Internacionales

Con presencia de Uruguay, a través de INAC, comienza la Expo Milán

milan

Desde la lucha contra el hambre y el derecho al agua, hasta la amenaza de la obesidad, el acceso a la energía, la redistribución de los recursos y el desarrollo sostenible: son los temas de fondo de la Expo de Milán que abrirá sus puertas el 1º de mayo hasta el 31 de octubre.
Todos los países del planeta están de hecho involucrados en estas problemáticas, desde las naciones pobres hasta las más ricas, desde los países emergentes hasta las super-potencias, visto que la nutrición y la alimentación es un tema clave para el destino de la humanidad.
Aspectos como el aumento de la población, la escasez del agua o de los recursos agrícolas imponen una reflexión seria y de fondo sobre las estrategias que pueden a su vez garantizar, para todos, alimentos sanos y seguros.
En este contexto, la Expo italiana apunta a convertirse a lo largo de seis meses en una suerte de laboratorio para todos estos desafíos, cuyo mínimo común denominador es precisamente el de los alimentos, como afirma el lema de la Expo (“Alimentar el planeta, energía para la vida”).
La apuesta es difícil pero está al alcance de los organizadores del gigantesco evento italiano.
La Exposición Universal se encuentra en un espacio con una superficie de 110 hectáreas en la zona oeste de Milán, y se desarrolla a lo largo de dos ejes clave, uno de norte a sur y el otro de este a oeste.
Se espera la llegada de unos veinte millones de visitantes que tendrán la oportunidad de vivir una experiencia única.
Al gran evento italiano del año participan, además de los países, tres organismos supranacionales (ONU, Unión Europea y Comunidad caribeña) y trece organizaciones civiles (desde Save the Children a la WWF o la Caritas). Será un espectáculo muy visual. Habrá, por ejemplo, una colina mediterránea, centenares de espacios y puntos para comidas y bebidas, pabellones de 154 países, más otros nueve ‘colectivos’ que agrupan a 82 naciones.
De los pabellones presentes -los ‘protagonistas’ del evento- alrededor de cincuenta son “self-built”, realizados directamente por los países.
El pabellón más grande es el de Alemania, seguido por el de China. Pero todos son eco-sostenibles, visto que tras el cierre de la Expo serán desmantelados y llegados a los respectivos países, u a otros lugares.
Los “cluster” (distritos) son en total nueve, o sea nueve pabellones colectivos así divididos: seis están referidos a los alimentos que agrupan a los países presentes (cacao, café, arroz, cereales y tubérculos, frutas, especies), tres a las características geográficas de las naciones (zonas áridas, mares e islas, biomediterráneo).
El pabellón de Italia es por otra parte una suerte de ‘barrio’ que a lo largo de un camino de 325 metros presenta diferentes plazas y sitios, en los que están expuestas los productos de excelencia del país.
El corazón del ‘barrio’ es el Palacio Italia, una estructura del futuro levantada con cemento biodinámico que tiene cinco platas. El llamado ‘Arbol de la vida’ es otro de los principales atractivos de la Exposición. Es el ícono del Pabellón Italia y ha sido realizado en acero y madera por un consorcio de 19 empresas.
El Arbol florecerá durante la Expo con sus luces y juegos piroctécnicos y ofrecerá 1.260 espectáculos, uno por cada hora de los seis meses de la Exposición.
La ‘Carta de Milán’ será por otra parte el documento fundamental del gran evento italiano, una suerte de ‘herencia’ para el futuro, un documento sobre la sostenibilidad ambiental y alimentaria del planeta, que fija el derecho a los alimentos y el agua para todos.
El documento será entregado en manos del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el 16 de octubre.

URUGUAY.
El Pabellón de Uruguay, ideado por el Arquitecto de INAC Javier Díaz, ha sido uno de los primeros en culminar su trabajo para quedar pronto para la inauguración del 2 de Mayo. Uruguay XXI es quien coordina las acciones de presentación del país.
Bajo el lema “La vida crece en Uruguay”, el pabellón de nuestro país en la Expo Milán 2015 presentará sus cualidades respecto al cuidado de la naturaleza, la energía y el origen de los alimentos. El local albergará espacios donde el visitante podrá experimentar la gastronomía, cultura, paisajes y tradiciones uruguayos; además incluirá áreas para reuniones de negocios y comercialización de productos típicos.
Nuestro país será uno de los 145 representados en la Expo Milán 2015. En ese ámbito se expondrán distintas soluciones a la problemática “Alimentar el planeta, energía para la vida”.
El pabellón, caracterizado por un diseño innovador, está ubicado en un espacio privilegiado sobre una de las avenidas principales de la exposición universal.
La construcción, de tres pisos y 785 metros cuadrados, posee una estructura completamente desmontable. En su realización se utilizan materiales reciclables, de acuerdo a las normas de la exposición.
La fachada está constituida por una estructura envolvente suspendida que combina piezas rústicas de madera y elementos verticales de acero. En tanto, la parte interior del edificio quedará envuelta en una pieza opaca de color blanco, que se abrirá mediante recortes curvos que definirán el contacto con el suelo y la plaza pública.
Su forma ovalada será recorrida por una rampa perimetral en forma de espiral que permitirá el acceso a los diferentes niveles. En el interior, el pabellón albergará un área expositiva, donde los visitantes accederán a audiovisuales sobre nuestro país.
También cuenta con un espacio gastronómico de la Franquicia Uruguay Natural – parrilla gourmet- donde se podrá degustar la parrilla uruguaya con el protocolo de Uruguay Natural Club del Instituto Nacional de Carnes.
Complementan las acciones, áreas para reuniones de negocios y comercialización de productos típicos.

Extraído de www.ansa.it y de www.inac.gub.uy

Rurales EL PAIS