Ganadería

Precio del ganado gordo continúa firme y al alza

Suba del dólar y volatilidad en Brasil tranca venta de vacas.

Camiones con novillos parados en la rambla portuaria por paro de aduaneros en el Puerto de Montevideo, ganado vacuno, novillos, nd 20081001, foto Flores, Archivo El País

Pablo Antúnez.

El mercado del ganado gordo se encuentra firme y con subas semana a semana, consolidándose el precio de US$ 3,05 por kilo para los novillos gordos de buena preparación y procedentes de verdeos. “Noto una demanda que va observando cómo se va comportando la oferta y en medio de eso va funcionando. Está más cautelosa porque hay poca oferta y se habla negocio a negocio”, afirmó a El País el presidente de la Asociación Consignatarios de Ganado, Carlos De Freitas.

El interés de la demanda se centra en captar aquellos ganados con buena terminación, que son los que escasean, pero según De Freitas, hay “alguna otra industria faenando —a otros precios— novillos de campo de menor terminación”.

Como referencia de valores para negocios de esta semana, el consignatario dijo que los novillos buenos valen entre US$ 2,95 y US$ 3. A su vez, entre US$ 2,85 o US$ 2,90 se pagan los novillos de campo rebajados. Para las mejores vacas (bien terminadas y pesadas) se consiguen US$ 2,75 y entre ese valor y US$ 2,65 para las vacas más livianas.

Postzafra. De Freitas estimó que “será una postzafra más larga que la del año pasado”, porque los verdeos “vienen más atrasados y se encerró poco ganado. Esa es la percepción que hay”. Según su visión, si continúa el interés que está mostrando la industria por faenar ganado a estos valores, puede ser una postzafra más larga. “No me animaría a decir si será con picos de precios más altos, pero sí es seguro que más larga”, afirmó.

En el mercado se nota interés por todas las categorías y se van acentuando las diferencias de precios de los ganados de buena terminación frente a los otros. Los consignatarios consideran lógico pensar en una baja de la faena por la poca oferta de ganado que está apareciendo.

Exportación. La poca oferta y principalmente la alta volatilidad del precio del dólar en Brasil está frenando la posibilidad de exportar vacas gordas en pie hacia Rio Grande do Sul, donde la oferta de ganado comienza a escasear y a los frigoríficos se ven imposibilitados a traer ganados desde otros estados para irse armando las faenas.

El año pasado en los meses de mayo y julio, una empresa exportadora uruguaya estuvo colocando vacas gordas en pie con destino a faena en frigoríficos de Rio Grande do Sul, negocios que ayudaron a que no se cayera el precio en el mercado interno.

Algunas fuentes vinculadas a la exportación en pie consultadas por El País aseguraron que los números hoy no serían un problema para vender vacas gordas a Rio Grande do Sul, pero los importadores brasileños tienen temor de comprar por la suba del dólar frente al real. Semanas atrás, el escándalo de corrupción que afectó la imagen del presidente Temer ocasionó que el precio del dólar disparara fuerte frente al real, complicando bastante a los importadores.

La otra gran limitante es que continúa existiendo un solo cuarentenario en la frontera uruguayo brasileña habilitado para estos negocios. El cuarentenario oficial del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Brasil (MAPA) en Livramento continúa cerrado y como consecuencia, los ganados tienen que ir directo al cuarentenario de Aceguá, complicando la operativa y generando más costos.

Productores y operadores uruguayos insisten en la necesidad de poder contar con el cuarentenario de Livramento operativo y con agilizar los trámite de frontera para que cuando los precios lo permitan, mantener una fluida exportación en pie hacia Brasil.

Rurales EL PAIS