Expo / Gremiales

Martín Uría Shaw: “No éramos inmaduros en los reclamos”

Discurso de la Agropecuaria de Cerro Largo: “A este país lo apuntala el sector agropecuario”.

URIA

En el acto de la Expo Melo, el presidente de la Sociedad Agropecuaria de Cerro Largo, Ing. Agr. Martín Uría Shaw mencionó que en el año 2011 (cuando ocupó el mismo cargo), “planteamos propuestas y alertábamos sobre aspectos que entendíamos como negativos que no solo afectaban al sector productivo, sino también a nuestra sociedad”. Entonces, agregó, “la respuesta que obtuvimos no fue una invitación para sentarnos a conversar y analizar lo planteado, sino que los planteos eran Inmaduros. La mejor respuesta que se les ocurrió fue decir que los productores éramos inmaduros”.

Por eso, el dirigente reclamó que hoy, un lustro después, nada cambió.

Y ennumeró: “la inseguridad se transformó en más inseguridad, y lo peor, es que nos estamos acostumbrando”.

Las rutas y caminos “parecería que van en el mismo sentido, porque las rutas también están quedando de tierra, a no ser en el sur del país”.

Las educación, “desde el 2013 han cerrado en Cerro Largo 7 escuelas rurales y hay 21 que no tienen nivel inicial y por lo tanto van camino a cerrar.

Los aportes impositivos de los productores hacia el Estado, “aumentaron por el simple hecho del aumento de producción y los valores de exportación. Pero con eso no dio, y nuevamente se aplicaron impuestos que no contemplan variables productivas”.

Los costos, “hoy estamos con elevados costos en las tarifas de los servicios públicos, un Estado enorme que transfiere su ineficiencia no solo al sector productivo sino que a toda la población.

Los combustibles, “tenemos la famosa paramétrica para fijar el valor, que parecería ajusta solo para un lado.

El endeudamiento, “hoy, el sector agropecuario enfrenta uno creciente, como resultado de la falta de margen económico de muchos sino todos los rubros de producción.

Pero Uría dijo que también hay que reconocer que en algunos temas se ha avanzado. “En la trazabilidad y la ley sobre el abigeato. Después de algún tiempo, entendieron que teníamos razón y había que atender estos temas”.

Por ello el presidente de la Agropecuaria concluyó que, “los productores en el 2011 no éramos tan inmaduros, ni estábamos tan equivocados”.

Tras ello, el dirigente dijo que “lamentablemente ya se nos fueron cinco años y hay muchos productores que ya no están”. Afirmó que “no estamos ofendiendo a nadie, simplemente planteamos los temas con la libertad y el respeto que el sistema democrático y la libertad de nuestro país nos permite”.

Incertidumbre.

El Ing. Uría Shaw agregó que hoy se suma otra gran preocupación “generada por la incertidumbre que se trasmite desde el gobierno. La duda hacia dónde vamos como país productivo, y que se quiere para nuestra sociedad”.

Agregó, “nos cansamos de escuchar que hay que producir más creando un segundo piso en el campo en base al riego, y ahora se plantea cobrar por la utilización del agua para riego, y cobrar por la circulación de camiones que transportan esa producción”.

Entonces, Uría se preguntó: ¿Qué rumbo lleva nuestro país agropecuario? “Los que gobiernan, tendrían que preguntarse, por qué los que habían venido a invertir en producción ya se fueron y siguen con la misma actividad en países vecinos. O por qué los uruguayos que tienen posibilidad económica se van con inversión y conocimiento productivo a otro país, y les va bien. O por qué, los que no tienen recursos para emprender en otro país, están pensando que sus hijos tienen que irse porque en este país agropecuario no le ven posibilidades de desarrollo”.

¿Cuál es la visión de país agropecuario? Volvió a preguntarse. “Que para aumentar dos pesos por litro de leche, (justicia para un sector que involucra una gran población rural y que hoy está en grandes dificultades), hay que consultar a todo el mundo y parecería que se desencadena una tragedia social, pero para votar el subsidio al boleto urbano por el cual los productores estamos pagando 3 pesos por litro de gasoil que consumimos, lo hicieron rápidamente y sin necesidad de consultar a nadie”.

Nuevamente interrogó: ¿Qué está sintiendo el sector agropecuario? “Cuando los productores con muchos años de experiencia en esta actividad, nos dicen que al participar en las gremiales agropecuarias estamos perdiendo el tiempo. Que no se va a lograr nada, o que no vale la pena”.

Y siguió: ¿Qué le pasa al productor?, “Que las reuniones con autoridades, representantes políticos, o diferentes comisiones de trabajo, ya no le generan ninguna expectativa.

¿Cuál es el futuro del país agropecuario? “Con problemas de recambio generacional, y donde los productores somos blanco permanente de un intento de desprestigio. Parecería que somos los que contaminamos todo, somos los responsables porque la gente no pueda transitar en los caminos, los que estamos en contra de los perros, los que tenemos el personal en situación de esclavitud, somos los únicos que, si en algún momento nos va bien, está mal, y la frutilla de la torta es el tema de la 4×4”. Dijo que en esto último “están quedando sin argumento, porque luego de conocer el sueldo que pagan las empresas del Estado, no queda ninguna duda que para ellos, es más fácil comprar la famosa 4×4 que para muchos productores de este país”.

¿Cuál es la mala actitud de los productores? “Tener una empresa, poner en riesgo nuestro capital, darle trabajo a alguien, cumplir con los costos laborales y los impuestos, enfrentar la incertidumbre del mercado y del clima, superar la burocracia, enfrentar los aumentos de tarifas y los costos. Cumplir con el pago de nuestras obligaciones financieras”.

El Ing. Uría Shaw agregó que “hay muchas personas en este país que les hace falta pisar un poco de barro, sentir un poco de olor a bosta de vaca, y salir del aire acondicionado para andar a la intemperie. Vivimos en un país agropecuario, pero que la mayoría de su población no tiene conciencia agropecuaria y esto ha sido causa de una histórica diferencia interna de nuestro país”. Dijo que “el gobierno y el sector político, tienen la responsabilidad de asumir y cambiar esta realidad, y es a ustedes que les preguntamos cuando miraran a los productores agropecuarios uruguayos, pero no para pensar por donde más se les puede cobrar alguna cosa, y si, para valorarnos como la herramienta generadora de riqueza genuina, y en base a la cual lograr un desarrollo verdadero y sustentable en el tiempo.

Y puso énfasis en afirmar que “no queremos asistencialismo. Queremos un país que piense verdaderamente como exportador. Impulsando la producción al menor costo posible para poder salir al mercado a competir con la calidad que ya tenemos, pero a bajos precios. No podemos pretender producir con costos estructurales que están en función de las necesidades e ineficiencias internas, y luego salir al mercado pretendiendo vender al precio que nosotros necesitamos”.

Puntal.

Y finalizó dirigiéndose no solo a los productores, sino a todos los que de una manera u otra están relacionados con el sector agropecuario. “Es claro que también tenemos problemas y dificultades que su resolución depende de nosotros mismos y de nuestro relacionamiento. Pero estamos seguros que tenemos la capacidad necesaria para aclarar diferencias. Es por esto, por todo lo anterior, por nuestro desarrollo, y por nuestras familias, que tenemos que dejar de lado la individualidad y las diferencias políticas, y embanderarnos en defensa de nuestra actividad y nuestro modo de vida. Entiendo que estamos en el momento de empezar a dar más importancia y prioridad a nuestros intereses. No permitamos que nos quiten el orgullo que sentimos por ser lo que somos y por lo que hacemos, y sigamos mirando el futuro con la ilusión, el optimismo, y la fuerza de espíritu que nos caracteriza”.

Y no tengan ninguna duda, sentenció el presidente de la Agropecuaria de Cerro Largo, “guste o no guste, a este país lo apuntala el sector agropecuario”.

Rurales EL PAIS