Ganadería / Lechería

Se dificulta la venta de ganado a China

Precios de Australia dejan a Uruguay fuera del mercado.

Embarque de vaquillonas con destino a China en el  Puerto  de Montevideo, exportacion de  ganado  holando,  ganado  vacuno, nd 20090320, foto Fernando Pena, Archivo El País

Negocios. Este año no se pudo vender terneras Holando uruguayo al principal importador mundial.

Pablo Antúnez.
Los exportadores uruguayos no pierden la esperanza pero continúan notando dificultades para retomar la exportación en pie de terneras y vaquillonas Holando hacia China.
Australia, Nueva Zelanda, Chile y Uruguay son los habituales proveedores de terneras y vaquillonas de razas lecheras para los tambos chinos. Uruguay fue un fuerte proveedor en 2013, pero ya el año pasado el ritmo de embarques bajó debido a que el ganado local no era competitivo en cuanto a precios frente al australiano.
“Veo lejos la posibilidad de retomar la exportación hacia China y después que se sale del mercado cuesta volver a entrar”, aseguró a El País el exportador Federico Di Santi, uno de los principales de la firma Di Santi Romualdo y habitual proveedor de genética uruguaya para las empresas lecheras que están produciendo en China.
Di Santi explicó que Uruguay salió del mercado -durante todo 2015 no pudo vender ni una sola ternera al gigante asiático- por precio y hoy enfrenta una fuerte competencia de las exportadoras de ganado australianas. China es el principal importador mundial de vaquillonas y terneras lecheras en el marco de una lechería que venía creciendo, con un fuerte apoyo del gobierno y que apuntaba a la producción local, buscando bajar los volúmenes de lácteos importados.
“Cada vez que el mercado chino detuvo las compras por alguna razón, nos ha costado por lo menos un año retomar las ventas”, agregó Di Santi.
Mirando hacia adelante, costará que las empresas chinas retomen el ritmo de compras de ganado en pie porque el precio internacional de los lácteos no se ha podido recuperar y tampoco logró encontrar el rumbo para volver a fortalecerse. Esa situación provoca que “las empresas grandes de China que no procesan la leche para vender en el consumo interno, están teniendo muchas dificultades porque están con un precio que refleja la realidad del mercado internacional y no es para nada bueno”, destacó Di Santi a El País.
A su vez, hay otras empresas que producen y luego industrializan su producción. En estos casos, según el operador, “algunas han estado comprando ganado lechero en Australia que bajó mucho los precios y adecuó los valores a la situación de la lechería, pero además, ellos tienen fletes más baratos. Si bien Uruguay está más barato que el año pasado, no lo estamos lo suficiente como para que el importador chino deje de comprar ganado en Australia y retomen las compras en Uruguay”.
En el mejor de los casos, las empresas uruguayas podrían estar retomando negocios en el mercado chino a partir del segundo semestre de 2016, pero es más una expresión de anhelo que una aspiración basada en hechos concretos. “Durante los primeros meses de 2016 el mercado seguirá trancado”, estimó el principal de la exportadora Di Santi Romualdo.
Un informe de la consultora holandesa Rabobank también consideró que las mejores tasas de fertilidad en el rodeo lechero chino y mejoras en el manejo, reducen la necesidad de las empresas de importar vaquillonas. A la vez, la prevención sanitaria también ha jugado en el mismo sentido, evitando propagación de enfermedades. Pero Rabobank también argumentó que los consumidores chinos están siendo cautos: la economía se desacelera y el crecimiento de la demanda en algunos productos alcanzó su madurez. Todo eso hace que China desacelere las compras de ganado.

Rurales EL PAIS