Internacionales

Argentina: las economías regionales advierten: “No llegamos a diciembre”

Bodegueros, ingenios azucareros y empresarios de la fruta reclaman medidas urgentes.

Por pura casualidad, a Mario Ravettino le tocó sentarse junto a la representante comercial de Canadá. Y así el titular de la cámara de frigoríficos tuvo la única buena noticia del día. Ana Fisher le aseguró que Canadá seguirá a EE.UU. y habilitará las exportaciones de carne argentina. Fue ayer en la jornada sobre la industria de alimentos y bebidas que organizó por sus 40 años Copal, la cámara sectorial.

Tras la novedad, Ravettino dijo a sus pares: “La posibilidad está, habrá que ver si podremos finalmente exportar la carne”. Cerca suyo, Gustavo Lazzari (chacinados) advertía: “No tendríamos que pedir permiso para ser empresarios, hoy parece que fuéramos culpables. Cruzar una pata de cerdo a través de la General Paz es más complicado de lo que fue cruzar el Muro de Berlín”, dijo. Asentía Martin Cabrales, líder en café: “Es necesario que nos dejen hacer las cosas”.

Los que decididamente ya no pueden hacer son numerosos productores de las economías regionales. Ayer protagonizaron el principal debate sobre una industria, como la de alimentos, que aporta el 25% del PBI industrial y el 28% de la mano de obra. Sin embargo, Daniel Funes de Rioja, presidente de Copal, contó que las exportaciones de alimentos se desinflaron de los US$ 31.000 millones en 2011 a los US$ 27.000 millones con los que cerrarán 2015. “No hacemos política, pero la política nos tiene que escuchar”, señaló en un llamado a que se tomen medidas.

Pese a que muchas regiones son hoy una sombra de lo que supieron ser, durante las exposiciones no hubo tono de queja. Más bien de ilusión de salir adelante.

José Carbonel (Federcitrus) puso números: los embarques de naranjas se derrumbaron 58 por ciento, los de mandarinas, 82% y los de limones, 28%. “Sufrimos una absoluta desatención por parte del Gobierno”, resumió. Fernando Nebbia (Centro Azucarero) lo describió de este modo: “En el azúcar la crisis es terminal. Los cañeros están en quiebra porque venden un producto en el que pierden $50 por cada bolsa y cuando exportan pierden un poco más, $ 90”. La actividad tiene un rojo de $ 2.500 millones.

De los ingenios, uno está en quiebra, dos en convocatoria y cinco en estado crítico. Marcelo Loyarte (fruticultores) añadió que en peras y manzanas el quebranto asciende a US$ 200 millones. Se trata de un cóctel de caída de precios, crisis en los principales destinos como Brasil y Rusia, un dólar oficial quieto y suba de costos al ritmo del paralelo. “Traer un cajón de fruta desde Portugal es más barato que llevarlo a San Pablo”, explicó.

Para colmo, la demanda doméstica no reacciona y firmas líderes acusan un bajón en las ventas que llega al 3 por ciento. Amancio Oneto (Molinos) contó: “Estamos continuamente tratando de que los costos no nos alcancen”.

Fue José Lázara ( legumbres) quien explicitó que necesitan medidas urgentes. “No podemos esperar hasta diciembre”. Y aunque todos coincidieron que hay que mejorar el tipo de cambio, “porque nuestros vecinos devaluaron y Chile puede exportar y ganar plata”, también recalcaron que la devaluación sin un plan integral no sirve.

www.clarin.com

Rurales EL PAIS