Expo Prado / Ganadería

Exportación de ganado en pie marcó la agenda de la semana

Informe encargado por la industria, provocó diversas reacciones y otro trabajo de Apeo.

Coincidencia. En conferencia organizada por Carve y El País, Zerbino, como De Mattos, Nin y Lussich defendieron la exportación en pie. Foto: Ariel Colmegna.

Cerró una semana donde la exportación de ganado en pie convulsionó al sector ganadero y encontró marcadas posiciones a favor y en contra de esta operativa de negocios que ha venido en aumento con el correr de los años y alcanzó su máximo histórico, impulsada por la demanda de Turquía, en 2016.

Informe CPA. El pasado martes la consultora CPA Ferrere publicó, a pedido de las gremiales de la industria frigorífica (Asociación de la Industria Frigorífica del Uruguay y Cámara de la Industria Frigorífica) y frigorífico BPU, un estudio realizado en enero de este año que tenía como objetivo cuantificar el impacto de la exportación de animales en pie en Uruguay.

Más allá que esta discusión puede ser “abordada desde distintas ópticas”, el análisis se concentró en evaluar cuáles son las “pérdidas de valor agregado” en la cadena cárnica “en la medida que se dejan de realizar una serie de actividades de agregado de valor sobre los animales exportados”, según se explicó en el informe de CPA Ferrere.

El estudio concluyó que “desde el año 2008 hasta el 2016 se exportaron un total de 1,5 millones de vacunos en pie”, generando “pérdidas netas de Valor Agregado Bruto (VAB) en la cadena cárnica uruguaya por US$ 480 millones”. Esto implica un perjuicio productivo de US$ 319 por cada vacuno exportado (US$ 53 millones anuales).

Informe APEO. Paralelamente, a pedido de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), la consultora APEO avanza en un análisis para comprender cuál es el impacto de la exportación ganado vivo en la recomposición del stock ganadero, el que será publicado la próxima semana.

Ignacio Buffa, director de APEO, adelantó a Rurales El País que con el trabajo se busca definir una “perspectiva más dinámica” del sistema de negocio planteado, dado que “no es neutro” para el resto de la ganadería porque “libera espacio a otras categorías”.

El especialista explicó que la venta de terneros en pie abrió puertas a la producción de vacas de cría, deduciendo que con un aumento anual del 4% de la cantidad de animales de esta categoría compensa la pérdida neta de VAB de US$ 53 millones anuales. Buffa detalló que el rodeo de vacas de cría se incrementó un 7% (200.000 reses) desde 2013 a la fecha, logrando un beneficio económico de US$ 56 millones por el producto adicional generado.

Aguerre. Una vez conocidos los informes, el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, fue consultado sobre la polémica que encierra a la exportación y afirmó que “no hay ninguna razón” para modificar una política que ha sido “exitosa”.

Aseguró estar “filosóficamente convencido que la producción tiene que tener una alternativa diferente a la concentración del mercado”.

También el Secretario de Estado aseveró que “no hay ninguna prueba que permita decirnos, que porque se están exportando en pie, se ha reducido la actividad de la industria frigorífica”. Por el contrario, Tabaré Aguerre dijo que “cada vez exportamos más carne” y la “cantidad de terneros, descontado lo que se exporta en pie, es más o menos la misma que se producía antes”.

Desde la industria frigorífica exhortaron defender el libre comercio. “La exportación de ganado en pie debe continuar, pero es bueno saber los efectos y por eso está bueno que se empiecen a dar este tipo de estudios y que se pueda discutir el tema” señaló, en conferencia sobre el futuro de los mercados para las carnes uruguayas en el marco de la Expo Prado, Daniel De Mattos, gerente ejecutivo de frigorífico BPU (NH Foods).

Aunque está de acuerdo con la salida de terneros para engorde y faena en destino, el empresario solicitó “políticas integrales dentro de la cadena cárnica. No podemos tampoco beneficiar a un eslabón, en detrimento del otro”. De Mattos consideró necesario “defender que tengamos accesos con aranceles más justos en toda la cadena cárnica. Es la forma en que la industria frigorífica puede competir con la exportación en pie. Denme mejor acceso arancelario a los mercados y yo voy a comprar esos terneros”, aseguró.

A lo largo de esta operativa de negocio, Turquía significó el principal destino para la colocación de animales en pie, y según CPA Ferrere existe en ese país una brecha arancelaria de 223% entre el producto menos gravado (ganado en pie para cría) y el producto más gravado (cortes de carnes).

El presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Pablo Zerbino, entiende como una “injusticia” que sucedan esas diferencias de ingreso en el país euroasiático. Sin embargo, definió al informe solicitado por los gremios de los frigoríficos como “un manotazo de ahogado”. Zerbino dijo que “están experimentando un problema de costos” y “no tienen más remedio que procurar conseguir oxígeno de alguna forma”.

Como solución a este conflicto, el canciller de la República, Rodolfo Nin Novoa, planteó la necesidad de trabajar en un tratado de libre comercio con Turquía para ajustar el diferencial arancelario que está vigente entre las ventas de carne bovina y el ganado vivo en pie.

Nin Novoa aseguró, en la conferencia sobre carnes en Expo Prado, que “sería injusto” desarmar la comercialización de animales en pie, entendiendo que el volumen anual de colocación es bajo -en 2016 se enviaron a los mercados 273 mil cabezas- y “no afecta a la industria frigorífica ni a su mano de obra”.

En la misma conferncia Manuel Lussich afirmó “la mejor exportación en pie es la que, estando habilitada, no se lleva a cabo porque no hay necesidad”.

Rurales EL PAIS