Ganadería

Cambio productivo hace que sea el momento de la vuelta de la ganadería

El Ing. Agr. José Javier Pena Venturiello, director de Penaconsultores consideró que se dará un cambio en el paradigma productivo en Uruguay con un reacomodo de la agricultura que volverán a las zonas tradicionales y la irrupción de nuevos negocios vinculados a la ganadería, si bien estimó en US$ 3.000/há el costo de volver al rubro. Por otra parte dijo que se dará una producción “en base a arrendamientos que convengan a todos”.

pena

Ing. Agr. José Javier Pena Venturiello, director de Penaconsultores

 

 

 

  ¿Cuál es la realidad que se aprecia hoy en el sector agropecuario?

Hay 3 elementos que nos marcan muy fuertemente. El 1º es en el sector cárnico que tenemos un componente muy importante que existe una información de transparencia porque hay un grupo de productores uruguayos que está en Paraguay, y produciendo en Bolivia, y están recibiendo indicadores de precios de carne, que no la reciben en nuestro país. Paraguay pasó a ser el 6º productor mundial de carne, superando a Uruguay y Canadá, y esto es un toque de advertencia, sobre todo teniendo en cuenta que ya pasamos el 17% de área ganadera en manos de uruguayos. Los paraguayos han sido muy hábiles llevándose todo el know how nuestro de 2 o 3 generaciones de productores, lo que les ha permitido avanzar en base a ese conocimiento.

Entonces nos encontramos que el productor recibe la carne con diferencia de pocos centavos en algunos casos entre ambos países; y junto a ese tema, sumamos el alto costo operativo que tenemos en Uruguay no solo para la producción de carne y granos, sino también para su procesamiento y transporte.

¿Los otros dos elementos?

Son la caída de los precios internacionales, algo que era previsible, y un cambio en el liderazgo de la competitividad.

¿Cómo es eso? 

Hoy el líder de la competitividad en el mundo es Alemania desplazando a China, y ubicándose como el competidor más fuerte que tienen Estados Unidos y los chinos. Los alemanes lograron ser el motor de Europa en plena crisis europea en una combinación de precio y calidad, junto con Italia, que tiene precios de maquinaria muy baratos también.

Todo esto ha determinado un cambio de escenario muy fuerte, sumado a una sequía gigantesca que está soportando la región, generando una situación de caída de precios, donde era esperable la caída en los valores de los comoditties

 Ante este escenario, ¿qué se espera para nuestro país?

De a poco se está reacomodando la situación agrícola en nuestro país, donde ya se está hablando que el trigo se va a plantar sólo alrededor de Nueva Palmira, evidentemente por el costo de los fletes. La soja se va a reacomodar en zonas donde tenga potencialidad y pueda aplicársele mucha tecnología. Este cultivo todavía tiene mucha tecnología para aplicar, hay que tener en cuenta que Paraguay está obteniendo rendimientos espectaculares con soja con y sin riego. Lo mismo ocurre con el maíz.

Otra interrogante es qué va a pasar con las “empresas servicio”. Todo ese esquema tercerizado que impusieron los argentinos en nuestro modelo, donde hoy hay cientos de personas trabajando, y que no se sabe qué va a pasar con ellas. Los “mosquitos”, quienes hacían la cosecha, la siembra, el transporte, todo un sector dedicado a la agricultura que deberá readecuarse.

¿Y qué cabe esperar entonces?

Ha habido un cambio en el escenario. Las primeras empresas que trajeron el modelo argentino, se fueron a plantar a Brasil, Bolivia y Paraguay, y quedaron fondos de inversión uruguayos, argentinos y algún americano, que este año se retiran a causa de lo adverso de la cosecha.

Esto genera una situación muy incierta, con un abaratamiento de los precios de los campos y también una readecuación de los arrendamientos agrícolas, donde en algunas zonas se están devolviendo campos y no se va a volver a hacer agricultura.

Y con esto se da otro factor muy importante que es la vuelta al sector ganadero, con productores que se habían pasado a agricultura y han vuelto a la ganadería, a pesar de los altos costos que muchos deben enfrentar por haber desarmado todo su aparato productivo. Incluso casos que desarmaron el tubo y el cepo y ahora vuelven al sector.

Esa vuelta entonces tiene un costo asociado…

El Plan Agropecuario en un estudio lo estimó en US$ 1.400/há, y de acuerdo con un trabajo que se nos solicitó arrojó una cifra de US$ 3.000/há para volver a ser productor ganadero.

O sea que la vuelta no se hace solo con ganas. Hay un año de espera…y sin contar con los contratiempos climáticos como el actual. Pero además hay un aspecto importante y es que esto genera un nuevo producto en nuestra cultura, y que no se conocía antes, que va a ser el productor permanentemente arrendatario. Porque no tiene capital, ya sea porque lo invirtió o tuvo que vender su ganado para pagar deudas. Entonces tenemos una nueva figura que es la del productor que no puede trabajar su campo y queda en manos de quien va a pagar la renta.

Esto es un negocio, y si yo estoy arrendando a US$ 100 la hectárea y sé que el dueño del campo no puede volver a ser productor aunque quiera, voy a tratar de negociarlo a la baja porque va a tener que aceptar.

Esto ya se vio en Argentina y comienza a verse en nuestro país como un modelo permanente, que aunque si bien siempre existieron las hermanas que se quedaron con el campo y durante años lo arrendaron, por lo que la práctica siempre existió, pero no con la fuerza que lo vamos a ver de aquí en delante debido al costo de volver a ser productor ganadero.

Entonces hay una vuelta a la ganadería…

La tendencia es esa. El Uruguay vuelve a ser ganadero en las zonas que eran para ganadería.  Hubo zonas marginales para agricultura que se sembraron porque los precios aguantaban una soja a 1.800 kg/há. Hoy ya no… por lo tanto todas esas zonas vuelven a ser ganaderas lentamente y se empieza a liberar u poco de área hacia el sector ganadero

Y se da en un momento que no es muy bueno para el sector…

Es una situación complicada. No tanto por el tema precios que se puede sobrellevar de alguna manera, sino por la adversidad climática ya que cuando no llueve, no hay pasto y no se pueden poner ganado en los predios el panorama es bien complicado.

¿Qué cabe esperar de los comoditties agrícolas?

Hubo un cambio coyuntural muy fuerte que va a persistir. Se estima que los comoditties salvo que haya catástrofes climáticas o alguna guerra no van a tener oscilaciones de precios muy fuertes, como se desprende del informe del FMI.

 

Producción: Agroynegocios.tv

Rurales EL PAIS