Internacionales

¿Alimentos 3.0?: “Un choclo tiene tanta tecnología como una tablet”

¿Es posible igualar un choclo con una tablet? ¿O un tomate con un iPhone 5? Para el bioquímico español de la Universidad de Valencia José Miguel Mulet todo está vinculado. Es que según refleja su libro Comer sin miedo, los alimentos son una tecnología como cualquier otra.

 

choclo

La premisa es la siguiente: la comida es fruto de la tradición cultural y por ende, de la tecnología. “Nosotros asociamos tecnología con botones o con luces pero un tomate tiene dos mil años de tecnología detrás de él. Fue inventado intervenido por los aztecas. Estaba prohibido en Nueva York en 1820 por considerarse un producto venenoso. Hemos cambiado los alimentos desde siempre y todos los días salen nuevas variedades al mercado”, asegura el bioquímico.

Otro ejemplo que ofrece es el choclo, un producto que viene de una planta silvestre que ya nada tiene que ver con la original: “Se ha manipulado. Tiene tanta tecnología encima como una tablet”.

En esa línea, lo “natural” no existe más, según explica Mulet. Es que las plantas y animales que alimentan a los humanos han sido domesticados e intervenidos por el hombre. “Todo lo que comemos es artificial”. ¿Pero cómo impactan esos procesos en el organismo? “Yo creo que muy bien porque cada vez vivimos más años. El impacto en datos en positivo. De hecho es cuando más seguridad hay en los alimentos y cuando menos enfermedades hay. Por eso, digo, a comer sin miedo”.

“Todo ha sido domesticado”.

“Todas las razas de perros vienen de los lobos y la mayoría son del siglo XIX o XX, son recientes. En la Edad Media no había pastores alemanes, porque no existían”, remarca Mulet.

Para él, el mismo razonamiento es válido para el maíz, la soja, o el tomate. “Que sean genéticamente modificados simplemente es ir un paso más allá de lo que estábamos haciendo hasta ahora”. Y señala que cuestionar los conservantes es criticar algo que también se hace desde tiempos inmemoriales, solo que antes se realizaba con procesos artesanales y ahora se conocen las técnicas. “Decir ahora que no queremos conservantes la verdad es llegar un poco tarde. O colorantes, que hay desde el siglo XVI como azafrán”.

Mitos alimentarios.

En su libro, el profesor en Biotecnología en la Universidad de Valencia, describe alguno de los mitos para demostrar que muchos “miedos alimentarios” no tienen que ver con la realidad.

“Por ejemplo los transgénicos -aquellos producidos a través de una modificación genética- atemorizan a muchos. En 17 años, no ha habido ni un solo problema de intoxicación en ninguna parte del mundo. Existen muchas teorías que dicen que los transgénicos forman parte de una estrategia de las grandes empresas para controlar la alimentación. Son tonterías. No hay argumentos científicos”.

Uno de los trabajos sobre los que se basa fue realizado en Estados Unidos y comparó la salud del ganado desde 1980, cuando no había granos genéticamente modificados, hasta la actualidad en donde prácticamente todo el forraje que reciben proviene de soja y maíz transgénico.

El resultado, asegura el científico español, fue que no hubo ningún impacto en salud ni en medio ambiente. “El ganado estaba exactamente igual cuando comía tradicional que cuando come transgénico. No tenemos ningún estudio tan completo en ningún otro alimento”.

Es por eso que decir que “no queremos comer sin química o sin genes es aberrante”, desde su punto de vista científico, y también, imposible. “Asustarnos por los transgénicos, los restos de pesticidas o los interruptores endocrinos en el fondo es una gran suerte, la de poder comer todos los días. Eso sí, es responsabilidad nuestra elegir bien y seguir una dieta. Según Mulet, el glifosato, el principal herbicida que se utiliza en las plantaciones “es menos tóxico que un analgésico”.

 

LIBRO COMER

Dietas que estafan.

El experto remarca que no existe la dieta ideal, como la del ‘paleolítico’, porque los alimentos de ahora no son los mismos, ni la dieta alcalina ni los alimentos “quemagrasas”. “Tenemos que preocuparnos por comer más verdura y menos grasas saturadas. La nutrición no es una cuestión de alimentos buenos y malos, sino de dietas equilibradas. Todo lo demás, es una estafa“.

Y para finalizar, culpa por la epidemia de obesidad y diabetes a las malas elecciones: “No sabemos elegir bien la comida”.

 

Fuente: http://www.infobae.com/2015/04/23/1724079-alimentos-30-un-choclo-tiene-tanta-tecnologia-como-una-tablet

Rurales EL PAIS