Internacionales

Argentina: se pierden hasta U$S 250 millones por año por la garrapata

Lo alertó Sebastián Crudeli, médico veterinario y asesor de Biogénesis Bagó. El NEA es una de las zonas más complicadas.

El norte del país se ha convertido en los últimos años en una zona referente en la ganadería argentina, sumando tecnología para poder seguir eficientizando la producción de carne.

Pero uno de los problemas que está complicando a la actividad es la garrapata, conocida entre los veterinarios como “garrapata común del ganado vacuno”, una plaga que afecta a casi 10 millones de cabezas en 11 provincias del país.

La garrapata se sitúa sobre la piel del animal y se alimenta de la sangre y otros fluidos, según explicó Sebastián Crudeli, médico veterinario y asesor técnico en la zona del NEA del laboratorio Biogénesis Bagó. “Con una población media de 50 garrapatas por animal, los bovinos pierdan alrededor de 50 litros de sangre por año”, gráfica el experto y especifica que cada parásito consume 40 mililitros de sangre por ciclo.

Ante este escenario, Crudeli indicó que se pierden entre U$S 200 y U$S 250 millones a nivel país, cada año, debido a la menor productividad de carne, la menor conversión de alimento en carne y los índices de preñez y reproductivos más bajos.

“Las garrapatas pueden transmitir patógenos que pueden conducir a enfermedades agudas, crónicas e incluso provocar la muerte, debilitamiento y anemias, al consumir grandes cantidades de sangre”, analizó el especialista sobre los síntomas más importantes.

Crudeli informó que este flagelo incluye normalmente tres ataques marcados durante el año: las garrapatas se hacen presentes en agosto/septiembre, luego en enero y, finalmente, en marzo/abril.

“En promedio, la garrapatas están 22 días en los animales. Luego, caen al suelo y ponen cerca de 3.000 huevos. Después de un período de incubación, nacen las larvas, que son los que van a subirse nuevamente al vacuno”, explicó. “Esto provoca que tengamos mayor cantidad de garrapatas en marzo/abril, pero hay todo el año”.

Ante este grave panorama, esta semana se lanzó desde Corrientes el Programa Estratégico para el Control de la Garrapata (PEGA), impulsado por el laboratorio, que apunta a bajar la carga de garrapatas en campos y animales, evitando la aparición de resistencia a principios activos.

“Hay que armar tratamientos estratégicos para disminuir la garrapata, con un protocolo de trabajo”, recomendó el veterinario.

www.clarin.com

Rurales EL PAIS