Gremiales

Gremiales evitarán divisiones

Hoy coordinan su estrategia para la reunión con Vázquez; la Federación Rural le dirá que “los tiempos ya quedaron cortos”.

Foto: Mateo Boffano

Las seis gremiales rurales que se reunirán el lunes con el presidente Tabaré Vázquez tendrán un encuentro hoy de mañana en la sede de las Cooperativas Agrarias Federadas para ajustar detalles de la estrategia que adoptarán en ese encuentro, en un ambiente en el que no faltan voces que señalan que desde el gobierno se busca dividir al movimiento ruralista.

Las organizaciones tendrán también un encuentro con los “autoconvocados” que organizaron el acto del martes en Durazno y buscarán canalizar algunos de sus planteos, ya que el mandatario no los tuvo en cuenta y no los invitó. Una delegación de cinco “autoconvocados” irá hoy sobre las 11 a la Torre Ejecutiva a entregar un pedido formal para que Vázquez los reciba.

Marcelo Nougué, de Paysandú, uno de los iniciadores del movimiento, consideró que es un “error” que el gobierno no los invite pese a lo cual coordinarán planteos con las seis organizaciones. Nougué consideró que el centro de los planteos que se deben trasladar a Vázquez son los contenidos de la proclama del martes, que enfatizó la necesidad de revertir el “atraso cambiario”, bajar el precio de los combustibles y la electricidad y buscar más acuerdos comerciales, entre otros puntos. Nougué dijo que hasta ahora no han recibido ningún indicio de por dónde podrían ir las medidas para el agro.

El semanario Búsqueda informó ayer que el gobierno baraja una rebaja en el gasoil, que tomaría en cuenta el nivel de uso del combustible en los distintos sectores agropecuarios. “Ya tenemos algunos medidas concretas que terminaremos de ajustar”, le dijo el mandatario al semanario.

Renzo Tonón, que contribuyó a la movilización en la zona de Progreso, Canelones, dijo a El País que es “injusto” que se excluya a las “autoconvocados”. “Vázquez con mucha habilidad aplica el “divide y reinarás” diciendo que va a buscar soluciones rubro por rubro. Muchos dependen del resultado de esta pulseada”, advirtió Tonón, para quien hay un riesgo de “quedar con las manos vacías”.

A las gremiales no se les escapa ese riesgo. Miguel Sanguinetti, vicepresidente de la Federación Rural, dijo a El País que “el que tenga intenciones, sea quien sea, de debilitar el movimiento que se ha armado y de interponerse entre las gremiales y los productores, está equivocado (…) Concordamos muchísimo en los reclamos de los “autoconvocados”. Dentro de estos hay muchísima gente de las federadas de la federación que han acompañado y organizado y movilizado gente. Tiene que quedar bien claro eso. Sin duda que hay intereses de dividir a este grupo ruralista, o yo diría del interior. No nos olvidemos que hay comercio, industria del interior, transportistas del interior, gente que tiene maquinaria, hay de todo”, enfatizó Sanguinetti. “Lo que hace la Federación es mantener contacto con los autoconvocados, contacto directo y ser muy clara en nuestro accionar en todo lo que hacemos y decimos. Y como actuamos de esa forma, siendo transparentes, se va a logra mantener la unión”, sostuvo.

Sanguinetti tiene intención de dejarle un mensaje claro al presidente Vázquez. “La idea es transmitirle claramente que los tiempos ya han quedado muy cortos y que acá hay que ponerse realmente a trabajar y a encontrar soluciones rápidamente. No da para armar demasiadas comisiones para alargar toda esta situación”, consideró. Por su parte, los “autoconvocados” ratificaron su intención de realizar una “vigilia” del 31 de enero al 1º de febrero en reclamo de que el gobierno anuncie medidas para ayudar al agro.

Gradualismo.

De todas formas, Mario Buzzalino, presidente de la Comisión Nacional de Fomento Rural, reconoció que las problemáticas del sector agropecuario son diversas ya que, por ejemplo, el problema principal del sector lechero es el endeudamiento; el del arroz, la rentabilidad y en los sectores granjeros, el mercado interno. También reconoció que la cotización del dólar no se puede “subir por decreto”.

“Cada rubro tiene sus características diferentes. Y dentro de cada rubro hay realidades diversas, por un tema de escala. No es lo mismo 5.000 hectáreas que un ganadero que tiene 300 en el basalto duro. No es lo mismo 2.000 hectáreas de soja que un productor que arrienda y planta 200 hectáreas de soja”, señaló. “El dólar está superbarato pero en este momento está entrando una cantidad monstruosa de dólares por el turismo. Asumimos todos que el dólar está barato y es una realidad que cambiarla de una forma racional beneficiaría sobre todo al sector exportador y, a la larga, a todos, pero también tiene sus efectos. Por dónde se aborda es lo complicado. Obviamente no se puede sacar un decreto, imagino yo que soy chacarero y no economista, y solucionar el problema en dos días”, comentó.

Sanguinetti señaló también que cualquier “solución” al dólar barato deberá ser gradual. Dijo que tiene claro que una devaluación brusca generaría “un desastre que no le sirve a nadie” y el beneficio para los exportadores no se extendería más allá de seis o siete meses. Pero Sanguinetti advirtió también que “hay colocación de Letras, se retiran pesos para bajar la inflación” y “muchas veces la especulación da mucho más que cualquier otro negocio en Uruguay”.

El economista Ignacio Munyo consideró, en declaraciones a VTV, que el dólar bajo persistirá y estimó que la reducción del 30% en el precio del gasoil y del 15% de la electricidad que demanda el campo demandaría que el Estado resignase ingresos por U$ 700 millones.

Advertencia.

Los intendentes frenteamplistas avisan que una eventual reducción de la Contribución Inmobiliaria Rural afectaría su capacidad de realizar obras viales en las zonas rurales. Óscar Terzaghi, de Río Negro, dijo a El País que “todos los ingresos son importantes” y que la comuna tiene una planificación quinquenal que se vería afectada en caso de una reducción. Su colega de Rocha, Aníbal Pereyra, recordó que el regreso de la Contribución a los niveles de 2002 fue aceptado por unanimidad por el Congreso de Intendentes durante este gobierno y que su reducción afectaría la capacidad de la comuna de hacer obras viales de calidad.

“Todos hemos tenido más recursos para obras de más durabilidad, para sustituir puentes de madera por hormigón. Los recursos están” y han permitido que la caminería en Rocha esté bien, señaló el intendente. Pereyra siente que no le cae el sayo de los reclamos rurales, porque su comuna redujo el personal de 2200 personas, que tenía durante la crisis financiera de 2002, a 1750 en verano y a 1500 durante el resto del año. “En 2016 hubo cero ingresos de personal a la intendencia”, aseguró. Para Pereyra, en la situación del agro “hay de todo, a veces el que está peor no es el que más grita sino el que agacha el lomo y atropella; otros se suben al carro”.

Caen casi todas las rentas en el campo

El economista Alfonso Capurro, de la consultora CPA, alertó que “las rentas caen en todos los sistemas de producción, incluso en la forestación, que es el único sector en expansión”. Agregó que “la caída es mayor en los departamentos del centro y este, donde en el área agrícola (rentas altas) cayó fuertemente”. Como los márgenes caen más rápido que los precios de la tierra, muchos productores no pueden pagar las rentas de mercado, explicó el especialista en Twitter.

Rurales EL PAIS