Carnes / Ganadería / tributos

Volvió a ganar un novillo Limousin en Concurso de ARU

En el Concurso Cuota 481 el mejor fue uno Charolais; ARU reclama ante más impuestos.

DSCN0425

En la cámara. Ing. Ricardo Reilly, Ing. Guzmán Tellechea, Miguel Martirena e Ing. Federico Stanham, junto a los jurados Dr. Jorge Gutiérrez, Dr. Fernando Rovira e Ing. Gustavo Brito. Foto: Pablo D. Mestre.

Pablo D. Mestre. 
Una vez más un novillo de la raza Limousin fue ganador del Concurso que organiza la Asociación Rural del Uruguay, en tanto que también nuevamente una canal de un novillo Charolais fue el mejor en la competencia de “Cuota 481”.
En la jornada de ayer, en la planta Colonia del Grupo Marfrig, se dieron a conocer los resultados de la instancia Post Mortem del Concurso.
El Dr. Fernando Rovira, de INAC, (que actuó acompañado por el Dr. Jorge Gutiérrez de Marfrig y el Ing. Gustavo Brito de INIA), felicitó a los productores por la buena presentación de las carcasas, “hubo muy buen nivel y muy parejo, lo que se refleja en los datos”, aseguró. Ponderó de la muestra el muy buen nivel de carcasa, en lo que es conformación y terminación, lo que se avalúa subjetivamente cuando se hace al fin de la faena la tipificación de las reses.
El experto de INAC, que ha hecho de jurado en varios Concursos, destacó que eran 36 canales, 12 de las cuales estaban en la letra “i” (Inacur), o sea el grado más alto de conformación, “lo que normalmente debe ser un 1 cada 100 mil de la faena nuestra, por lo que no se ve en una faena una conformación “i” normalmente”, en tanto el resto era “n”.
En cuanto a terminación, también la destacó, “se vieron muy buenas, sin problemas de exceso ni de falta de grasa”. Y basado en su experiencia, aseguró que “de los Concursos que he participado, es la primera vez que veo este nivel, lo que quiere decir que los productores están eligiendo bien los animales, utilizando una herramienta muy importante que es el índice gr, (grasa) que da INIA cuando hace la ultrasonografía, junto con AOB”. Y esto, porque los bifes eran muy buenos en general, “animales bien cubiertos y sin excesos”.
Además se enfrentaron con pocos problemas de pH que se dan normalmente en la faena.

Alerta.

Un tema en el que el jurado hizo hincapié es que sí hubo bastantes machucones en toda la carcasa y hay cortes que en la mayoría de los animales, como por ejemplo la colita de cuadril, cuando se hizo el desosado tenían este problema.
Estas, explicó Rovira, “son colitas que no pueden entrar a Brasil, el mercado que las paga mejor, entonces se tienen que charquear, arreglar y enviar al abasto con menor precio”. Este tema lo vio además en el resto de las carcasas, en varias, “lo que no se había visto en otros concursos”.
Ante esto, el Dr. Jorge Gutiérrez, representante de Mafrig, hizo ver lo que pesa el castigo por hematomas y golpes. “Pierde la industria, pierde el productor y es algo que sin dudas como país tenemos que empezar a pensar entre todos para evitar estas pérdidas por hematomas y coágulos”.
Según el Dr. Gutiérrez, es netamente un tema de manejo “que tenemos que aprender todos: el frigorífico sin dudas, pero también el productor y el transportista”.

Ganadores.

Al referirse a las mejores canales, en el Concurso Tradicional de ARU, la canal del novillo que ganó es de un animal Limousin, de “Los Arroyos”, diente de leche que pesó 610 kg, en los rendimientos excelente al rump and loin, de 9,8%, en los 6 cortes del Hilton fue el de mayor porcentaje de rendimiento: 29% y una eficiencia carnicera del 80%. “Esto es, de cada 100 kg de corte Pistola, se producen 80 kg de carne”, explicó el Dr. Rovira.
Además los pesos de corte son excelentes, un bife de 7,882 kg, (se pagan mucho más los de arriba de 5 kg). Y además fue la canal de mayor AOB de toda la muestra.
En cuanto a la vaquillona: la mejor res del Concurso tradicional, estuvo en el tercio superior de la muestra. Un ejemplar Limousin/Hereford, de Raúl Ibarburu, que produjo el mejor porcentaje rendimiento Pistola de la muestra, 44,4,%. Muy buenos datos, buena carcasa, terminación y cobertura de grasa (por debajo del que ganó por eso no fue la mejor).
En cuanto al Concurso Cuota 481, donde los estándares son diferentes, “porque el animal de campo tiene otro destino comercial que el de corral de engorde”, ganó un novillo Charolais, de Juan Boismenú, que fu el de mejor rump and loin, el mejor porcentaje de los cortes del trasero de alto valor, eficiencia carnicera del 75% (la segunda de la muestra). Y que tiene la grasa justa.

Concurso ARU.

Mejor Res del Concurso, Mejor Res de Novillo, Mejor Res Limousin, Res de Mayor Valor Industrial: de “Los Arroyos”, novillo Limousin, diente de leche, peso vivo 610 kg., AOB: 113, grasa: 8,7, rendimiento 2ª. Balanza: 62,2%, porcentaje Trasero: 51,4%, rendimiento Pistola: 43,4%, eficiencia carnicera: 80%.
Mejor Res de Vaquillona: de Raúl Ibarburu: diente de Leche, Limousin/Hereford, peso vivo: 510 kg. rendimiento 2ª Balanza: 60,7%, eficiencia carnicera: 76%.
Mejor Res de Novillo Angus o Cruza Angus: de María Boismenú, novillo Charolais/Angus, de 2 dientes, peso vivo: 580 kg, rendimiento 2ª balanza 63,3%, eficiencia carnicera: 75%.
Mejor Res de novillo Hereford o Cruza Hereford: de Alexis G. de Boismenú, novillo Charolais/Hereford, 2 dientes, peso vivo: 630 kg, rendimiento 2ª balanza: 60,8%, eficiencia carnicera: 74%.
Mejor Res Braford: de Conpriste Acisa, novillo 2 dientes, peso vivo 500 kg., rendimiento 2ª balanza: 60,6%, eficiencia carnicera: 76%.
Lote de Mayor Valor Industrial: vaquillonas Limousin/Hereford de Raúl Ibarburu.

Concurso 481.

Mejor Res del Concurso, Mejor Res de Novillo, Mejor Res Charolais y Res de Mayor Valor Industrial: de Juan G. de Boismenú, novillo 2 dientes Charolais, peso vivo 590 kg., AOB: 90,5%, GRASA: 7,4, rendimiento 2ª Balanza: 60,3%, porcentaje trasero: 50,5%, rendimiento Pistola: 42,7%, eficiencia carnicera: 75%
Mejor Res de Novillo Angus o Cruza Angus: de Juan G. de Boismenú, novillo diente de leche Charolais/Angus;
Mejor Res de novillo Hereford o Cruza Hereford: de Juan G. de Boismenú, novillo Charolais/Hereford.
Lote de Mayor Valor Industrial: de Juan G. de Boismenú, novillos 2 dientes Charolais.

Valor INIA.

El Ing. Gustavo Brito, explicó que el interés de INIA es complementar este trabajo de ARU e INAC para generar una herramienta de predicción de los cortes, “pero también del valor que puede tener esa carcasa y ese lote expuesto en pie, para valorar cuál sería la mejor res y el mejor lote desde el punto de vista del valor industrial”. Para eso, se usan las herramientas de área de ojo de bife y espesor de grasa, combinadas con el peso, elaborando ecuaciones de predicción, “gracias a que el frigorífico nos brinda determinada cartera de negocios, en una ecuación y determinar el mejor valor industrial por peso del animal”.

LOS RECLAMOS.

Además de muchos productores y del presidente de INAC, Ing., Federico Stanham, se hicieron presentes en la planta de Marfrig muchos dirigentes de la Asociación Rural del Uruguay.
En esas ruedas de diálogo, el presidente, Ing. Ricardo Reilly Arrarte comentó que las explicaciones sobre cómo se llega al artículo 628 de la Ley del Presupuesto, “a esta altura son tan confusas como anecdóticas”. Aseguró que “por un lado OPP cuestiona a las Intendencias por no ejecutar las obras en caminería con el dinero que tienen disponible, y por otro se accede a aumentar la carga tributaria del campo para darle más plata a esas mismas Comunas que ya tienen el dinero para eso, pero no lo utilizan vaya saber por qué razón”. Así es que dijo que no se pida que los productores lo comprendan “porque escapa de toda explicación lógica”.
Para el Ing. Reilly Arrarte está bien que OPP y el Congreso de Intendentes hagan el acuerdo que quieran, “pero los recursos deben salir de una reasignación de lo que ya está presupuestado, y no de seguirle aumentando los impuestos a los productores para tapar ineficiencias”. Por ello dijo, en una mini reunión de Directiva de ARU, en presencia de El País, que “urge la necesidad de mejorar la gestión y administración del dinero de la gente. En ese aspecto no pueden haber dos visiones”, dijo.
En otro pasaje del diálogo, el presidente de ARU consideró que a esta altura “todos deberíamos de haber comprendido que cuando se afecta la rentabilidad del campo, se ven afectados los ingresos de toda la población, ni que hablar a nivel del interior del país”. En ese punto, con aporte de los demás directivos el consenso fue que “hoy el productor carece de liquidez, y cualquier incremento en sus costos lo lleva a tener menos disponibilidad de dinero, a intensificar menos”. Y cuando el productor no invierte o gasta menos, “se ve afectado el almacén del pueblo, la casa de repuestos, la gomería, la tienda de ropa o electrodomésticos, los puestos de trabajo directos e indirectos”.
Por su parte, a nivel productivo, si cae el área sembrada o mejorada, “se venden menos semillas, menos insumos, se hacen menos fletes, se contratan menos servicios de siembra o cosecha”. Entonces se preguntaron ¿Cómo piensan que se generó el dinamismo de estos últimos años? ¿Por arte de magia?, respondiéndose: “no, por los efectos multiplicadores que genera el agronegocio a nivel país”.
Y llegaron a la conclusión que quienes apoyan este aumento impositivo “deben saber que los más vulnerables ante los incrementos de gravámenes ciegos y costos fijos a la producción, son los pequeños y medianos productores, que son justamente los que están desapareciendo del sector”.

Rurales EL PAIS