Ganadería

Hay poca oferta de ganado gordo en el mercado

Lluvias aliviaron la presión vendedora y se logra un equilibrio.

Ganado vacuno, ganado hereford, vacas, campo , Durazno, nd 20070531, foto Ariel Colmegna, Archivo El Pais

Una oferta sin demasiado crecimiento y precios similares a los de la semana anterior, dominan el mercado del ganado gordo al comienzo de esta semana. “Hay diferencia de precios entre las plantas frigoríficas, con algunas más necesitadas que otras”, afirmó a El País el consignatario salteño Francisco Cánepa.

Como referencia manejó de US$ 3,05 a US$ 3,10 para el novillo gordo y de US$ 2,85 a US$ 2,90 para la vaca gorda, pero según Cánepa, “no hay una oferta interesante”.

Las lluvias, al menos en el norte del país, “calmaron algunas emergencias que los productores pudieran tener para vender y ahora no están mostrando mayor apuro para desprenderse de las haciendas gordas”, explicó Cánepa.

El consignatario y algunos otros consultados por El País dijeron que no hay tanto ganado gordo como se creía. En muchos casos los productores ya vendieron, porque la falta de agua apuró los campos y hubo necesidad de vender antes que la hacienda perdiera más kilos. Por eso, Cánepa dijo que en el norte, “la gran mayoría de los ganados gordos de campo ya se vendieron”.

Más allá de la faena alta -por encima de 50.000 reses semanales-, la otra buena señal es que toda la industria empuja por vaquillonas y ganados jóvenes. “Tanto el abasto como la industria exportadora siguen comprando fluidamente vaquillonas y ganado joven, como lo hicieron durante todo enero”, destacó el consignatario. De este modo, aprovechan la mayor demanda del mercado debido al turismo.

Cánepa sostuvo que “hay una necesidad imperiosa” de los productores por lograr buenos valores para que los números cierren.

A modo personal Cánepa reconoció que no está viendo tanta inversión en ganado gordo y eso se nota en la oferta, al menos en el norte del país.

“Será difícil que el productor arriesgue. Del 15 de febrero en adelante tendría que haber movimiento de siembra de avena”, fundamental para alimentar el ganado en otoño e invierno.

Los precios del ganado gordo jugarán un papel fundamental al momento de evaluar esas inversiones en cada empresa.

Mientras tanto, a nivel de ovinos, el mercado sigue prácticamente paralizado, excepto a nivel de corderos pesados. “Estamos con capones gordos de 50 kilos y no los podemos colocar”, afirmó Cánepa mostrando esa paralización del mercado.

Rurales EL PAIS