Ganadería

“La carne no bajó más de 10%, pero los subproductos cerca del 50%”

Entrevista a Eugenio Schneider, principal de frigorífico Casa Blanca

Dentro de un panorama complicado para las materias primas, ¿cómo observa usted el mercado de la carne vacuna?

La carne, de no mediar problemas sanitarios graves, siempre tiene una estabilidad mayor que el resto de los productos agropecuarios. No es tan volátil. La carne en el mercado internacional bajó no más de 10%.

Pero lo que bajó fueron los subproductos, que cayeron cerca de 50%. El cuero está de nuevo en US$ 1 el kilo, de US$ 1,50 que había llegado a cotizar. Hay un grave problema en Brasil, con unos 60 millones de cueros que no se pueden vender.

Solamente la baja que tuvo el cuero este mes, me incide en una baja de US$ 150 mil en la recaudación.

Los subproductos para hacer comidas para mascotas también bajaron mucho. Todo está en una especie de aplastamiento, que también sucede en productos como el mondongo y el librillo, que bajaron a la mitad. Ahora se liberó la entrada por Hong Kong, que es el destino de estos productos, pero con condiciones muy severas de control y con precios que no reaccionan.

En este momento, con los precios actuales no logramos pagar los costos fijos. Para que no perdiésemos, si el mercado externo mantuviera exactamente las condiciones actuales, el mejor novillo debería valer US$ 3,60 el kilo carcasa. A ese nivel se puede funcionar. No se puede invertir en otro lado, pero se puede mantener el ritmo.

Usted es de origen europeo, ¿cómo observa la demanda por carne desde ese continente?

Para nuestro producto la demanda va a seguir. Los europeos no tienen ninguna intención de aumentar su producción, aunque también hay que tener en cuenta que tienen algún problema por el embargo a Rusia, que hace que la carne barata de Europa no tenga un destino tan claro.

¿Trabaja dentro de la cuota 481?

Sí, pero no mucho. Es la primera vez que pierdo plata, y fue dentro de la 481. Fijamos un valor de los novillos, tres meses antes, pensando que era una cotización razonable por los animales de feedlot, pero el precio de venta bajó muchísimo, unos US$ 2 el kilo.

¿Quiénes son los principales clientes de Casa Blanca?

Nuestro principal cliente es Chile; vendemos carne enfriada a la cadena Totus, un gran cliente que en Uruguay solo compra carne nuestra. Nosotros proveemos 40% de toda la carne que Uruguay exporta a Chile, con 1012 camiones mensuales. En esta última venta, debido a la fuerte suba del precio del ganado, con los primeros seis ganamos plata, con los siguientes tres empatamos, y con los tres últimos perdimos. Ahora fijamos un nuevo negocio a precios nuevos.

Con Chile, y en algunos otros mercados también, apostamos a un cliente determinado. Nos paga algo más, pero sabe que nosotros no lo vamos a dejar sin carne y saben que tienen una calidad asegurada. Ellos solo se proveen en Argentina y Uruguay, porque no compran carne de cebuinos.

¿Cómo ve el próximo año en el mercado de la carne?

Claramente no va a ser fácil.

 

Faxcarne.

Rurales EL PAIS