Agricultura / Ganadería

“El boom por hacer agricultura en cualquier campo no va más”

Lo dijo Gerardo Zambrano; los agricultores van a seguir enfocados en los campos realmente agrícolas porque los costos de producción no han cambiado.

Nota a Gerardo Zambrano, rematedor uruguayo Presidente de Zambrano y Cia Servicios Agropecuarios, ND 20151223, foto Ariel Colmegna

Foto Ariel Colmegna

La fuerte suba del precio de la soja se ha convertido en una tendencia muy positiva para los agricultores, que previo a la última siembra, las expectativas de precios eran no mayores a los US$ 330 por tonelada, lo que provocó el abandono de campos más marginales que fueron tomados por la ganadería.

Hoy parecería que estos nuevos y altos precios podrían reflotar la siembra de soja para la próxima zafra, pero el empresario y director de Zambrano & Cía comentó en Valor Agregado en radio Carve que pese a la suba de los valores de los granos los agricultores van a optar por concentrarse en campos buenos y productivos y no retornarán a los marginales.   

Gerardo Zambrano explicó que los campos marginales se van a tener que ir transformando a la ganadería y es lo que está sucediendo hoy dependiendo de la posibilidad financiera del dueño del campo. “La diferencia entre la agricultura y la ganadería es que son esquemas y realidades distintas; (…) la ganadería es un negocio pobre de bajo riesgo y de poca rentabilidad, mientras que la agricultura es un negocio de ciclos más cortos, porque hay revancha cada seis meses; con más riesgo y mayor rentabilidad o pérdidas”.

Aseguró que “donde hay agricultura, por más que la soja valga US$ 400 o US$ 300, se va a seguir haciendo porque el agricultor es agricultor y, a pesar de que los valores sean menores a los actuales, la gente iba a seguir haciendo agricultura en mejores lugares o más concentrados”

El empresario dijo que por más que la soja siga subiendo van a seguir habiendo campos, en casi todo el país, donde es necesario la rotación con la ganadería debido a las características de las tierras uruguayas. “Un agricultor argentino me dijo que en Uruguay hay pocos pedazos de campos donde resisten la agricultura permanentemente, por lo que siempre es necesario una rotación”.

Por tanto, “esta alegría de los US$ 400 por tonelada de soja para lo único que sirve es paliar parte de las dificultades serias que ha tenido el sector y que no se van a solucionar con este tema, sino que dará revancha para poder resarcirse de lo que han pasado”.

Escuche a Gerardo Zambrano:

Rurales EL PAIS