Ganadería / genética

Plasticidad de Braford se reflejó en gira por el litoral

En campos duros la raza anda bien; en los buenos mejor.

 

Pablo D. Mestre.
Lejos de su zona tradicional, los criadores pudieron apreciar la raza en otro ecosistema. La apuesta de la Sociedad este año fue tratar de cambiar y mostrar el Braford en un ambiente distinto. Y nada más y nada menos que en el Litoral, visitando dos establecimientos en el corazón agrícola del Uruguay, en Soriano y otro en zona de San Gregorio, en Flores.
“La plasticidad del genotipo del Braford, define a la raza: en una zona de campos duros la vaca se preña y entrega un ternero del 50% del peso de la madre, que es lo que pretende un criador, pero en zonas como Soriano, también hay muy buenos resultados, entregando un ternero arriba del 50% del peso de la madre”, afirmó el Ing. Agr. Guzmán Vergara Larrechea.
El presidente de la Sociedad Criadores de Braford dijo que “en el campo duro, en lo agreste, el Braford anda muy bien y en el campo bueno anda aún mejor”. Y eso mostró la gira. Además de la sinergia entre la ganadería y la agricultura. “En una zona asociada con agricultura pero que está llena de vacas porque Uruguay no deja de ser un país ganadero por esencia”, dijo Vergara Larrechea.
Por eso la catalogó como una gira inédita en la cual un centenar de criadores recorrieron tres establecimiento que tatúan sus animales.

7 Torres. Empresa familiar manejada por los hermanos Daniel y Hernán Carle. Desarrollan un sistema de cría con destete pesado de terneros, donde los índices son muy buenos en campos arriba de 200 IC, en un predio donde tiene un porcentaje bajo de agricultura pero la pastura es muy buena en base a alfalfa y verdeos.
Ahí logran destetes de 270 a 280 kilos, los terneros son vendidos a un feed lot de la zona cuyo dueño incluso se hizo presente y manifestó que se comportaban excelentemente bien en su recría a pasto y luego entran al corral y son terminados para Cuota 481 con 20 meses y 550 kg de carne, siempre saliendo todo el ganado Braford en la puntera de un corral con eficiencias de conversión de 7 a 1 l, lo que habla de calidad.

La Perdiz. Los hermanos Florencia, Pilar, Milagros y José Manuel junto con su madre Clelia Mailhos siguen la obra de José Cassarino. Allí se vio un mix productivo: genética, cómo el Braford se desempeña a pastura y cómo se termina a corral.
Recorrieron la cabaña donde se vieron los animales que están en preparación para el Prado y todos los toros en preparación para los remates y para la Expo Nacional en octubre en Tacuarembó.
Se vio una recría de novillos sobre alfalfa, para entrar en un corral de Cuota 481 que tiene la propia estancia, y una invernada a pasto del refugo de vaquillonas del rodeo de cría.
Y por último en el corral se vio la puntera de la generación de novillos que ya están por salir, en julio con destino a Cuota 481. El corral está enfocado a Cuota 481, los novillos entran con 370 kilos salen con 550 son engordes de 100 a 110 días con eficiencia de conversión entre 7 y 8 kg de alimentos por kg de novillo ganado. Tienen convenio con el frigorífico en el cual se exigen carcasas de 260 Kg y ahí el Braford ayuda mucho.

San Marcos. Es la estancia de la firma argentina Santa María de la Trinidad SA., en Flores, cuyo administrador es el Ing. Agr. Julio Etchegoimberry.
Mostraron 500 vientres en todas las categorías todos tatuados, desde vacas preñadas a terneras. La vaca adulta, la base que utilizaron cuando empezaron hace 15 años fue un ganado Hereford con toros Nelore y al cabo de los años han ido incorporando genética de distintos orígenes. Mostraron una escalera de 500 vientres con excelente condición corporal pese a estar sobre campos “pelados”, pero donde igual la raza se desempeña muy bien en las condiciones actuales del clima.

El momento. El la última década la Sociedad de Criadores ha tenido un crecimiento en tatuaje y en cantidad de socios que se ha duplicado. “Continúa la curva ascendente de tatuajes, si bien tal vez ha cambiado un poco la inflexión de la curva, no es exponencial como en 2007/2008, pero sigue aumentando la cantidad de ganado tatuado año a año, arriba de 5 a 6.000 reses”, afirmó el Ing. Agr. Guzmán Vergara.
Dijo que los números del SNIG muestran que los animales cruza crecen todos los años en el Uruguay. “La ganadería uruguaya está transitando por un camino por el cual la cruza está siendo una herramienta más para criar”. Y lo justificó porque, en el caso de la Braford, la sintética es una tecnología en sí mismo. “El aumento de la productividad por usar una raza con respecto a sus parentales es una realidad: mejores índices productivos, menos problemas de parto, se mejora la pigmentación, peso al destete, peso final, rendimiento en el gancho, todo eso hace que el crecimiento de la raza por sus propias bondades y lleva a que la sociedad crezca en su número de socios y en el número de tatuajes”.
El presidente de Braford dijo que es un desafío para adelante mantener este crecimiento. “Desde la Sociedad hay un apoyo a los productores con un muy buen servicio del tatuador, con las actividades que realizamos”. Además informó que este año en la Expo Nacional habrá una nueva categoría: rústico individual a corral. “Siempre estamos preocupándonos por introducir cosas nuevas para los asociados”.
El Ing. Vergara reconoció el trabajo de la gerente Melissa Hunziker y del tatuador Juancho Gamarra, “fundamentales en el trabajo de equipo”.

Rurales EL PAIS