Ganadería

MGAP busca mercados para la carne de cuota 481

Rige consulta pública en Estados Unidos y Uruguay sigue alerta.

Corrales

Corrales

Pablo Antúnez

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, confirmó ayer que la secretaría de Estado “está trabajando en mercados alternativos” para la carne de los corrales de engorde producida bajo el protocolo de la cuota 481, el cupo de alta calidad surgido en el marco del litigio de la carne con hormonas entre Estados Unidos y la Unión Europea.

Más allá de que la cuota 481 continúa vigente, Aguerre admitió que encontrar un mercado para esa carne, en el caso que la cuota se llegue a perder por las presiones que está generando Estados Unidos, “no es fácil”, porque “es el único cupo cárnico con la Unión Europea que no paga arancel”.

Según dijo, la meta de Uruguay debe focalizarse en “seguir buscando una inserción internacional donde la diferenciación sea complementaria de lo arancelario, porque lo arancelario siempre puede cambiar”. Es que según la visión del secretario de Estado, lo que “difícilmente cambia es la decisión personal del consumidor. Tener una imagen de calidad y un producto diferenciado, tener marca definida y la fidelidad de los consumidores, es algo que el Uruguay tiene que hacer y no sólo para la carne”, afirmó.

Realidad. La cuota no está perdida, pero la incertidumbre acerca de su futuro continúa. Hasta ahora el Departamento de Comercio de Estados Unidos hizo un llamado público a todos los afectados por el funcionamiento de la cuota cárnica 481 que le asignó la Unión Europea en el marco de un litigio de más de 10 años que prohibió el ingreso al viejo continente de su carne vacuna tratada con hormonas. En Estados Unidos las hormonas forman parte del paquete aplicado en el sistema de engorde de la ganadería de carne.

El período de consulta pública finaliza el 22 de febrero y Aguerre aseguró ayer que “si la cuota cae, no será de inmediato”. El ministro estimó que tras ese llamado a consultas, seguramente se abrirá un período por el cual las autoridades estadounidenses analizarán los comentarios y abrirán un período de negociaciones con las autoridades europeas.

“Lo que dice con claridad el protocolo que ambas partes firmaron cuando se creó la Cuota 481, es que si se decidiera suspenderla se deberían suspender los mecanismos mediante la OMC y garantizar las condiciones por un período de seis meses. Eso es lo que está escrito y lo que está firmado”. De este modo, el ministro Aguerre intentó volver a darle tranquilidad a los productores de terneros y a los corrales de engorde para que continúen produciendo y no se caigan los precios de la reposición.

“Hemos seguido el tema permanentemente”, dijo Aguerre, pero a su vez aclaró que “desde el primero momento sabemos que no es una cuota que se le haya dado sólo a Uruguay (la cuota es de Estados Unidos)” y se consiguió “gracias a una muy buena gestión de la Cancillería y el MGAP”.

En los últimos años Uruguay viene ocupando alrededor del 35% de la cuota global que rige para los cinco países habilitados por la Unión Europea para participar. Se embarcan anualmente más de 10.000 toneladas —son más cortes que dentro del cupo Hilton que es para ganado a pasto— a un promedio de US$ 9.700 por tonelada.

“Es una muy buena oportunidad para la producción ganadera uruguaya, para la incorporación del grano en la dieta durante la fase de terminación (últimos 100 días), pero tiene estos riesgos”, dijo Aguerre.

La presión de los exportadores de Estados Unidos radica en que hoy tienen un volumen excedente de carne —antes no cubrían toda la cuota— y se quejan por el avance que tuvieron Uruguay y Australia dentro del cupo.

Rurales EL PAIS