron las pruebas mediante ADN y se comprobó que había un error en el etiquetado en 10 de ellas. Así, dos de los productos etiquetados como bisonte y uno de ellos como yak eran vacuno comercial. En otro caso una muestra etiquetada como carne de oso era de castor y otro de carne de faisán resultó ser una pintada.

El mercado de la carne de caza en EE.UU. mueve al año unos 39.000 millones de dólares.

Rurales EL PAIS