Ganadería

Productores defienden la salida de ganado en pie

Estudio dice que se pierden US$ 319 por cabeza exportada.

Exportación de ganado en pie. Carga de barcos. Foto: archivo El País.

Como en la década del 90, cuando se aprobó la ley que puso en marcha esta herramienta, la exportación de ganado en pie vuelve a generar debate.

Un informe de la consultora CPA Ferrere —elaborado para la Cámara de la Industria Frigorífica (CIF), la Asociación de la Industria Frigorífica (Adifu) y el frigorífico BPU— establece que la exportación de ganado en pie “desde 2008 hasta 2016 habría generado pérdidas netas de valor agregado bruto” para la economía “por US$ 480 millones, equivalentes a US$ 319 por cabeza”.

El vicepresidente de la Federación Rural (FR), Miguel Sanguinetti, afirmó a El País que la gremial hará una defensa “acérrima” de la exportación de ganado en pie tras haberse conocido este informe.

Ante rumores de nuevas presiones para frenar la salida de ganado en pie con destino a faena y engorde, la Federación Rural analizó esta semana el impacto que tuvo esta herramienta en una reunión con el presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganado, Carlos de Freitas, con el expresidente de la Unión de Exportadores de Ganado en Pie, Alejandro Dutra y con el presidente de la Comisión de Ganadería de Diputados, Alejo Umpierrez, buscando sumar sinergias.

Sanguinetti recordó que en la década del 90 se faenaban 1,2 millones de bovinos con un stock vacuno de 10 millones de cabezas y esos vacunos convivían con 20 millones de ovinos. “Con el correr de los años y con la exportación de ganado en pie abierta, con una base positiva muy mejorada de lo que era la realidad de la ganadería, Uruguay pasó a faenar 2,6 millones de reses al año. Ese es el dato más importante que muestra que la exportación en pie tuvo incidencia positiva para el productor y para todo el país”, afirmó el vicepresidente de la FR.

Recordó que también creció la extracción de ganado, porque se pasó de 10% o 12% anual a 23% o 24%.

El ruralista afirmó que “el productor está dispuesto a elevar más la extracción de ganado”, pero consideró que el problema “es que muchas veces la faena semanal no sube y no es porque no haya disponibilidad de ganado, porque cuando la industria pide, hay ganado gordo”, afirmó tajante Sanguinetti. Y a la hora de sumar más argumentos en defensa de la exportación de vacunos en pie con destino a engorde y faena, el vicepresidente de la Federación Rural explicó que el stock vacuno del Uruguay, con la exportación de ganado en pie operativa, “se estabilizó en 12 millones de cabezas anuales, en promedio”.

No pasó por alto que tanto Australia, Nueva Zelanda o Brasil, que son grandes productores de carne vacuna y compiten con la industria frigorífica uruguaya en varios mercados del mundo, “también tienen abierta la exportación de ganado en pie” y consideró que “no es menor que uno de los mayores exportadores de ganado en pie de Brasil sea el grupo Minerva que también tiene frigoríficos en Brasil y Uruguay”.

Según argumentó el vicepresidente de la Federación Rural,  el sector criador ha sido el más perjudicado siempre. “Hace 15 o 20 años atrás, un invernador vendía un novillo gordo y compraba 3 terneros o novillitos y hasta 4. No es un enfrentamiento entre el criador y el invernador, es buscar los equilibrios”, explicó.

Sanguinetti fue más a fondo todavía, ya que afirmó que el negocio del invernador “no está funcionando, porque el que tiene que pagar arriba de la cadena cuando le vende la vaca gorda o el novillo gordo, no paga lo que debería ser”, porque la industria frigorífica, “intenta pasarle los costos altos al productor”. La Federación Rural sigue muy preocupada por el peso de los costos a nivel empresarial e industrial y la competitividad.

Rurales EL PAIS