Internacionales

Argentina analiza fideicomiso para financiar recría de novillos de exportación

Se trata de una propuesta del sector privado que busca acelerar el engorde de animales.

Ganado gordo.

Ganado gordo.

La Nación – GDA | Agroindustria analiza un proyecto para crear un fideicomiso público-privado para la financiación de la recría de novillos de exportación. Fue presentado por el presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas, Daniel Urcía, y el economista Jorge Ingaramo con el objetivo de “recuperar una categoría” en la faena, la de los animales de 452 kilos promedio.

Urcía explicó a La Nación que para aumentar las exportaciones de carne unas 500.000 toneladas peso de res en canal en tres años hay que faenar 2,1 millones de cabezas con 950.000 toneladas de peso vivo total. Se proyecta un rendimiento de 57% de la res en el canal.

Con un índice de destete de alrededor de 63% en 23 millones de vacas entoradas, entran en etapa de recría 14,5 millones de cabezas. “Es difícil que en un solo año un 15% de los destetes pase a una recría que termine en animales tipo exportación”, apunta Urcía, por lo que se necesita un plan a tres años aunque en el primero se deberían recriar -a bajo costo- un millón de terneros, sin enviarlos a faena de consumo.

El objetivo es pasar de un ternero destetado, por ejemplo en marzo de 2017, con 170 kilos, a un animal que ingrese a terminación a corral con 350 de kilos, apto para ser terminado a campo para cuota Hilton, a feed lot para Cuota 481 o para consumo interno.

Los autores del trabajo admiten que la devaluación, la supresión de ROEs y la eliminación de retenciones fueron medidas “importantes” pero advierten que, “espontáneamente”, el aumento del peso de faena lleva “mucho tiempo por la escasez de capital de trabajo del ganadero y el costo de oportunidad medidos en términos de rendimiento financiero”.

En ese contexto impulsan una asociación público-privada que posibilite, por un lado, al Estado ingresar como cuotapartista de un fideicomiso y salir si lo considera oportuno y, por el otro, facilitaría el acceso de los ganaderos a capital de trabajo e inversión en pasturas y verdeos.

El planteo es que la creación de un fideicomiso público-privado, entre el 1° de marzo próximo y el 30 de junio de 2020, sea prorrogable previa liquidación de los resultados. Se aspira a incorporar 2,1 millones de cabezas por año a la actividad de recría para exportación, empezando por 1 millón de cabezas en el primer año.

Arrancaría con una carga por hectárea de 3 terneros, con lo cual se comenzaría el proceso con 335.000 hectáreas de recría. El punto máximo con menor carga promedio -2,6 terneros por hectárea- involucraría 800.000 hectáreas.

En análisis. “Es un número de hectáreas fácilmente alcanzable si hay capacidad inversora para el logro de pasturas que, después, quedarán en propiedad del ganadero que integra el fideicomiso”, indicó Urcía.

Como la principal dificultad del ganadero es el capital de trabajo, el fideicomiso le compraría la mitad de los kilos involucrados en el fondo, que son los que normalmente debe vender para hacer caja. El ganadero se incorporaría como cuotapartista, vendiendo la mitad de los kilos al Estado y, suscribiendo cutas partes -en forma opcional- para inversiones en pasturas, praderas y verdeos de invierno.

Existirían múltiples contratos de suscripción de cuotaspartes por el ganadero, pero siempre con una base en el entorno de 170 kilos por ternero destetado, 180 kilos agregados en la recría y 350 kilos de peso de venta, para su terminación a corral. En el contrato figuraría la fecha de venta tentativa, con un rango de unos 30 días.

Los autores de la iniciativa señalan que la participación del Estado no busca sumarlo al negocio ganadero sino promover la participación privada y la recría y hacer que el ganadero participe de los beneficios del cambio de modelo.

“El país se beneficiaría porque sus exportaciones de carne se triplicarían y el fisco recaudaría más”, describió Urcía.

“La cría por el precio que tiene en la actualidad anda relativamente bien”, señaló Néstor Roulet, secretario de Valor Agregado del Ministerio de Agroindustria. “Pero hay que incentivar que una parte mayor vuelva al campo, que se engorde por métodos más modernos”, agregó.

En contacto con este diario reconoció que el proyecto del fideicomiso está en análisis junto a otras alternativas en las que también se está trabajando.

Rurales EL PAIS