Agricultura / Ganadería / investigación

INIA debe equilibrar los esfuerzos y visiones del corto, mediano y largo plazo

Se trabaja en  la nueva planificación del plan estratégico del instituto de cara a los próximos cinco años.

El presidente del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria, Álvaro Roel, dijo que el principal desafío que se tiene que enfrentar es equilibrar los esfuerzos y las visiones del corto, mediano y largo plazo. “No podemos estar desconectados de la realidad, pero también tenemos que construir el futuro al cual queremos llegar”.

Roel comentó que este punto es donde hay que hacer mayor énfasis en los próximos cinco años y apuntar para que siga siendo en 2030. “Muchas veces en contextos adversos las investigaciones a largo plazo son las que nos terminan generando las oportunidades para poder transitar en estos momentos”.

A modo de ejemplo, el presidente del INIA explicó que “gracias a tener un ensayo de rotación de sesenta años, que es emblemático a nivel regional y mundial, hoy sabemos que es mucho más rentable tener una agricultura conectada con las pasturas y la ganadería, que un modelo visualizado solamente en la agricultura”. Por tanto, tenemos que tener “investigaciones vinculadas a los insumos pero también a los procesos, y es ahí cuando empezamos a valorar muchas cosas que tenemos en nuestro ecosistema que hacen a la visión de costos”, indicó.

Pensando en los desafíos a corto plazo, Roel dijo que éstos se enfrentan transfiriendo y comunicando la generación de conocimiento logrado. “Hay un montón de información y una oportunidad de trasladar mucho más el conocimiento generado, nosotros tuvimos una estrategia en ese sentido y no estamos convencidos en la misma, pero la definición es hacer con otros y conectados con el resto de las instituciones”.  

Según el presidente de INIA, hoy la producción estratégica del país “está definida” y es de seguir “mejorando su producción y llegar a los mercados más exigentes”, pero en códigos de “intensificación sustentable”. “Muchas veces no somos conscientes cuando tomamos esa definición, pero después los institutos tienen que reaccionar para apuntar a esos sectores del mundos más exigentes”, sumó. 

Con respecto al costo país, Roel explicó que no se puede ser ajeno a la realidad de los sectores. “Tenemos que pensar en procesos e intentar sustituir los costos con conocimientos generados de los procesos y por ahí vienen los desafíos; es la apuesta más grande del instituto”.

Finalmente, Roel se refirió a la situación financiera del INIA. “Hoy tenemos los recursos y la capacidad anticíclica para poder diseñar los mejores proyectos con limitantes de dinero, lo que no quiere decir no no hay que salir a pelear este modelo”.

Rurales EL PAIS