Hortifruticultura

La producción hortícola se suma a afectadas por seca

Salto: no hay Emergencia Agropecuaria pese a problemas.

Imagen DSCF5392

Producción. Quedó ahí porque costo del flete elimina negocio. Foto: Luis Pérez

 

Luis Pérez / Salto.

Pese a que en la zona litoral no hay ningún departamento declarado en Emergencia Agropecuaria por la sequía, la producción hortícola en Salto comienza a recibir los efectos de la falta de agua.

Pedro Guimaraens, productor de la zona de Tropezón dijo a El País que las elevadas temperaturas y la prolongación del verano, atrasaron todos los cultivos en cubiertas. “Al no enfriar, la producción aumentó y todo lo que se vuelca al mercado no vale nada”, acotó.

Guimaraens comentó que en su caso como en el de otros muchos productores han quedado sin cosechar y se perdieron en las plantas variedades como berenjena. “Los que nos ofrecían no alcanzaba para pagar el flete, entonces han quedado en la planta”, acotó.

Con respecto a los costos de producción para el caso de los pequeños y medianos productores, Guimaraens definió como un año “muy malo” para el sector al haber bajado el consumo en el mercado nacional y no tener posibilidad de exportar.

Si bien en este tipo de establecimientos los riegos son suficientes, el productor dijo que la falta de lluvias los ha afectado al aumentar el consumo energético para alimentar las bombas y también el incremento de la tarifa por parte de UTE.

“Todavía el día que llovió después de tres meses, fue con tanta intensidad que nos barrió una plantación de melón próxima a cosechar. De unos 3.000 cajones que estimábamos, solo levantamos seis”, señaló.

Con respecto al tomate, Guimaraens explicó que este producto va a escasear por algunos días y su costo va a subir porque son plantas nuevas y se ha demorado su siembra precisamente por las altas temperaturas.

De igual forma y dejando de lado el tema climático, el productor de Tropezón dijo que la gran preocupación que existe en este sector es que se avecina una “crisis” porque no se comercializa nada. “Tomate a veces no hay, lo quieren subir y son dos o tres días y se tranca en la calle y hay que bajarle la cotización. En el momento casi nada es redituable y volvió a reiterar en que no existe consumo porque no hay plata”, dijo.

El productor hizo hincapié también en que el sector además de estar ingresando a un desacelere en la comercialización, con ello perjudica a la mano de obra porque se ha bajado sensiblemente la contratación de personal. “A esta altura ya tenían que estar todos los invernáculos prontos y plantados, pero ante la incertidumbre que se nos plantea vamos de a poquito porque lo que nosotros invertimos se traspasa a dólares cuando pagamos”, señaló Guimaraens.

Rurales EL PAIS