Ganadería

Los presidentes de las Federadas analizan el lunes caminos a seguir

Se reunirán en la sede de la Federación Rural mirando al futuro.

GANADO  VACUNO

Ganadería. Secuelas de sequía castigan al ganado en parición. Foto: Ariel Colmegna.

 

Pablo Antúnez.
Los presidentes de las Sociedades Federadas que conforman la Federación Rural se reúnen el próximo lunes en Montevideo, con el cometido de analizar la problemática que vive el campo uruguayo y determinar los caminos a seguir.
La sequía, cuyas secuelas aún viven los productores de las zonas centro, este y noreste agarran al ganado en plena parición -con vacas débiles, terneros chicos y campos que verdes pero sin comida-, la suba de los costos y la suba de la carga tributaria tras la reimplantación del Impuesto a Primaria para el campo, son algunos de los temas que vienen preocupando a los productores.
“La idea es ver cómo se sigue adelante, porque no hubo mucha comprensión desde el gobierno, se siguió para adelante imponiendo impuestos”, aseguró el vicepresidente de la Federación Rural, Miguel Sanguinetti a El País.
Los números de cierre del último ejercicio productivo, tanto en los establecimientos pertenecientes a Fucrea como al Instituto Plan Agropecuario (IPA) están mostrando un menor ingreso neto por hectárea.
En el caso de Fucrea, el promedio de 121 carpetas y 218.000 hectáreas que abarcan 18 grupos Crea Ganaderos, arrojó un ingreso de capital promedio de US$ 79 por hectárea. Fucrea analiza los datos calculando el producto bruto de las empresas menos sus gastos de estructura y variables, para tener ingreso de capital.
Ese ingreso de capital no es lo que le queda al bolsillo del propietario de la empresa, sino que con ese ingreso la empresa va a afrontar el pago de arrendamientos, deudas e inversiones, aparte del retiro de dinero que haga el productor para poder vivir.
Las “carpetas verdes” del Instituto Plan Agropecuario (IPA) de las empresas ganaderas del este, noreste y centro del país, mostraron que la producción de carne vacuna por hectárea se redujo 5,5%, posicionándose en 86 kilos por hectárea y la producción ovina cayó 22%, sumado a otro 5% de baja en la producción de lana.
La caída de la productividad y de los precios en vacunos, a pesar del crecimiento de los valores del ovino, determinó una caída de 15% en el Producto Bruto de estos predios comparado con el ejercicio anterior; Este año fue de US$ 140 por hectárea. El resultado final de estos predios, medidos a través del ingreso de capital se redujo 38%, mientras que el ingreso neto cayó 60%, logrando valores de US$ 38 y US$ 18 por hectárea. Los predios criadores del este, noreste y centro fueron los más afectados por el déficit hídrico. El Producto Bruto de estas empresas cayó 4%, ubicándose en US$ 158 por hectárea, con un peso muy fuerte de los vacunos. La baja del Producto Bruto es explicada por la baja del precio del vacuno y de los granos. El ingreso neto, que difiere del ingreso de capital en que se consideran dentro de los costos los pagos por arrendamiento y por intereses de deuda, se reduce 2% llegando a US$ 52 por hectárea.
“Vemos el futuro con mucha preocupación porque por más que el dólar haya subido, los costos también siguen la misma tendencia y los ingresos de capital son menores”, reconoció Sanguinetti.
“El sector vive momentos de bastante iliquidez, por eso, la meta es sondear las entidades de base para determinar un camino a seguir”, explicó. Pocas veces la gremial recurre a una reunión de presidentes para analizar en conjunto las luces y sombras futuras del campo.

Rurales EL PAIS