Gremiales

Pablo Zerbino Vanrell asumió como presidente de ARU

“Espero haber estado a la altura de ARU”, dijo Ricardo Reilly Arrarte al dejar el cargo.

Zerbino y Reilly

Foto: Ariel Colmegna

Pablo D. Mestre.

Dormía y soñaba que la vida era alegría, desperté y vi que la vida era servicio, serví y vi que el servicio es la alegría…” Citando al poeta y filosofo Bengalí, Rabindranath Tagore, Premio Nobel de Literatura en 1913, el Dr. Pablo Zerbino Vanrell asumió la presidencia de la Asociación Rural del Uruguay. “Rescato las palabras servicio y alegría que significan lo que he desarrollado en gran parte de mi actividad familiar, profesional y gremial”, aseguró quien sucederá desde ayer a Ricardo Reilly al frente de la centenaria institución.
Zerbino recordó que ingresó a ARU en 1984 “de la mano de Luis Artagaveytia”, donde permaneció tres años. Luego, en 1990 “ingresé en la Sociedad Criadores de Hereford, en la directiva del querido Roberto Lohigorry Otero, donde desarrollé mi actividad gremial durante 25 años y tuve el honor de presidirla en el año 1999”.
Allí, recordó el nuevo titular de ARU, “participé en una enorme cantidad de proyectos que se desarrollaron, de los cuales rescató fundamentalmente uno que nos llevo mucho tiempo de planificación, de análisis, con los técnicos de INIA por un lado y, a través de ellos, en la Universidad de Georgia en Estados Unidos y se cristalizó en 1994, con la generación de la herramienta más importante que se ha creado de ayuda en la selección de animales: los EPD”.
Agradeció y felicitó a Reilly y su familia “por estos dos años al frente de la Institución por su trabajo formidable”; dijo que “ARU ha quedado muy bien posicionada como entidad básicamente en la defensa de todos los intereses del sector agropecuario”.
Y destacó que asume el cargo pues “tengo una obligación casi moral de aceptarlo, siguiendo la huella gremial de mi padre que fue presidente no sólo de ARU, sino de la Hereford en dos oportunidades, de la Corriedale en dos oportunidades y fue fundador y presidente del SUL”.

Agradeció y felicitó a Ricardo Reilly y su familia “por estos dos años al frente de la institución, pues ha hecho un trabajo formidable”. Dijo que “la entidad ha quedado muy bien posicionada en la defensa de todos los intereses del sector agropecuario”.

 

Zerbino y Reilly dos

Foto: Ariel Colmegna.

ESTAR A LA ALTURA.

También Reilly apeló a una frase histórica, recordando que cuando asumió hizo referencia a un libro sobre la vida de Hernandarias que sostenía que “no bastaba con alcanzar los máximos escalafones dentro de la pirámide de mando donde uno se mueve, sino que una vez arriba había que demostrar en los hechos que uno está a la altura de las circunstancias y que tenía el conocimiento de causa de la realidad sobre la cual le tocaba operar, sobre la cual le tocaba ejercer”.
Por eso ayer, pasados dos años al frente de la Rural, el Ing. Ricardo Reilly Arrarte afirmó que “espero haber cumplido con el deber, que no es otra cosa que representar la voz y los pensamientos de los productores rurales. Espero haber estado a la altura de las circunstancias”.

El presidente saliente agradeció “a todas las autoridades, nacionales, de las distintas gremiales, de distintas Cámaras y a todos los que nos acompañaron”.

Dijo que si tuviera que definir qué significaron estos dos años “debo decir que se trata de una experiencia única, una experiencia de vida que cumple con la condición que es intransferible, hay que estar en el lugar para tomar la cabal dimensión de la importancia que tiene el cargo de presidente de ARU, por lo que significa la institución en la vida del país”.

Además agradeció a quienes le acompañaron pues “la actividad gremial en nuestro país se realiza en forma honoraria, es un acto de generosidad, en el cual hay que anteponer el bien común por encima de los intereses personales, de lo individual, poniendo lo más valioso que tiene un ser humano a disposición que es ni más ni menos que su tiempo, tanto el personal, como el de sus actividades, el tiempo de su empresa, de su profesión, de su familia”.

También Reilly agradeció a los ex presidentes y ex directivos de ARU. “Siempre hablo de la rigurosa coherencia con que siempre se ha manejado esta institución por casi un siglo y medio de vida, y gran parte de esa coherencia está dada por la permanencia en la acción gremial de los ex presidentes, de los ex dirigentes, que siguen vinculados de una u otra manera a esta actividad, con sus consejos, con su asesoramiento y es una parte vital que tiene esta Asociación Rural”.

Además tuvo una mención para la Sociedad Criadores de Hereford del Uruguay, “por una razón muy simple, fue la gremial en la cual me formé como directivo hace algunos años, fui presidente, hice muchos amigos, muchos de los cuales me acompañan hasta el día de hoy en esta Junta Directiva”.

Por otra parte agradeció a las más de 50 gremiales de ARU “que son la vida y la esencia de esta Institución, sus presidentes y sus directivos con quienes hemos trabajado mucho en todos estos años y le hemos dedicado muchas horas de trabajo”.

También a todas las gramiales rurales, “obviamente por cercanía hemos trabajado mucho con la Federación Rural del Uruguay”. A las Cámaras Empresariales “con quienes hemos formado distintos ámbitos de diálogo para generar planteos propuestas y también la Confederación de Cámaras que se ha formado en estos últimos meses”.

Reilly Arrarte además tuvo palabras de reconocimiento con los funcionarios de ARU, “el asesoramiento de cerca de funcionarios con muchos años acá dentro es vital para el desempeño esta institución a lo largo del tiempo”.

Por otra parte mencionó su agradecimiento “a los colaboradores de la empresa agropecuaria que integro, muchos de ellos me vieron nacer y crecer, son los que permiten que uno pueda dedicar parte de su tiempo de esta actividad honorable que sin duda hace a la confianza al trabajo y a la dedicación”.

Y agradeció a su familia “especialmente a mi señora y a mis hijos”, y mencionó que de sus tres hijos (Guillermo, Juan Cruz y Sofía), “uno nació cuando era presidente de Hereford y hace un año Sofía nació cuando era presidente de ARU”.

Finalmente Ricardo Reilly Arrarte le deseó “el mayor de los éxitos a mi amigo Pablo, con quien tengo una relación de hace muchos años, así como con parte de su familia”. Y mencionó que “los Zerbino son parte de la historia, no sólo de la agropecuaria nacional, sino que hacen a la vida del país y Pablo no escapa a esta condición y vocación de servicio familiar”.

cambio autoridades ARU

Foto: Ariel Colmegna.

EL REGALO Y LOS PEDIDOS.

En nombre de los directivos de ARU, el Ing. José Bonica Henderson le hizo un regalo a Ricardo Reilly Arrarte, expresando que “es un recuerdo de estos dos año, una vieja tradición de ARU”.

Se lo entregó junto con tres pedidos: “primero: que se acuerde siempre su familia que lo acompañó y lo alentó; segundo: que se acuerde de sus colaboradores y amigos de “La Alborada” y también le vamos a pedir que no se olvide de los funcionarios y los socios de esta Institución que junto con usted colaboraron en estos dos años para que esta casa sea mejor todavía”.

Rurales EL PAIS