Ganadería

Fuerte apuesta a racionar para paliar daños de sequía

Las últimas lluvias solucionaron problemas de aguada y verdeos rebrotaron.

GANADO  VACUNO

Manejo. Salvar los terneros y las vacas de cría es la meta de todos los predios ganaderos afectados.

 

Pablo Antúnez.
La emergencia agropecuaria que afecta a nueve departamentos al sur del Río Negro continúa hasta el próximo 15 de agosto, según confirmaron a El País fuentes del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca. Si bien en algunas zonas hay ganado más sentido que en otras -básicamente rodeo de cría-, el principal problema era la falta de agua en tajamares y aguadas, pero las últimas lluvias le dieron un aliento a esos predios afectados.
En el marco de la emergencia agropecuaria, fueron pedidos 23.828.870 kilos de raciones al Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca de los cuales se llevan entregados 14.490.131 kilos que representan el 60% del total pedido, pero a finales de la presente semana se estará arriba del 65% de cobertura. Son 2.533 los productores familiares que se acogieron al operativo raciones y 92 las organizaciones de productores que fraccionan y distribuyen los alimentos.
Más allá de estas cifras, en todos los departamentos hay muchos productores ganaderos que están racionando al ganado por sus propios medios.
“Los verdeos respondieron bien a las lluvias. Los animales sintieron la sequía y el rigor del invierno, pero hasta ahora los productores vienen llevando muy bien la situación”, aseguró ayer a El País Santiago Barreto, técnico del Instituto Plan Agropecuario en Treinta y Tres. El temor y la incertidumbre de poder pasar los 100 días de invierno ya quedó atrás y “hoy la situación está bastante controlada”, contó el técnico.
Barreto dijo que su zona no se registraron mortandades de animales por falta de comida, porque los productores se movieron a tiempo para poder sobrellevar el invierno.
“No se ve ganado en estado calamitoso, ni a nivel de campo, ni a nivel de ferias”, explicó el técnico de IPA, aunque advirtió que “no se puede cantar victoria porque aún queda algo del invierno por delante”.
Más allá de las recientes lluvias, los campos naturales siguen “pelados” y no tendrán respuesta forrajera hasta dentro de por lo menos 40 o 50 días.
A su vez, Nicolás Scarpitta, técnico del IPA en Rocha, aseguró anoche a El País que el estado corporal del ganado es bastante desparejo, ya que depende de las medidas de manejo que adoptó cada ganadero.
“Los productores que estaban con pasto, muchos recurrieron al uso de bloques nutricionales y ese ganado se vino manteniendo. Había situaciones donde los productores estaban con poco pasto, el ganado empezó a consumir las reservas que tenía y ahí se ve un poco más sentido”, aclaró Scarpitta.
A nivel de pasturas sembradas, también en esta zona se está comenzando a notar el cambio, pues están respondiendo bien al agua.
En Lavalleja, la situación es bastante más complicada y la principal preocupación es el estado corporal del rodeo de cría frente a la parición que comenzará a mediados de mes.
“Se ve ganado sentido, el ganado está muy bajo de estado y nos estamos aproximando la parición. La escasez de forraje repercutirá en la producción de leche y en la sobre vivencia de los terneros”, reconoció la veterinaria Betina Cóppola. En su zona hubo abortos puntuales por la aparición de enfermedades infecciosas como brucelosis o leptospirosis. La principal mortandad de animales -al igual que en otras zonas- fue porque quedaron trancados en el barro de los tajamares secos.
Cóppola dijo que aquellos productores que tienen avenas o reigrases sembrados y rebrotados están haciendo pastoreo horario para administrarlos mejor, pero el campo natural continúa sentido y el reflejo de las lluvias, si el tiempo acompaña, recién se verá dentro de varias semanas. “Más de 300 pequeños productores están racionando sus ganados en el marco de la convocatoria del MGAP”, dijo la experta del IPA.

 

Rurales EL PAIS