Ganadería

La gestación promedio en los vacunos llegó al 77,8%

Taller de INIA Treinta y Tres esperaba índices más altos.

Procreos. Lo más importante es darle de comer bien a las vacas.

Pablo Antúnez.
El 15° Taller de Evaluación de los Diagnósticos de Gestación vacuna, organizado por el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) Treinta y Tres, mostró un 77,8% de preñez promedio a nivel país. Ese valor promedio de 2017 contrasta con el 70,6% del año pasado, que fue bastante bajo porque el clima en algunas zonas no ayudó a preñar.
A 15 años de su creación, apuntalado por el equipo de veterinarios y por Graciela Quintans, investigadora de INIA y especialista en el sector cría, otro año más dejó como enseñanza que aún en los años donde el clima ayuda a que las vacas presenten celo, las medidas de manejo para asegurarse los terneros deben estar presentes en los predios.
El grupo de veterinarios privados que aportó la información -Gabriel García Pintos, Santiago Bordaberry, Gustavo Sacco, Pablo Nieto, Lauro Artía, Pablo Marinho y Eduardo Texeira- diagnostico un total de 407.985 vientres, de los cuales 317.357 vientres estaban preñados al ser revisados por ecografías o tacto.
A diferencia del resto del país, en Artigas y Salto el índice de preñez promedio fue de 73%, cuando el año pasado había sido de 74%. En esos departamentos, el rodeo sintió el nivel de lluvias récord y algunas categorías como las vaquillonas de sobreaño las sintieron más; esos eran los vientres que se servirían en la primavera, había adelantado el veterinario Guillermo de Nava a El País meses atrás, cuando aún estaban por finalizar las ecografías. El productor se descansó en la abundancia de pasto y se llevó algunas sorpresas con los diagnósticos, explicaba De Nava (que participó durante años en los talleres de INIA). Más allá de la sorpresa en el norte del país, en el resto los resultados fueron buenos.
El cuello de botella sigue en que, por más que en Uruguay hay suficientes tecnologías de bajo costo para elevar los índices de gestación, todavía hay productores que por distintos motivos no las aplican en sus predios. Y no hace falta gastar más dinero para producir más.

Un destaque merece el caso de Rocha donde el porcentaje de gestación promedio fue 83,7% frente a 74,3% del año pasado. Según explicó a El País el Dr. Emilio Machado, esta cifra es la más alta en los 15 años que se realiza el taller. El especialista explicó que esto se debió al buen clima y al manejo de los productores “que no se descansaron en ello y le pusieron toda la dedicación”.

El Dr. Machado que al igual que ha estado presente en el Taller en Treinta y Tres como desde el principio dijo que este encuentro es “el evento más importante en cría que se realiza en el país”.

En Lavalleja y otros: 78,4% frente a 66% de 2016; Durazno y otros departamentos del centro: 72,9% frente a 66,9%; Cerro Largo y otros: 75% frente a 72%. Veterinarios y productores esperaban una mayor tasa de preñez a nivel país, porque en muchas zonas difícilmente vivieron un año tan bueno desde el punto de vista forrajero como este, con una primavera sobresaliente. Pero, las altas tasas esperadas no se lograron.
Los técnicos sostienen que frente a una primavera buena, con abundante producción forrajera, los productores aplicaron menos tecnologías como el destete temporario para mejorar la gestación en sus rodeos.
En la otra vereda, hay productores que capitalizaron muy bien el pasto que tenían en sus predios, logrando 3 o 4 puntos porcentuales más de preñez este año y otros que se descansaron y se llevaron sorpresas.
También es cierto que se venía arrastrando “cola de parición” (vacas que parían más tarde) de los dos entores anteriores y eso complicó bastante en algunos casos.
En estos 15 años, el Taller de Evaluación de los Diagnósticos de Gestación Vacuna le abrió las puertas a la información y el contacto con los investigadores a los veterinarios de campo, afirmó Bordaberry, que representó al grupo de profesionales participantes en los talleres en la Mesa Redonda de Cierre, donde -una vez más- se reconoció el aporte de años de investigación del ingeniero agrónomo Jaime Rovira al sector de la cría. El taller remarcó que lo más importante es dar de comer bien a las vacas.

Rurales EL PAIS