Ganadería

Sudamérica aspira contar con banco de antígenos contra la Aftosa

Francisco Muzio

Francisco Muzio

Los países de Sudamérica aspiran contar el año que viene con un banco regional de antígenos o vacunas contra algunas cepas de virus causantes de la fiebre aftosa que posibiliten actuar rápido o prevenir posibles reinfecciones de la enfermedad.
Los antígenos son el insumo básico para la elaboración de vacunas —por ley en Uruguay no se puede manejar virus vivo— y se apuntaría fundamentalmente a cepas de virus asiáticos que están afectando otros continentes.
“América del Norte tiene un banco de antígenos y vacunas para Canadá, México y Estados Unidos y la Unión Europea tiene permanentemente actualizadas las cepas con los virus que hay mayor riesgo que se puedan introducir, sea por el comercio o por el turismo”, explicó el director de los Servicios Ganaderos y presidente del Comité Veterinario Permanente, Francisco Muzio.
Las normas sanitarias impuestas por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), el organismo que regula el control del comercio de animales, carnes y sub productos, cambiaron sustancialmente. Hoy, “si hay una detección precoz de la fiebre aftosa, en el corto plazo, un país puede recuperar rápidamente la condición sanitaria”, cuando antes demoraba varios años. Muzio reconoció que “la posible reinfección de aftosa en algún país de Sudamérica puede darse a través de virus que no tienen presencia en la región” y aseguró que la vigilancia de la enfermedad se tiene que hacer en forma distinta.
El presidente del CVP estimó que hoy Uruguay “tiene una ventaja muy grande frente a los demás países, cuenta con la trazabilidad”. Esta herramienta, que fue creada también con fines sanitarios, se impuso en 2006 sobre todos los terneros nacidos y hoy Uruguay es el único país en el mundo que tiene todo su rodeo bovino trazado.
“Hoy creemos que la trazabilidad es una herramienta de primera línea. Si se detecta en forma precoz un evento, se puede saber perfectamente dónde estuvo la enfermedad”, agregó el jerarca.

Rurales EL PAIS