Gremiales

La extranjerización de la tierra creció en 16 años

Se fueron 8.000 productores y se perdieron 8: de hectáreas

Pablo antúnez.

En los últimos 16 años, el atraso cambiario, la suba de los costos y la caída de la rentabilidad, provocaron la pérdida de 8.000 productores familiares y 8 millones de hectáreas dedicadas al agro. De esas tierras, el 61% fueron vendidas a Sociedades Anónimas, en su mayoría, extranjeras y el 39% a uruguayos.

Por eso, la Asociación Rural del Uruguay salió a denunciar ese alto grado de extranjerización de la tierra, que incluso puede profundizarse, si se mantiene la baja rentabilidad del negocio agropecuario.

En el marco de la presentación del estudio: “La Producción en el Uruguay: sus problemas del presente y los retos que se avecinan”, realizado por la Dirección de Estudios Agro económicos de la ARU, el presidente Pablo Zerbino, alertó al gobierno sobre los perjuicios que está sufriendo el campo y pidió cambiar algunas señales, como el incremento del gasto público, la política cambiaria y aclaró que “el viento de cola se terminó”.

El gremialista, acompañado de integrantes del Consejo Directivo de la ARU, recordó que el ingreso de capital a los países emergentes generó ese viento de cola y en base a eso, “el gobierno distribuyó bonanza a partir de planes sociales”, hecho que consideró “es bueno”, pero dijo que “también incrementó bastante el empleo público”. El estudio divulgado ayer, muestra que en 1997 había 258.262 empleados públicos y en 2016 se llegó a 306.260 personas. Desde diciembre de 2009 a diciembre de 2016, ingresaron al Estado 14 personas por día. “Ahora la bonanza se acabó y deshacer esas políticas es muy difícil y más en años pre electorales. Hay que aprender y grabarse en la Plaza Independencia que en las buenas hay que ahorrar para poder aguantar en las malas. Está grabado en la historia”, afirmó tajante Zerbino durante la presentación.

Afirmó que el actual sistema de ajustes de salarios, “con atraso cambiario, costos altos, pérdidas de competitividad, pérdida de parte de la rentabilidad y endeudamiento, no es sustentable”. Y según su visión, “a la vista está, los empleos se están perdiendo, los productores se están perdiendo y eso genera mucha preocupación. El atraso cambiario ya lo conocemos y no es un buen camino para el país”, aseguró.

La Asociación Rural del Uruguay afirma que el país está jugado a una buena temporada turística este verano, que dejará un volumen de dólares importante en la plaza y considera que “eso es bueno”, pero aclaró que “en cierta forma va a prolongar la agonía del sector productivo”.

Zerbino marcó algunas de lo que considera contradicciones. “No queremos la descentralización, pero está ocurriendo. No queremos que cierren más empresas pero están cerrando. No queremos más pérdidas de puestos de trabajo pero se están perdiendo. No queremos que nuestros hijos se vayan, pero se están yendo”.

El trabajo del DEA de la ARU mostró que se perdieron más de 36.000 empleos desde 2015 a 2017. Es el tercer año consecutivo que se pierden miles de puestos de trabajo y mostró que 2017, “es un año récord de presentaciones concursales (102 a noviembre de 2017)”.

Alerta. El trabajo técnico de la ARU, no pretende criticar, sino “alertar sobre situaciones preocupantes” y considera que “aún se está a tiempo de encontrar la manera, entre todos, de revertir la situación y salir adelante”, afirmó Zerbino.

Los productores reconocen que “el ajuste fiscal” no fue suficiente y se hizo vía inversión y tarifas públicas, según mostró el estudio presentado. “A septiembre de 2017, casi US$ 400 millones de dividendos volcados por UTE y casi US$ 100 millones por Ancap fueron para el sector público”. Según ARU, estas tarifas públicas comprometen la competitividad y mostró que “el sobrecosto de los combustibles representó unos US$ 400 millones”. Uruguay paga el gasoil más caro de la región: US$ 1,31 por litro, en Argentina vale US$ 1,14 por litro, en Brasil US$ 1,01 y en Chile US$ 1,31 por litro.

A su vez, en la presentación que estuvo a cargo de la Ec. Rocío Lapitz, acompañada por el Ing. Agr. José Maria Elorza, directivo responsable de la DEA, se mostró claramente que “la economía viene creciendo en base a consumo privado” y es “un consumo más lento.

Costos. El informe técnico presentado ayer, dejó claro que “los costos internos han ido en detrimento de la producción. Son cada vez más altos y son costos que hay que hacer frente año tras años. Con una zafra que tiene un margen reducido, hacer frente a esos costos, es muy difícil. Se precisan muchas hectáreas productivas para poder cubrir una canasta familiar, sin sacar lo que implicaría el pago de una renta de una hectárea productiva”, dijo la economista en su informe. “Eso hace que los pequeños productores sean los que van quedando por el camino y hay que irse a establecimientos más grandes para poder hacer inversiones”, aclaró. El 75% de las exportaciones de Uruguay son de origen agropecuario y eso genera muchos puestos de trabajo.

Rurales EL PAIS