Internacionales

Argentina: conflicto de productores con Monsanto por ley

Para zanjar uso de semillas “Intacta” del gigante agrícola.

Reuters / Buenos Aires. 
Argentina dijo que planea enviar un proyecto de ley al Congreso para intentar resolver un conflicto entre agricultores y el gigante Monsanto, luego de que la empresa con sede en Estados Unidos comenzó a revisar cargamentos para cobrar semillas de soja que no fueron pagadas.
Desde abril, firmas agroexportadoras comenzaron a revisar cargamentos de soja argentina en los acopios y terminales portuarias para identificar granos de la tecnología ‘Intacta’ de Monsanto obtenidos ilegalmente, lo que provocó muchas críticas en las principales entidades rurales.
Los productores de Argentina, que legalmente pueden usar semillas ‘Intacta’ que provengan de su propia cosecha, rechazaron la práctica por considerarla ilegal, argumentando que ningún actor de la cadena comercial de la oleaginosa tiene derecho a tomar muestras de granos ni a retener mercadería.
“Lo que hicimos nosotros después de una cuarta reunión fue (…) propiciar un proyecto que no va a salir por decreto, lo más probable es que lo terminemos mandando como ley al Congreso, para que lo puedan debatir, que lo que busca es eso, encontrar una salida”, dijo el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.
En una conferencia de prensa, el funcionario agregó que la reunión contó con la participación de las partes involucradas en el conflicto y que el gobierno buscará que los productores paguen regalías a Monsanto solamente al momento de adquirir la simiente.
De esta manera se evitarían los controles que viene realizando la empresa, en búsqueda de semillas ‘Intacta’ reproducidas que no pagaron el canon establecido en los contratos firmados en el momento de comprar la simiente con tecnología de la firma estadounidense.
Si bien en Argentina una ley ya permite la reproducción de semillas para uso propio de manera gratuita, Fernández dijo que “tenemos que ir haciendo equilibrio hasta llegar a un punto donde el chacarero se sienta protegido y la empresa no se sienta perjudicada”.

 

Rurales EL PAIS