Economía / Gremiales

Federación Rural alerta por endeudamiento del sector agropecuario

Advierten sobre crecimiento de costos y peso del Estado.

En la zona núcleo la cosecha terminó un mes más tarde que la campaña pasada. Foto: Archivo La Nación - GDA

Cosechas. Foto archivo El País. 

Pablo Antúnez.

La Federación Rural hizo un llamado al sistema financiero acerca del crecimiento del endeudamiento del campo —pasó US$ 445 millones en 2007 a US$ 2.561 millones en el primer semestre de 2016— y le advirtió que de “esta  coyuntura no se sale con medidas a corto plazo”.

La gremial advierte que “el productor necesita tiempo para seguir produciendo y cumplir con sus obligaciones” y consideró que “quedó demostrado  —una vez más— en estos últimos años, que la interacción en el sistema entre los modos de producción agropecuario, industrial, comercial y financiero,  han sido claves para salir de circunstancias adversas y ser la palanca de desarrollo del país”.

En el marco de un comunicado emitido ayer, la Federación Rural recordó que las deudas del sector agropecuario pasaron de representar en 2007 alrededor del 26% del Producto Interno Bruto para llegar al primer semestre de 2016 a representar el 78% del Producto Interno Bruto, según cifras del Banco Central.

“Vemos con extrema preocupación los problemas financieros que está enfrentando el sector agropecuario en su totalidad”, aseguró la Federación Rural, remarcando que el crecimiento del endeudamiento,  está “acompañado de altos costos de producción, principalmente por factores ajenos al sector, en donde la ineficiencia del peso del Estado incide fundamentalmente, con caída de precios, complicaciones climáticas y uso de política monetaria contractiva”.

Los ruralistas consideran que es su deber advertir al sistema político en particular y a la ciudadanía en general, que “en un país como el Uruguay, que basa sus ventajas comparativas en su producción agroindustrial y que no tiene otro camino que ir construyendo ventajas competitivas, la situación descripta nos impone enfatizar la necesidad de que se opere en estos temas con criterios muy cuidadosos y tomar medidas a tiempo para evitar situaciones vividas hace algunos años atrás”.

La gremial insiste en que hay que tener “buena memoria” y reconocer que “el productor agropecuario ha realizado todos los esfuerzos para impulsar el crecimiento del país y estos años de dificultades es imprescindible afrontarlos juntos”. Con “cabeza bien abierta”, la Federación Rural considera que el riesgo pasa a ser “de todo el sistema y es imprescindible tener la mayor flexibilidad. Con estos niveles de endeudamiento el problema no sólo es del productor rural”.

Competitividad.  Además del endeudamiento, el agro perdió competitividad. Así lo demostraron los expertos Ignacio Buffa, Rodolfo Hirigoyen y Joaquín Secco, en el marco de una charla organizada por el Instituto Manuel Oribe.

El 60% de los costos de una empresa agropecuaria son en dólares y el 40% en pesos. Por eso, mirando el tipo de cambio, Buffa aseguró que los costos se multiplicaron por 3 y la relación insumo producto empeoró.  A eso hay que sumarle una carga tributaria que pasó de US$ 150 millones a US$ 300 millones, según el último dato de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa).

A su vez, Irigoyen recordó que el contexto económico es clave para la adopción de tecnología y mostró el alto potencial de Uruguay para generar esas tecnologías validadas para las condiciones de producción del país.

Rurales EL PAIS