Ganadería

Lluvias complican el mercado ganadero; buscan bajar precios

Se achica la oferta y hay productores que pararon de vender.

DSC_0071

Las lluvias continúan reduciendo más la oferta de ganado gordo, mientras que la industria frigorífica comienza la semana pasando precios más bajos por novillos gordos y vacas, aunque las empresas siguen intentando armar sus faenas por más que el mercado esté difícil.
Según dijo a El País el presidente de la Asociación de Consignatarios de Ganado, Sebastián Blanco, los frigoríficos comenzaron la semana pasando un precio de US$ 3,70 para el novillo gordo y US$ 3,40 para la vaca gorda, en todos los casos por kilo de carne. Sin embargo, más allá de esos valores, el consignatario explicó que las puntas están en US$ 3,80 para el novillo gordo y US$ 3,45 para la vaca gorda (siempre por kilo de carne). Blanco destacó que “todavía no se llegó a US$ 4 por kilo para ganados de campo”. Sí se manejó ese valor para haciendas con terminación a granos o en el caso de novilllos que estaban siendo engordados para la cuota 481 (el cupo cárnico de alta calidad de la Unión Europea) y quedaron fuera por haberse pasado de la edad establecida en la normativa vigente.
La semana pasada, el precio del novillo gordo cotizaba en la planilla de los consignatarios a US$ 3,81 por kilo de carne y respecto a la semana anterior había subido 1,06%. A la vez, la vaca gorda se pagaba a US$ 3,39 por kilo y había subido 0,89% en las mismas fechas de la comparación.
Blanco explicó que frente a los nuevos valores y con las lluvias, “hay muchos productores que no están vendiendo sus ganados”.
Por otro lado, las lluvias también están complicando pastorear los verdeos, pues los campos están anegados. Eso obligó a sacar los animales de las pasturas y esperar que el suelo seque un poco para volverlos a poder pastorear. En definitiva, aquel productor que tiene verdeos y está pudiendo pastorearlos -más allá de los problemas climáticos puntuales- no tiene apuro por vender y apunta a meterle más kilos a sus ganados.
Hasta ahora el mercado ganadero venía con valores firmes y al alza, impulsado por las presiones que ejercen las faenas que realizan las cuadrillas de rabinos con destino a Israel, donde este año tienen sólo un mes en lugar de dos para cumplir con las faenas, debido a problemas entre los operadores y el gran rabinato.
Era previsible que los precios comenzaran a aflojarse porque las cuadrillas de rabinos, en la mayoría de los casos, se estarán retirando de la industria cárnica uruguaya a fin de mes.

Rurales EL PAIS