Gremiales

La oposición dice que el gobierno ignora al campo

Las protestas quieren “desestabilizar al gobierno”, dicen en el Frente Amplio.

El directorio blanco ve “inadmisible” que Vázquez no reciba a las gremiales. Foto: L. Pérez

La oposición salió ayer a cuestionar al gobierno por lo que considera falta de atención a la situación del sector agropecuario mientras continúan las movilizaciones en los días previos a la reunión de productores prevista para el 23 en Durazno (ayer hubo una concentración sobre ruta 5 en los accesos a Tacuarembó). Y aunque desde el oficialismo no se advierte la situación como “una crisis”, sí se admite que hay productores que atraviesan una “situación complicada”. El diputado frenteamplista suplente Yerú Pardiñas, dijo que los productores que están al frente de la movilización “buscan poner en jaque al gobierno para que quede mal parado y desestabilizar”.

En la oposición se define la situación como una crisis que se basa en tres aspectos: los costos de producción, el precio del dólar y la reciente suba de las tarifas. “Nunca entendieron al agro, nunca lo quisieron y hoy siguen sin comprenderlo”, afirmó el senador Pedro Bordaberry.

El líder nacionalista Luis Lacalle Pou escribió en su cuenta de Twitter que el problema del agro son “los costos de producción, impuestos, seca, problemas en la agroindustria, infraestructura vial desecha y competitividad”. “Hay motivos de preocupación y molestia. ¿No opinan así el presidente y el gobierno?”, preguntó. El directorio blanco emitió una declaración en la que consideró “inadmisible” la demora del presidente Tabaré Vázquez en recibir a las gremiales del agro.

En tanto, el senador colorado José Amorín comentó en Twitter que “si el presidente los ningunea, si legisladores del Frente Amplio los tratan de malos uruguayos, ¿qué les podemos pedir a los productores?”, preguntó.

Para el presidente del Partido Independiente Pablo Mieres el reclamo de los productores “es más que justo”, aunque no comparte que se corten rutas. “Hay un problema grave de competitividad que genera enormes dificultades en un grupo cada vez más grande de productores”, dijo. Criticó la “actitud soberbia, distante, del presidente Tabaré Vázquez”.

El líder del Partido de la Gente, Edgardo Novick, dijo a El País que “el gobierno mira de espaldas al interior del país y al agro, que es el motor de la economía, sobre todo los miles que son pequeños productores, que se están fundiendo y que necesitan realmente que el gobierno les muestre que va a intentar solucionar el problema”. “El problema de los precios bajos es de la región y, sin embargo, los costos en Uruguay son muchos más altos que en la región. El gobierno puede bajar los costos del combustible transitoriamente hasta que suban los commodities. Si se gestiona bien, se pueden bajar los costos”, sostuvo Novick. Apuntó que en una década desaparecieron 10.000 productores.

Soberbia y política de vaciamiento. El reclamo del agro “surge espontáneamente ante una clara política de vaciamiento del campo acompañada de una caída de rentabilidad con altísimos costos de producción imposibles de trasladar al precio final de los distintos productos”, afirma en un comunicado el Movimiento Nacional Orejanos, que encabeza el Dr. Juan Andrés Ramírez Saravia. Rechaza de plano lo que califica de “actitud soberbia” del presidente Tabaré Vázquez al no recibir de forma inmediata al agro, “un sector claramente golpeado”.

Insiste que el presidente “debe fijar inmediatamente la reunión a él solicitada y no escudarse en una insensible excusa de programación de agenda”. Adhiere a la convocatoria de las fuerzas vivas para el 23 de enero en Durazno, para un análisis profundo, y rechaza “cualquier injerencia política partidaria que pretenda sacar rédito electoral de un reclamo que surge del mundo rural y no de partido alguno”.

“Se reniega de la propia identidad”. El senador Jorge Larrañaga culpó al gobierno de “renegar de la identidad exportadora” del país y de “cultivar la falsa dicotomía campo-ciudad. El campo se cansó del ninguneo de las autoridades”.

Recordó que “más del 70% de las exportaciones son de origen agropecuario y agroindustrial”, y que el 20% del PIB se explica exclusivamente en estos dos sectores. “¿Alguien imagina al Uruguay sin producción agrícola o pecuaria? ¿Alguien imagina a Uruguay sin praderas sembradas?”, preguntó. Según Larrañaga “en estos últimos años el Estado ha cumplido un rol extractivo hacia los sectores productivos y el trabajo, por la vía de impuestos y tarifas para financiar un estado pesado y burocrático”.

Por eso, planteó que “el paradigma debe cambiar. Exigimos relaciones de cooperación entre Estado y privados: a los efectos de mejorar sostenidamente los niveles de empleo, su calidad y remuneración, para así mejorar la calidad de vida de nuestra gente”.

Objetivo es contra el gobierno. Desde el Frente Amplio, la senadora Ivonne Passada y el senador suplente Yerú Pardiñas reaccionaron al planteo de los productores. Para Passada (MPP), el gobierno en 2013 “buscó salidas serias al problema del campo, donde las deudas, la falta de actividad y hasta el abandono de productores de sus campos no tenía limites”. “Hoy olvidaron ese proceso y parecería que buscan volver a ese pasado que nada tiene que ver con este presente”, agregó. Y afirmó que “hay tres intendentes y un senador entre los colonos que pagan una renta diferencial por explotar tierras del Estado, los que se beneficiaron de gobiernos blanquicolorados. No entiendo si la Mesa de Colonos se olvidó que estas cosas pasaban y pueden volver a pasar”, acusó.

Rurales EL PAIS