Gremiales / tributos

ARU: cifras de cierre de ejercicio “son un llamado de atención”

“Partidas que piden intendentes siempre estuvieron y no se han usado”.

RICARDO REILLY

Reilly. Aseguró que “es momento de reflexionar a nivel político”. Foto: Pablo D. Mestre.

 

Pablo D. Mestre. 
Esta semana se conocieron los números presentados por el Plan Agropecuario y Fucrea. En la visión del presidente de ARU, Ricardo Reilly Arrarte “van en la misma sintonía y son preocupantes para el sector”.
-¿Por qué lo dice?
-Son datos objetivos, que salen de la realidad productiva, elaborados y monitoreados por técnicos. Se ve una caída de todos los indicadores tanto ganaderos, agrícolas o lecheros.
-¿Qué vio en ganadería?
-En zonas criadoras que sufrieron la sequía, se observan caídas del ingreso neto de hasta un 60%, con valores de ingreso que apenas alcanzan los 18 US$/ha/año. Hay que pensar en cómo hace un productor de escala familiar o media, para producir, reinvertir en el negocio y mantener a su familia con estos ingresos tan magros.
Otro número muy representativo aportado por el IPA es el ingreso neto promedio para todas las carpetas verdes que asciende a 28 US$/ha/año. Pero con el agravante de que si lo medimos en pesos constantes ese ingreso se encuentra un 29% por debajo del promedio de toda la serie de años, en valores muy similares a los de la salida de la aftosa en el año 2001. Esto merece atención.
-¿En lechería?
-La situación es muy delicada. Lo más ilustrativo sean quizás los datos proyectados por Fucrea, que incluso manteniendo un supuesto conservador de costos fijos y variables, vemos que para todos los casos se dan ingresos de capital y netos negativos. Está claro que a estos precios y con esta estructura de costos las cuentas en los tambos no cierran. Pero es bueno destacar el esfuerzo económico de los productores lecheros por mantener niveles de productividad en zonas de sequía.
-¿Cómo ve la realidad?
-Es momento de reflexionar, sobre todo a nivel del sector político en general, y definir qué mensaje se le quiere dar al Uruguay productivo. El escenario actual es de gran incertidumbre, con todos los indicadores que muestran una economía en plena desaceleración. Caen las exportaciones, los ingresos, el consumo, el PIB. Quienes van a invertir necesitan señales claras, y de ello dependerá el futuro del país y el trabajo de todos los uruguayos. No se puede seguir insistiendo en cargarle más costos a la producción porque directamente dejaremos de ser competitivos. Hasta ahora las señales no son alentadoras, y se corre riesgo de desandar el camino recorrido y perder los niveles de productividad alcanzados durante estos años, lo que ya está empezando a suceder.
-Suena negativo…
-Los números de cierre de ejercicio de IPA y Fucrea que vimos esta semana son un llamado de atención, sobre todo para algunos que piensan que aún hay margen para seguir aumentando la carga fiscal y los costos fijos a la producción nacional. Reitero que son datos reales que surgen de estudios objetivos. El país viene de años de suba de costos sin interrupciones, y a esto se le suma la caída en los ingresos, lo que pega directamente en el margen del negocio.
-¿Hay responsabilidades políticas?
-Mire, con el cuento de la reparación de caminos se inventó el ICIR (declarado inconstitucional) y luego se reinstaló el Impuesto al Patrimonio. Hace unos meses Primaria. Ahora hay parte de ese dinero del Impuesto al Patrimonio que no va más a las Intendencias, y quizá sea allí donde deben trabajar los legisladores para que el dinero que recibían las Comunas no se vea afectado. Pero pensar en seguir aumentando impuestos y agregar más costos en estos momentos es una verdadera imprudencia. De aquí en más cualquier dinero extra deberá provenir de una mejora en la eficiencia de gestión y administración de dineros públicos a nivel nacional y departamental.
-¿Qué opina de la posición de los Intendentes?
-Estas partidas que pide el Congreso de Intendentes eliminando la exoneración de la CI, siempre estuvieron porque es el gobierno central el encargado de transferir ese dinero desde rentas generales a las Intendencias. Según datos oficiales hay Intendencias que no cumplen con la ejecución de obras viales en tiempo y forma, y pierden las partidas transferidas por OPP porque se les vence el plazo estipulado. Al día de hoy falta ejecutar más de la mitad del total transferido a las comunas por parte de OPP. Si bien no es regla general, aparecen intendencias que ejecutaron 0 peso, y otras no llegan ni al 15% de lo que va del año. Entonces que alguien explique para qué es el dinero extra que saldría de un nuevo incremento de los impuestos al sector productivo, porque para caminería pareciera que no es.
-¿Qué piensa cuando se culpa al incremento productivo?
-Hay un dato interesante, y es que la producción que circuló en las carreteras durante estos años se multiplicó por tres, por lo cual la recaudación del Estado aumentó de forma significativa. Sin embargo, en vez de acompasar ese crecimiento, el dinero destinado mantenimiento vial cayó a casi la mitad del PIB en términos porcentuales. No es culpa de los productores que ese dinero recaudado por incrementos en inversión y productividad no sea destinado en parte a la reparación de rutas y caminos. De todas formas si hay alguien sabe de reparar caminos rurales son los propios productores, que son quienes cargan con la gestión y los costos de reparar caminos por cuenta propia en todo el país.

Rurales EL PAIS