Internacionales

España: el maíz se salva de los efectos del calor

El calor y la sequía están marcando este año y reduciendo las cosechas españolas de cereales de invierno (trigo y cebada), pero en el caso del maíz los productores esperan que la producción nacional sea normal, ya que en gran parte del país se cultiva en regadío.

Los productores consideran que por el momento las previsiones para el maíz, cereal de primavera, son de “normalidad”, salvo algunos casos puntuales o golpes de calor en alguna zona del norte, según han explicado hoy a Efeagro fuentes del sector. ”No creemos que (el calor) tenga un efecto desestabilizador en el maíz”, ha manifestado el director de Cultivos Herbáceos de Cooperativas Agroalimentarias, Antonio Catón.

La mayor parte de los maizales españoles están en áreas de regadío y ahora no hay problemas de riego, al contrario de lo que puede pasar en el norte de Europa, donde se siembra en secano y sí se están viendo afectados por la escasez de lluvia. Catón ha añadido que en España el clima incluso podría propiciar un “adelanto” de la campaña, en zonas como León y eso es positivo para evitar heladas.

Cae la superficie de siembra de maíz.

Sin embargo, los datos de Cooperativas Agroalimentarias reflejan que habrá una reducción de cosecha de maíz porque disminuyó la superficie de siembra respecto a 2014, entre un 7 % y un 8 %. El motivo del descenso, según Catón, es que es al ser una producción de regadío requiere gastos, es costosa y además, en la pasada campaña los precios fueron bajos.

En cuanto a los cereales de invierno, la cosecha, que ha terminado prácticamente en las zonas “al sur de Valladolid” sí se ha visto castigada por el clima, si bien habrá que esperar al final para cuantificar la caída de producción en comparación con el año pasado. El responsable sectorial de cultivos herbáceos de COAG, José Roales, ha afirmado que la producción de trigo y de cebada será un 30 % o un 40 % inferior a la de una temporada normal, pero no ha precisado su variación respecto a 2014, año en que la cosecha española fue baja.

Mermas por el clima.

Según COAG, el clima ha producido “mermas más importantes” en las zonas más tardías donde se recolecta cereal de invierno, como algunas partes de Castilla y León, Castilla-La Mancha, el País Vasco o Cataluña, si bien los resultados son desiguales dentro de cada autonomía.

En la misma línea, el Gobierno de La Rioja ha indicado, en su último informe, que los datos de cosecha “son muy variables y dispares, un hecho frecuente en campañas en las que la sequía constituye un factor limitador para los rendimientos”. ”La ausencia de precipitaciones en el tramo final del ciclo del cultivo ha perjudicado en mucha menor medida a las siembras más tempranas, cebadas principalmente, que a los trigos, cuyas fechas de siembra son más avanzadas y su ciclo más prolongado”, según el balance riojano.

Vaivenes en los precios.

Al hablar de los precios de los cereales, destacan los vaivenes y las recientes subidas. Según Catón, el repunte se debe a que Europa atraviesa una época de sequía y ahora el “elemento” que genera volatilidad en el mercado es el “clima”. En la misma línea, el informe de La Rioja coincide en que la meteorología es un factor clave en el comercio.  Además, apunta que los últimos datos del Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, siglas en inglés) prueban una buena demanda y un descenso de cosecha de maíz de ese país, líder mundial, lo que “alimenta las esperanzas de los productores de operar” a precios más altos.

www.efeagro.com

Rurales EL PAIS