Ganadería

Precio del ganado gordo sigue al alza esta semana

En algunas zonas continúan los retrasos en los engordes.

Haciendas. El mercado continúa mostrando interés por novillos gordos bien pesados para faena. Foto: Ariel Colmegna

El precio del ganado gordo sigue subiendo semana tras semana. La oferta de haciendas de campo se terminó y en algunas zonas del país -como es el caso de Salto- los verdeos no se pueden pastorear porque no tienen piso y como consecuencia, los engordes siguen atrasados.
“Espero una segunda quincena de mes con profundización de la suba y con algunas plantas que pueden empezar a bajar la actividad”, afirmó anoche a El País el consignatario Walter Hugo Abelenda.
Aquellos productores en el sur que están pudiendo pastorear los verdeos, no muestran apuro por vender, más cuando el mercado del ganado gordo viene subiendo entre 3 y cuatro centavos de dólar por semana.
Por otro lado, no parece haber tanto ganado ingresado a los corrales de engorde por algunas incertidumbres que planteó la cuota 481 -el cupo de alta calidad de la Unión Europea para ganado terminado en base a grano durante sus últimos 100 días previos a la faena- y “mucha gente se fue quedando sin encerrar por las amenazas que tiene el negocio”, dijo Abelenda.
A su vez, se dan casos de otros ganaderos que decidieron encerrar en los corrales de engorde previendo la post zafra -los meses de invierno cuando la hacienda gorda sube porque cae la oferta de campo- y la suba de precios.
A modo de referencia, Abelenda confirmó a El País que hizo negocios a US$ 3,15 por kilo en el caso de novillos gordos pesados y de buena calidad y a US$ 2,87 por vacas bien pesadas y con una alta terminación. El abasto sigue empujando fuerte el mercado y hace negocios rápidos que lo van dinamizando.

NORTE. Mientras tanto, desde el norte, el consignatario Francisco Cánepa dijo a El País que en su zona la oferta está bastante normal.
“Recién ahora el clima está dando un respiro a los campos y las avenas, que están un poco saturados de agua”, aseguró el operador.
La oferta de gordo “sigue siendo normal y prudente, no encontramos ganados de gran calidad porque las gorduras están atrasadas”, dijo Cánepa.
En su caso, como referencia marcó US$ 3,10 por kilo de carne para novillo gordo, cuando hay volumen de dos o tres camiones, porque por lotes más grandes “es otro precio”.
En caso de la vaca gorda y bien pesada, el consignatario manejó valores de entre US$ 2,70 a US$ 2,80 por kilo y en este caso aclaró que su escritorio no hizo negocios de volumen. Cánepa aseguró que “hay que hablar con la industria negocio a negocio”. Según su visión, el mercado del ganado gordo se divide en tres: las referencias que pueden brindar los consignatarios de ganado; los acuerdos anuales que tienen los frigoríficos con los productores, cuyos precios no trascienden y, los convenios que mantiene la industria con productores e incluso con algunos consignatarios. En estos últimos dos casos, “esas referencias de precios no son representativas para el resto del mercado”.
Cánepa dijo que la industria muestra interés por mantener el actual nivel de faena alto, estimulando al productor.

Rurales EL PAIS