Ganadería / Remates

En Cuchilla de Silvera vendieron más de 25 mil vacunos en el año 2015

Un balance positivo del año hizo Juan Carlos Martínez. La firma cuya actividad principal son los remates ganaderos y ventas por pantalla con Lote 21, marcó un incremento en los negocios.

Pablo D. Mestre.

Sólo en su local “Cuchilla de Silvera” (ruta 8, k 99) se colocaron más de 25.000 vacunos, 7.000 lanares y 430 yeguarizos, en 29 actividades durante el año, con ferias quincenales y remates especiales. “Es un local donde se realizan transacciones entre aproximadamente 70 vendedores y 55 compradores, promedio en cada feria”, explicó el propio Juan Carlos Martínez Urquiola. Los clientes provienen el 50% de Lavalleja, un 35% de Canelones y el resto de Maldonado, San José, Colonia, Florida y Durazno entre otros.

En Mariscala la actividad es en el local “Cándido N. Cal” con ferias mensuales, “una zona que aporta mucho para nuestros remates por pantalla como así también en colocación de haciendas gordas, donde los productores han apuntado a una muy buena genética que se destaca a la hora de la comercialización”. Y Lote 21 “ha sido fundamental para la firma, pues mediante este sistema posibilitamos a nuestros clientes una opción más para la venta de su producción”.

También la venta de reproductores bovinos y ovinos ha sido una actividad muy importante, con remates muy tradicionales con varios años de ventas anuales y algunos más que se agregaron este año.

Lavalleja es un departamento muy criador y los productores no escatiman esfuerzos económicos para cada vez más, apuntar a una genética de primera. “Los Serranitos de Lavalleja” como hemos bautizado a nuestros terneros, son muy demandados por invernadores y criadores, principalmente por ser de campos de sierra y de buena clase que responde muy bien en mejores campos.

“La colocación de haciendas ha sido muy importante y ello nos compromete cada día más, hay que reconocer que el productor nos confía verdaderos capitales para ser comercializados”, dijo el principal de la firma. Agregó que “la responsabilidad es mucha y la compartimos con nuestros compañeros de trabajo y colaboradores, sin ellos sería imposible. Muchos de los cuales nos acompañan desde hace varios años, y les reconocemos su invalorable aporte”.

Martínez Urquiola dijo que la colocación de haciendas ha sido muy importante “y ello nos compromete cada día más, hay que reconocer que el productor nos confía verdaderos capitales para ser comercializados”. Destacó que las ferias ganaderas son una actividad de trabajo y social. Y más allá de la ventas hay un grupo de gente que se mueve alrededor de esta actividad. “En cada feria se realizan 30 o 40 viajes de camión con haciendas, vienen ganados por tropa, están quienes comercializan de “todo” (tarecos, ropa de gaucho, botas etc.)”. Es una romería. “Qué lindo que es y ojalá que perdure esta actividad que encierra un aspecto social increíble”, afirmó Juan Carlos Martínez.

Rurales EL PAIS