Carnes / Internacionales

Estados Unidos deroga la ley de etiquetado de carne

Los minoristas no estarán obligados a incluir el país de origen del animal en la carne.

AFP fotos - US-74560911 - FIN - KENTFIELD, CA - MAY 08: A butcher moves a tray of beef at Woodlands Meats on May 8, 2013 in Kentfield, California. With U.S. cattle and calf herds at their lowest levels since 1952 and corn feed prices on the rise, beef prices hit an all-time high this past week when the wholesale price of USDA cuts of beef topped $201.68 per 100 pounds, the highest price since October 2003. Justin Sullivan/Getty Images/AFP== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY == US-74560911 - Kentfield - CA - UNITED STATES - JUSTIN SULLIVAN - js/aa

Los estadounidenses tendrán ahora más dificultades para tratar de averiguar dónde nació, creció y fue sacrificado el animal cuya carne roja están consumiendo.

El Congreso derogó el mes pasado una ley de etiquetado que obligaba a los minoristas a incluir el país de origen de la vaca o el cerdo en los paquetes de carne. Fue una victoria importante para la industria de la carne, que luchó contra esa ley en el Congreso y en los tribunales desde la década del 2000.

Los legisladores alegan que no tuvieron más remedio que revocar las normas de las etiquetas después de reiteradas resoluciones de la Organización Mundial del Comercio.

La OMC autorizó recientemente a Canadá y México para que apliquen represalias económicas contra Estados Unidos por más de 1.000 millones de dólares. “Los exportadores estadounidenses pueden ahora suspirar de alivio”, dijo el senador Pat Roberts, republicano por Kansas, presidente de la comisión del Senado para nutrición y recursos agrícolas y forestales. El viejo rival de las etiquetas ayudó a colocar la derogación en un masivo proyecto de presupuesto a fines del año pasado. Después de la aprobación de la ley, el secretario de Agricultura, Tom Vilsack, dijo que el gobierno dejaría inmediatamente de exigir las etiquetas.

Los grupos defensores de los consumidores en Estados Unidos dicen que la derogación es decepcionante en momentos en que los consumidores están pidiendo más información sobre el origen y procesamiento de sus alimentos. Agregan que las etiquetas ayudan a las personas a tomar decisiones de compra mejor informadas y alentar la compra de carne estadounidense. Antes de la derogación, las etiquetas permitían a los compradores saber que una corte particular de carne perteneció a un animal que “nació en Canadá y que fue criado y sacrificado en Estados Unidos” o que “nació, fue criado y sacrificados en Estados Unidos”.

El Congreso hizo obligatorias las etiquetas por primera vez en 2002, en medio de temores de que el ganado importado tuviera la enfermedad de las vacas locas (encefalopatía espongiforme bovina). Sin embargo, la mayoría de los paquetes no portaron etiquetas hasta 2009 debido a los retrasos impulsados por la industria cárnica. La derogación se hizo inevitable una vez que Estados Unidos perdió todas sus apelaciones ante la OMC y que las represalias se volvieron una posibilidad. Sin embargo, los grupos defensores de los consumidores criticaron al Congreso por haber revocado la ley a la carne picada y la carne de cerdo, además de los cortes frescos que fueron objeto de las preocupaciones de la OMC. El proyecto de ley fue “un regalo de Navidad a la industria empacadora de carne de parte del Congreso”, lamentó el grupo de defensa Food and Water Watch.

Los procesadores estadounidenses de carne que compran ganado mexicano fueron unos de los opositores más agresivos de la ley. La derogación también fue una gran derrota para los legisladores de los estados del norte estadounidense, donde los ganaderos compiten directamente con sus rivales canadienses. Esos legisladores insistieron en incluir el etiquetado en los proyectos de ley agrícola de 2002 y 2008, y en 2015 lucharon para sustituirlo por un programa voluntario una vez que vinieran las resoluciones de la OMC, pero después de años de éxitos, esta vez no fueron capaces de encontrar apoyo suficiente.

Fuente: Eurocarne.

Rurales EL PAIS