arroz / Ganadería / Transporte

Paro afecta transporte de ganado y de madera

La distribución de combustible y de leche no se va a ver perjudicada por ahora, dicen los transportistas.

Paro de transporte. Puerto de Montevideo.

El paro del transporte de cargas comenzó a afectar a sectores clave del agro y en la noche de ayer parecía distante un acuerdo entre los arroceros y los transportistas respecto al precio de los fletes que permitiera solucionar el conflicto. Hubo incidentes en las cercanías de Lascano. Un camión de OSE que llevaba agua a Isidoro Noblía (Cerro Largo) estuvo bloqueado hasta que su conductor pudo demostrar que llevaba el elemento a la pequeña localidad.

Por ahora, la distribución de combustible no está afectada y tampoco lo está la de leche. Pero la planta de UPM en Fray Bentos casi no recibió madera y la de Montes del Plata, en Conchillas, solo la mitad de lo habitual. No entraron camiones al puerto de Nueva Palmira, una terminal granelera clave, y pocos al de Montevideo, dijo a El País Humberto Perrone, gerente de la Intergremial del Transporte Profesional de Carga (ITPC), que impulsa el paro.

Hubo colas de kilómetros de camiones en la ruta 8 y de alrededor de un kilómetro en la 15 en las cercanías de Lascano, Rocha, donde se verificaron incidentes. Perrone dijo que la integremial decidió al caer la tarde que no hubiese concentraciones en la 8 y en los accesos a Montevideo para reducir la afectación del tránsito y evitar “problemas que son muy difíciles de resolver”.

La inexistencia de grandes concentraciones fue verificada con drones del Ministerio del Interior, aseguró. Perrone contó que la Unión de Exportadores realizó una gestión de buenos oficios que agradeció para intentar un acuerdo entre las partes que por ahora no llegó a buen puerto. El transporte internacional también paró.

La gremial que reúne a los transportistas de hacienda ya comunicó a la Cámara de la Industria Frigorífica y a la Asociación de la Industria Frigorífica que adhiere al paro, informó a El País su presidenta, Gabriela Lombardo. La empresaria dijo que la presión de la industria y los productores para que se cargue ganado es grande y que algunos transportistas lo han hecho. Pero aclararon a quienes los contrataron que no se hacían responsables por el estado en que llegue su carga. “El problema es que la presión es muy grande. Muchos colegas nos han dicho que los frigoríficos los están llamando”, señaló Lombardo.

La empresaria dijo que la gran mayoría de los frigoríficos solamente ha accedido a actualizar los fletes tomando en cuenta la variación del precio del combustible y no consideran la evolución de los salarios, la inflación y el tipo de cambio. Para Lombardo el flete del transporte de hacienda debería subir 25%. Unos 800 vehículos transportan ganado.

Según Lombardo, la situación fuerza a muchas empresas a pasar a la informalidad y otras han debido cerrar. Y reconoció que hay en Uruguay un exceso de camiones para una economía que se enlenteció, luego de años de un incremento importante de la flota.

Hubo embarques de ganado en pie que estaban previstos para ayer en el puerto de Montevideo que no se realizaron.

Perrone aseguró que no se afectará la cosecha de soja porque existe una paramétrica para fijar el precio de los fletes preacordada “que ha funcionado maravillosamente”.

De todas formas, hubo zonas del país que no se vieron afectadas por el paro. El presidente de la Federación Rural, Jorge Riani, que es productor en Artigas, dijo a El País que en su departamento se embarcó ganado y arroz normalmente.

Incidentes. La ITPC notó, sobre todo en el este del país, un incremento de los controles de Ancap y de la Dirección Nacional de Aduanas que buscaban detectar el uso de gasoil brasileño de contrabando. En el norte de Treinta y Tres, sobre la ruta 18, un conductor quiso resistir el control y la policía lo detuvo.

Ayer circuló un audio con la voz de un hombre que en las cercanías de Lascano (Rocha) habría dicho que estaba “armado” y que impediría que el arroz saliera de las chacras. José Bresque, presidente de la Asociación de Fomento Rural de Lascano, dijo a El País que a cinco kilómetros de la localidad (donde funcionan dos molinos) había una cola de camiones de un kilómetro. “Está complicada la cosa, hay gente que se ha calentado”, dijo. En Rocha hay aproximadamente unas 33.000 hectáreas y el cereal confluye en Lascano procedente de toda la zona de la cuenca de la laguna Merín, a veces de chacras distantes 70 kilómetros. Bresque aseguró que los vehículos que adhieren al paro en las cercanías de Lascano no son de la zona.

Perrone minimizó los incidentes y atribuyó la responsabilidad a que algunos transportistas que no adhieren al paro “vinieron a prepotear pero los nuestros no entraban en esas cosas, siempre hay bobos…”.

Los arroceros sostienen que pagan mejores fletes que otros productores como los ganaderos y los forestales.

Ejército daría apoyo logístico. El comando del Ejército elaboró un plan para colaborar con la Policía en la disolución de los piquetes en rutas o calles, según confirmaron a El País fuentes castrenses. El apoyo programado consiste en una “asistencia logística” en caso de ser solicitada por el Ministerio del Interior. Se descarta de plano la intervención directa por parte de efectivos militares en la represión de los manifestantes.

“Si la Policía solicita nuestra colaboración ya sabemos cómo actuar”, dijo una fuente militar.

El oficialismo sale a defender el decreto. Los propietarios de camiones insisten en que no están realizando bloqueos de rutas y enfatizan que colocan los vehículos al costado de las carreteras. Seguramente, tienen bien presente el decreto del Poder Ejecutivo que apunta a defender la libre circulación en carreteras, calles y rutas. Las cámaras empresariales lo han cuestionado por entender que es discriminatorio ya que determina que no se desalojarán las concentraciones que perturben el tránsito cuando sean realizadas por sindicatos.

El presidente de la Cámara de Representantes el oficialista, José Carlos Mahía, sostuvo ayer que “el decreto no está dirigido a perjudicar a los trabajadores, sino a laudar una dificultad que había, que algunas movilizaciones terminan afectando a personas que no tienen nada que ver con el problema (…) La bancada del Frente tiene las cosas claras sobre cómo pararse. El decreto se ajusta a Derecho, busca mantener el derecho de huelga y al mismo tiempo salvaguardar los intereses de la sociedad en su conjunto”, sostuvo.

Por su parte, Fernando Pereira, presidente del Pit-Cnt, ratificó ayer la línea oficial de la central de no recurrir el decreto. Refiriéndose a los sindicatos que sí lo recurrieron, señaló que “hubiera preferido que no lo hicieran”, pero consideró que “no se trata de una diferencia profunda (…) Hemos sido claros sobre que este decreto es rechazable porque genera más confusión. Había normas suficientes en Uruguay. En caso de que haya violaciones a la libertad sindical y el derecho de huelga, vamos a actuar”, aseguró.

Rurales EL PAIS