Ganadería / Remates

Frigorífico Modelo y La Rubeta tuvieron una noche “suprema”

En la segunda edición del remate Vientres Supremos, los 33 lotes ofertados se vendieron a un valor promedio de US$ 9.127.

Hay equipo. En la Rural del Prado, remataron Cánepa y Valdez, con el Banco Santander.

Pablo D. Mestre
Cuando la calidad hace la diferencia…

Y de qué forma…

Tras el fantástico primer remate Angus de Vientres Supremos que realizaron hace un año en la Rural del Prado, Frigorífico Modelo y La Rubeta se enfrentaban al desafío de mantener el nivel del mercado.

Pero se equivocaron…

Porque no sólo lo mantuvieron, sino que superó incluso lo que fue la primera edición.
Es fácil verlo en las cifras. A cargo de escritorios Ruben F. Cánepa y Valdez y Cía., se comercializaron los 33 lotes a un valor promedio de US$ 9.127 bajo los martillos de Francisco “Peto” Cánepa y Alejandro “Nano” Núñez, con los precisos comentarios de Javier Ezcurra.

Y no sólo eso.

Una ternera (Modelo Quebrantador 3147, hija de Quebrantador x SAV NET Worth), fue subastada en US$ 24.000, adquirida por la cabaña argentina TerraGarba, tras intensa puja.
Esta ternera de Frigorífico Modelo, Quebrantador sobre una vaca en sociedad con La Rubeta, vino como parte de la repartición de embriones. “Que Rodrigo haya elegido una vaca allá, que le haya dado una ternera de ese nivel y que haya sido el precio máximo del remate es un lujo”, afirmó Carlos Fernández, principal de La Rubeta.
Otra ternera, (Conce 635 Don Omar), de Sociedad Ganadera San Salvador que es Don Omar x Quebrantador, se comercializó en US$ 15.600, y fue adquirida también por una cabaña argentina: Agrosian SA.
Ambas quedarán en Uruguay y los compradores manifestaron el interés de participar en la Expo Prado 2018. “Que vengan dos criadores de Argentina a comprar terneras, las paguen a estos precios y tengan la confianza de dejarlas en Uruguay es fantástico”, dijo Carlos Fernández.
“Había algunas recomendadas para bozal, con la posibilidad de competir en la pista, de ahí que los compradores consideraron que tenían futuro”, afirmó por su parte el Ing. Rodrigo Fernández Abella. Agregó que “no tengo dudas que las vamos a ver en las pistas, como pasó tras el remate del año pasado”.
En resumen, se vendieron las 7 terneras a US$ 24.000 de máximo, 4.200 de mínimo y 10.971 de promedio.

Pero hay más.

Una vaquillona preñada, que fuera la Mejor Hembra de la reciente Nacional Angus en Florida (Modelo Rubeta 2920, Gringo x Frontline), se subastó en US$ 16.200, adquirida por la firma Urdinal. “Le teníamos tanta fe que nosotros mismos hicimos uso del reglamento y nos la quedamos (por US$ 7.000), en el remate de la Nacional para ofrecerla en esta subasta”, aseguró el director genético de Frigorífico Modelo.
También Urdinal adquirió otra vaquillona preñada (Modelo Rubeta 2921, Supremo x Tres Marías Comanche), en US$ 15.600.
Así, las 21 vaquillonas preñadas se vendieron con máximo de US$ 16.200, 3.600 de mínimo y 8.343 de promedio.

Y más.

La novedad de este remate era que se ofrecían 3 receptoras preñadas de La Rubeta dándole la opción al comprador de recibirlas en Uruguay o en Argentina. Pues bien, las tres se comercializaron a un promedio de US$ 12.400, “precio sin antecedentes en Uruguay y quizás en la región”, según el Ing. Agr. Rodrigo Fernández Abella.
Una receptora preñada de Bomba x Quebrantador y una de Forjadora x Candelero, fueron adquiridas por Urdinal, en US$ 12.600 cada una. Y en US$ 12.000 Juan Pablo Pérez Frontini compró una Mulata por Quebrantador.
Sumadas otras 2 receptoras del Modelo, las 5 receptoras preñadas se vendieron en: 12.600, 6.000 y 9.840 de promedio.
“La sorpresa más grande es que las 3 de La Rubeta quedaron en Uruguay”, dijo Fernández Abella.
Por su parte para Carlos Fernández que las vacas se queden en Uruguay, es fantástico. “Sabíamos que venían 2 o 3 argentinos por las receptoras y obviamente iban a elegir llevarlas para allá. Ante ello mi deseo era que por lo menos una se quedara en Uruguay, y que hayan quedado las tres es un gran orgullo”, dijo.

Consolidación. Tras el último martillazo de la noche, Rodrigo Fernández Abella destacó que “tuvimos compradores que operaron el año pasado y este año repitieron con más fuerza”. Y mencionó que actuaron criadores argentinos “y otros que vinieron, finalmente no pudieron hacerlo porque los superaron los valores”.
Dijo que así como la oferta era muy pareja de Modelo con Rubeta, también lo fueron los valores logrados por ambas cabañas. “Un remate que nunca se trancó, la oferta aparecía enseguida con la entrada de las reproductoras a pista y eso habla de la demanda”.
Ahora, según el Ing. Rodrigo Fernández, viene el desafío más grande: “en los remates nos gusta superarnos año a año en el nivel de la oferta y después el mercado dice lo que pasa. Y será un desafío muy grande superar el nivel de este año”. Sí se comprometió a mantenerlo. “Y como nos gusta innovar, buscarle otro tipo de atractivos, como lo fue el de la entrega acá o en Argentina que se mantendrá”.
Esto, para Fernández Abella es la consolidación del proyecto genético de la alianza Rubeta Modelo. “Ambas cabañas pensamos igual en cuanto a lo prioritario de los remates de genética y por eso nos llevamos bien”.
Y además dijo que este mercado “es reflejo del momento que vive la raza hoy, este promedio es difícil de lograr en la región”. Y consideró que es relevante “cuando estamos frente a un Congreso Mundial que se realizará en Uruguay en 2019, esta genética será determinante y así lo valoraron los criadores”.

Imponente. Carlos Fernández, uno de los directores de cabaña “La Rubeta” dijo que fue “un tremendo remate”.
Consideró que “la presencia de criadores de otras razas, refleja además el momento Angus, una raza muy dúctil, muy amplia y noble. El que prueba Angus es muy difícil que se cambie a otra raza”, sostuvo.
Es que dijo que el momento Angus en Argentina y Uruguay es fabuloso.
Mencionó una conversación con su hermano Martín y con un directivo de Angus Argentina y coincidían que “es sorprendente. Porque más allá de los valores y los promedios, lo importante era poder colocar toda la oferta y se logró con varias manos levantadas”.
Destacó la presencia de una decena de criadores argentinos, “incluso alguno que no es cliente asiduo de La Rubeta y estaba muy interesado en esta hacienda”.
Por eso reiteró que “fue sorprendente”.
Carlos Fernández recordó que “cuando iniciamos esto, hace 5 años, la idea fue armar un grupo de donantes en Uruguay y tener un núcleo genético acá, presentando animales en exposiciones; siempre con la visión de hacer un remate de genética. Y así lo hicimos el año pasado con cautela y algo de incógnita, y fue un suceso. Lo de ahora es la consolidación”.

Pista asegurada. Ya terminada la jornada, con la satisfacción de los integrantes de Frigorífico Modelo y de La Rubeta, así como también de las firmas rematadoras, Luis Fernández Echeverría aseguró con un tono emotivo que este éxito era el fruto de la calidad genética expuesta en pista. Y ya con la voz quebrada dijo: “con esta selección de Rodrigo, la jura del Prado está en buenas manos”.

Galería de fotos de Pablo D. Mestre.

Rurales EL PAIS