Carnes / Internacionales

Argentina podría ingresar con carne vacuna a EE.UU. antes de fin de año

A fin de año, los cortes argentinos podrían ingresar al mercado estadounidense, según lo adelantó el ministro de Agroindustria Ricardo Buryaile.

Carne

La Voz – Argentina / Por un foco de aftosa en 2001, se habían suspendido los envíos. Europa paga mejores precios que el país del Norte.

El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, señaló ayer que “hacia fin de año” la Argentina tendría establecido un “mercado abierto de carne con Estados Unidos”. Todo en el marco de la estrategia del Gobierno nacional de expandir la presencia de este producto en el mundo, y afianzada por la reciente visita del presidente Barack Obama.

“El año que viene vamos a recuperar una parte importante de los mercados internacionales, incluso Estados Unidos, con quien vamos a estar quizás hacia fin de año con un mercado abierto de carne”, afirmó Buryaile en declaraciones radiales.

El ministro hizo hincapié en la estrategia gubernamental de “recuperar mercados”, después que se confirmara la caída de las exportaciones cárnicas “que pasaron de 750 mil toneladas en el año 2006 a menos de 250 mil en esta época”.

Más allá de las expectativas que genera la apertura del mercado estadounidense para la carne argentina, el negocio no reportaría grandes dividendos, al menos en el corto plazo.

Para el analista del mercado de carnes Ignacio Iriarte, los importadores del país del Norte difícilmente puedan superar los precios que paga hoy la Unión Europea por los cortes de alto valor (cuadril, lomo o bife ancho).

Para otros tipo de cortes, como bola de lomo, nalga y peceto, el mercado interno y China ofrecen mejores cotizaciones que lo que, en principio, podría pagar Estados Unidos.

Argentina tendría asignada una cuota de 20 mil toneladas, cuyo volumen ingresará a Estados Unidos con arancel cero. Por fuera de esta asignación específica, los frigoríficos que realicen operaciones deberán abonar un 26 por ciento en concepto de arancel.

Luego de 14 años.

El 30 de junio del año pasado, el Gobierno nacional anunció la decisión del servicio sanitario estadounidense de volver a autorizar la importación de carne desde Argentina.

Según el comunicado publicado por la Agencia de Inspección de la Sanidad Animal y Vegetal del Departamento de Agricultura de este país (Aphis, por su sigla en inglés), el organismo modificó su regulación para permitir la importación de carne fresca (enfriada o congelada) desde Argentina y 14 estados de Brasil, bajo condiciones específicas de mitigación del riesgo de fiebre aftosa.

La importación de carnes bovinas frescas de Argentina se encontraba prohibida por los Estados Unidos desde hace 14 años con el argumento de la aftosa, una enfermedad de la cual Argentina ha sido reconocida internacionalmente como país libre desde el año 2007.

A fines de los años 1990, la Argentina logró acceder a una cuota de 20 mil toneladas de carne que ingresaba a los Estados Unidos sin pagar aranceles. Pero pudo aprovecharla unos pocos meses, pues todo se frustró con la reaparición de aftosa en 2001.

Además de ser un jugador importante en el comercio mundial de carne, Estados Unidos es un importador de alta calidad. Su demanda anual ronda los 1,5 millones de toneladas y tiene como principales abastecedores a Australia y Nueva Zelanda, y también Uruguay. El consumo de carne vacuna, de pollo y de cerdo supera los 110 kilos al año.

Un gran consumidor.

Además de ser un exportador mundial de carne de vaca, Estados Unidos también importa cortes vacunos de alto valor. Su demanda ronda los 1,5 millones de toneladas anuales, y sus principales proveedores son Australia, Nueva Zelanda y Uruguay.

El volumen que Argentina tenía asignado hasta 2001 era de 20 mil toneladas, cuando el servicio sanitario estadounidense suspendió las compras debido a la aparición de un foco de aftosa en Corrientes. La reapertura se daría, en principio, con un volumen similar.

Rurales EL PAIS