Internacionales

El Congreso de EEUU le dio a Obama autoridad para negociar TLC

El senado aprobó el Fast Track en Estados Unidos por una por una votación de 60 a 38, “lo que permite es la posibilidad de negociar – al Presiidente Obama – sin la intervención del Congreso” explicó Nicolás Albertoni, estudiante de Política Exterior en Washington D.C.

“Este acuerdo es un mecanismo que se ha utilizado también en otros acuerdos como el Nafta, con Canadá y México, y también con países como Perú y Chile”, aseguró.

La ventaja que tiene la aprobación de esta iniciativa es la posibilidad de que el Presidente “avance en un acuerdo comercial sin que se pueda modificar el texto; se aprueba o se desaprueba, no se modifica” que es lo más importante.

Esta aprobación se debe a dos acuerdos que tiene Estados Unidos sobre la mesa “con el Trans-Pacífico, con Asia menos China; y el otro acuerdo Tras-Atlántico que es con Europa”. Esto, según el analista, puede generar complicaciones a América Latina, incluido Uruguay.

Con esta confirmación Estados Unidos sobrepasa el 60% de los acuerdos mundiales “y debería alarmar si esto toma solidez”, ya que “los que no están en este baile difícilmente se puedan sumar en los próximos años y se genere una jaula comercial”, subrayó Albertoni.

Escuche el audio:

 

Washington. 

El Congreso estadounidense, controlado por los republicanos, aprobó el miércoles una importante legislación comercial deseada desde hace tiempo por el presidente Barack Obama, pero rechazada vehementemente por la mayoría de su propio partido.

La medida para fortalecer la posición de Obama en negociaciones comerciales globales fue aprobada en el Senado por votación de 60-38 y será enviada a la Casa Blanca para su firma, menos de dos semanas después de haber sido temporalmente descarrilada en la Cámara de Representantes en una rebelión demócrata.

Una segunda propuesta de ley, para renovar un programa de ayuda federal para trabajadores perjudicados por importaciones, fue aprobada a viva voz menos de una hora después. De ahí pasará a la cámara baja, donde la votación final será el jueves.

La rápida secuencia de acontecimientos coronó meses de forcejeos legislativos entre Obama, el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner y el líder de la mayoría republicana del senado Mitch McConnell por un lado, y el liderazgo demócrata de ambas cámaras, con respaldo gremial, por el otro.

El ritmo de la batalla se aceleró drásticamente hace menos de dos semanas, cuando los representantes demócratas se impusieron en un enfrentamiento que forzó a la Casa Blanca y los legisladores republicanos a una operación de rescate.

El miércoles, McConnell, frecuente crítico de Obama, elogió al presidente y a los demócratas que respaldaron la medida.

“Realmente nos complació ver al presidente Obama pelear por una idea en la que hemos creído desde hace tiempo”, dijo McConnell. “Le agradecemos sus esfuerzos para ayudarnos a avanzarla”.

La votación allana el camino para que Obama afine detalles de un pacto comercial con Japón, México y otras 9 naciones de la Cuenca del Pacífico. El Congreso puede ratificar o rechazar esos acuerdos, pero no cambiarlos.

Otros presidentes han gozado de la misma autoridad. La Cámara de Representantes, donde los republicanos son mayoría, aprobó la medida anteriormente con apoyo de 28 demócratas

La votación es una contundente derrota para grupos ambientalistas y sindicatos que afirman que los acuerdos de libre comercio acaban con los empleos en Estados Unidos.

Obama y líderes republicanos dicen que los productores de Estados Unidos deben alcanzar más mercados globales.

La victoria de Obama llega en una coyuntura clave para su segundo mandato. El presidente se prepara para un fallo de la Corte Suprema sobre su histórica ley de salud y la semana próxima se vence el plazo para un acuerdo sobre el programa nuclear de Irán.

Poco antes de la votación, el senador demócrata Sherrod Brown dijo que la ley llevaría a “limosnas de las corporaciones, traición a los trabajadores”, tal como —aseveró— ha ocurrido con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Fuente: AP.

 

Rurales EL PAIS